Ho van aconseguir perquè no sabien que era impossible

lunes, 31 de diciembre de 2012

Un click para mi dorsal en el Challenge

Este año estaba apuntado al IM de Lanzarote... Finalmente, por motivos de fuerza mayor me he visto obligado a pedir la devolución de la inscripción y no podré participar. 

El Challenge de Calella ha seleccionado 10 crónicas entre todas aquellas personas que alguna vez hemos participado en él. Yo lo hice hace un par de años en su modalidad Half. Mi crónica de aquella prueba a sido seleccionada para participar. Aquella crónica que se comparta más veces, será la que finalmente se lleve su dorsal para el Challenge 2013.

Lo único que hay que hacer es seguir este enlace de Facebook: http://goo.gl/7EPif y donde veáis la palabra "Compartir" clicar. No vale darle a Me gusta ni comentar... tiene que ser "compartir". De momento parece que lo tengo difícil, hay crónicas que ya se han compartido muchas veces pero por intentarlo que no quede :-)

Muchas gracias de antemano por vuestra colaboración.

viernes, 21 de diciembre de 2012

Somos hombres del tiempo

El monje del tiempo
Los días de lluvia, viento, demasiado sol o frío son los responsables de muchas horas de sueño y holgazanería extras. No negaremos que a veces también esas horas han podido evitar resfriados o reportar en algo positivo. Pero si el triatlón te atrapa entre sus garras los hombres del tiempo que todo el mundo llevamos dentro empiezan a salir. Nos convertimos en expertos con argumentos mucho más sólidos que los que damos en cualquier conversación de ascensor. Empezamos a interpretar, como si fuéramos campesinos de épocas pretéritas, las señales en el cielo. 

Miramos a las nubes el día antes del entreno o la competición, olemos el viento y analizamos su trayectoria, incluso nos conectamos a Internet para mirar distintos partes, radares de precipitación y predecimos... "Mañana si salgo a partir antes de las 7 no pasaré tanto calor", o bien, "si tiramos en aquella dirección vamos evitando la tormenta", "por aquel camino el aire nos irá a favor", "en esa carretera hay hielo", "por aquella ruta el sol da  a partir de la tarde", "seguro que por allí hay barro", "el mar está picado y han salido las medusas" "en aquella playa hay algas"... 

Cuando la rutina de entrenos aspira a ser una cosa seria e indispensable para cumplir con tus objetivos empiezas sin darte cuenta a valorar multitud de factores que la gente normal no aprecia. Preparamos la ropa con detenimiento para escoger la que mejor se adapte a la circusntancias. Abrimos las persinas aún con los ojos pegados para mirar al cielo. Sacamos el brazo a la calle para tener una primera idea de la temperatura. Miramos si hay charcos en el suelo o la carretera está mojada. Escribimos mensajes a nuestros compañeros de fatigas para ver qué van a hacer ellos al final. Sucumbimos o vencemos a la tentación de quedarnos en casa o planteamos alternativas indoor...

Somos deportistas y somos hombres del tiempo. Nuestra actividad física continua nos aporta un sentido extra que la vida sedentaria suele adormecer. Le robamos horas a la luz del sol, sacamos ventaja de las inclemencias meteorológicas y nos adaptamos a ellas para obtener la mejor cosecha de nosotros mismos.

martes, 18 de diciembre de 2012

Primer Macrociclo de la temporada: Duatlones

Plan de entreno para duatlon
Poco a poco se van asentando las rutinas en mi día a día y con ello van creciendo tambien las ansias por aprovechar esta temporada lo máximo posible. La que acaba de terminar hace unos meses no me acabó de dejar contento del todo, no por lo que he hecho, sinó por lo que no hice. Ni siquiera he escrito mi resumen deportivo del año aún. Prometo hacerlo.

Las semanas van avanzando y este tiempo, el que uno aprovecha para desconectar del entreno, reflexionar y hacerse planes para los próximos meses, se va acabando. Va llegando la hora de ir planificando entrenos y pasar a la acción. Entre esos propósitos tengo el de poder alcanzar un pequeño pico de forma de cara a poder participar en los duatlones de carretera. Hace dos temporadas competí en unos cuantos sin tenerlo demasiado planificado y me lo pasé muy bien pero en este último año tan solo he corrido en uno por equipos y me quedé con ganas de más.

Llevo unos días elaborando un macrociclo de entrenos enfocado al duatlón. 19 semanas o microciclos (ya he consumido 2) repartidos en 4 mesociclos y dividido en un periodo de preparación y otro de competición. El plan aún es tan solo un esbozo aunque la estructura básica ya está hecha. Esta pensado para ir de más a menos, vigilando el descanso y teniendo en cuenta la sobrecompensación. 

Todavía me queda ir puliendo detalles e ir elaborando los entrenos diarios de cada microciclo pero por lo menos la estructura general ya está trazada. Además, preparar las sesiones con demasiada antelación tampoco tiene sentido. Especial atención al volumen de bicicleta, técnica de natación y calidad en la carrera. También trabajo de fuerza y flexibilidad, sobretodo para los días que doble entrenos.

Uno no es profesional ni se dedica exclusivamente a esto de entrenar así que de momento el documento es solo una guia útil no vinculante. Otra cosa es el grado de cumplimiento o compromiso que acabe teniendo con ella. Aunque sin duda será de gran ayuda.

Después de cerrar definitivamente el calendario de eventos y con una idea del trabajo específico semanal de cada micro lo pasaré a ordenador con sus colores y todo para que quede bien majo y colgarlo en el corcho del despacho.

miércoles, 12 de diciembre de 2012

Resumen de las últimas semanas, primeros 10K y planes

Hace tiempo que no paso por aquí. Por eso voy ha hacer un resumen de como han ido las últimas semanas. Algunas cosas a destacar, como mi renuncia a mi último objetivo del año, el de tentar el sub3 en el maratón de Castellón que tuvo lugar el pasado 9 de diciembre. Las razones han sido varias pero la principal unas molestias en la zona isquiotibial izquierda que me han tenido bastante apartado de la carrera a pie durante tres semanas y que me impedían afrontar el Maratón con garantías. La parte positiva es que hasta que no empezaron, la preparación iba de maravilla y el trabajo hecho queda guardado como un excelente trabajo de base para el inicio de temporada. En cuanto al sub3h tengo que ver como se van desarrollando los próximos meses, pero el ojo está puesto en BCN 2013, aunque todo se andará.

Siguiendo con el tema de la lesión. Hoy por primera vez en el último mes he podido correr 10k sin molestias. Detrás de ese pequeño logro ha habido bastante reposo de running y un paso por el fisioterapeuta. Hoy ha sido cuestión de mantener un ritmo tranquilo entre 4:45 y 5:00 y reencontrarme con esas bonitas sensaciones de correr sin pensar en nada y sin dolor. En un par de semanas progresivas espero volver a recuperar el tono.

Las molestias en el isquiotibial no han sido sinónimo de dejadez. He mantenido una buena regularidad en sesiones indoor de trabajo de fuerza con gomas y fitball, pilates y algo de yoga para la flexibilidad. Un ritmo no tan constante en las sesiones de agua que hay que empezar a incrementar y sobretodo muchos pedales, desempolvando el rodillo y completando una media de unos 200 km semanales. De hecho estoy muy satisfecho con el trabajo porque comparándolo con el mismo periodo del año anterior (3 meses) he acumulado hasta 40 horas más de carga.

Principales preocupaciones para este invierno, me gustaría alcanzar un buen pico de forma para finales de febrero y el mes de marzo, intentar correr como mínimo un medio maratón por debajo de MMP y competir en unos cuantos duatlones. Me he preparado un macrociclo de 18 semanas para alcanzar esa punta. Lo tengo que acabar de pulir y en los próximos días lo comentaré por aquí.

lunes, 26 de noviembre de 2012

Calcetín impermeable Sealskinz


Voy a hablar de una de las prendas que más éxito están teniendo en el reciente proyecto emprendido desde Moda y Pedal. Se trata de los calcetines impermeables Sealskinz. Un material cuyas bondades he podido comprobar en mis propios pies y que me han dado un rendimiento excelente. En concreto este modelo es el más adecuado para el ciclismo y el running, de gran utilidad para todos aquellos a los que no nos amedrentan unas gotas de agua o cruzar charcos si se trata de salir a correr o a pedalear. Tiene un tejido con un alto porcentaje en lana merino, lo que sirve para mantener calientes los pies y a la vez que permita una correcta transpiración.

Pero lo mejor de todo es su impermeabilidad. Está garantizada. No entra nada de agua incluso aunque metas el pie de lleno en agua. Yo mismo he probado poniendo el calcetin bajo el grifo y no cala nada. Esto es ideal, sobretodo ahora que estamos en época de sacar la BTT a los campos y seguro que más de una vez hemos echado en falta llevar los pies completamente secos y calentitos. Nunca se echa de menos conservar manos y pies calientes hasta que se dejan de tener...

Os dejo aquí el enlace para que le podáis echar un vistazo y un video como muestra.

viernes, 16 de noviembre de 2012

Ritual venusino

¿Tenéis alguna sesión de entreno en un día específico sin la que la semana no sería la misma? Yo sí. No es un secreto que para muchisimas personas el viernes es su día preferido, mucho más cuando se tiene la suerte de no trabajar el fin de semana, no es mi caso actual. Cosas de autónomo. A parte de esta predilección que tengo por el día que da comienzo al fin de semana hay un ritual que cumplo a rajatabla casi todos los viernes salvo contadas excepciones. Los viernes es el día de la tirada larga de run, el kilometraje varía dependiendo de la altura de la temporada, objetivos y el estado de forma, al igual que los ritmos pero suele ser una de las sesiones que más me satisfacen de mi rutina semanal. La ruta si estoy en Barcelona va de Gavà centro hasta el mar, Castelldefels y vuelta por el paseo marítimo. En Zaragoza sigo el Canal Imperial, camino a la Cartuja. Los viernes por lo tanto son sinónimo de correr más lejos que ningún día, ducharme y planear la noche, ir a tomar una cerveza con los amigos, darse una cena homenaje, irse a dormir más tarde. Aunque parte de ese ritual venusino también está en dejar la bici preparada para el sábado. Esa salida siempre cae.

miércoles, 14 de noviembre de 2012

Fin de la temporada ciclista

Con un plato como el que se ve en la foto nos despedimos el pasado domingo de la temporada ciclista en el CC Aragonés, el grupo con el que salgo ahora a entrenar la bici mientras vivo en Zaragoza, aunque sigo federado en triatlón por el Gavà. No soy yo precisamente uno de esos ciclistas a los que les gusta homenajearse con un buen almuerzo a base de colesterol, grasa, plancha, fritos y salsas en mis salidas en bicicleta. Incluso no me gusta parar más que lo necesario para beber un poco, tomar una barrita, reparar un pinchazo o reagrupar al pelotón. Aunque de vez en cuando hay que hacer una excepción a la norma. Este domingo fue el día, espero no acostumbrarme.

Presencia esporádica en el blog que no se extrapola a los entrenos. Mantengo la misma actividad aunque con bastante menos intensidad debido a que estamos en plena pretemporada de triatlón y ciclismo. Trabajo de técnica, fuerza y pilates combinado con la práctica de otras actividades ha dejado paso en la agenda de entreno a espacios reservados a sesiones únicas de natación o ciclismo. No así en la carrera, con la que sigo el mismo ritmo de cara al maratón de diciembre que tengo pensado. Aunque esta competición la mantengo en vilo por diversos motivos que otro día comentaré, la estoy entrenando con las mismas ganas.

Dejo un vídeo que me ha gustado mucho donde se pueden ver los mejores momentos de la temporada de ciclismo 2012. Purito, Wiggins, Valverde, Contador, Boonen, Sagan Nibali... No falta nadie y seguro que os recuerdan grandes momentos de sofa y siesta escuchando los comentarios de Perico de fondo.


sábado, 27 de octubre de 2012

Cambio de escenario

Cambio la brisa marítima por el cierzo. Cambio el rumor de las olas por el del aire meciendo las hojas de los árboles y los arbustos del camino. Cambio el olor a mar por el olor a rio. Cambio asfalto y hormigón por pista de tierra. Pero lo que más duele es cambiar las tias en bikini por las ovejas y las señoras mayores paseando al perro.

Sí, este es el cambio de escenario que he experimentado en mis salidas runneras. En lugar de correr paralelo a la costa ahora lo hago paralelo al Canal Imperial de Zaragoza, normalmente hacia el levante, hacia La Cartuja empezando a la altura del barrio de La Paz. Es el sitio menos transitado y el firme es de tierra. Aunque extraño, como no, el paseo marítimo de Gavà y Castelldefels y las montañas del Garraf. Normalmente los márgenes de los cauces de agua suelen ser bastante utilizados por los corredores. Son sitios sin desnivel y en muchos tramos discurren por pista de tierra, lo cual agradecen las articulaciones.

El Canal Imperial tiene sus cosas. Es un sitio tranquilo, sin transito, salvo bicicletas, paseantes con perro o sin perro, otros corredores, algún rebaño de ovejas, jinetes y de tanto en tanto un pescador de rio. No tiene demasiada sombra y los días con mucho sol de verano aquello es un infierno, pero también hay tramos con sombra (y desniveles), dejando los márgenes a la altura de Valdegurriana y adentrandose en el pinar. Hay algunas fuentes en el camino, también parques y esclusas. El tramo del que hablo no tiene luz artificial, pero dirección poniente pasa por zona urbana y se puede correr iluminado por farolas con el inconveniente del tráfico y algo más de masificación.

En fin, que correr por el canal ya se ha convertido en una costumbre a la que me he amoldado muy bien y un espacio del que disfruto entrenando. Seguro que les saco mucho partido.

martes, 9 de octubre de 2012

El sentido de las tiradas largas en el entreno de maratón

¿Qué sentido tienen las tiradas largas de carrera? Para los que preparan maratón, como es ahora mi caso, el día de la tirada larga suele ser una constante semanal en la planificación. Pero ¿Qué ritmos llevar? Seguro que una simple búsqueda en Internet sirve para encontrar miles de millones de respuestas sobre este tema. Y si soys de los que os gusta vivir al límite seguro que Yahoo Respuestas tiene una solución, solución de mierda.

En mi caso yo hablo desde la experiencia, la poca que tengo y los resultados que me ha dado. La larga distancia tiene mucho de psicológico, así que uno de los objetivos fundamentales de estas tiradas debe ser acostumbrar la mente a correr y correr. Lo ideal es poder llegar a ese estado de abstracción total, el de ir por inercia, economizando la energía. Una zancada tras otra, una respiración acompasada y una mirada fija hacia delante, hacia la próxima curva, el árbol lejano o el horizonte. Seguro que más de uno sabe de qué sensación hablo.

Es tiempo de avanzar absorto en tus pensamientos, solucionando problemas en tu mente y ordenando las ideas. Ese estado en el que esbozas una sonrisa idiota cuando te viene a la cabeza algo gracioso. Es uno de los momentos más apasionantes de toda aquella persona a la que le gusta correr, uno de los momentos que más enganchan y que más dopamina liberan al organismo y por consiguiente lo que más beneficio mental nos va a aportar. Correr durante largo tiempo ayuda a relativizar las distancias, a percibir pocos minutos donde antes había interminables km y sobretodo, si la cosa funciona, a esperar estos días como la cena preferida del fin de semana. Ha de ser una alternativa alegre y paciente que sustituya los trepidantes y rápidos entrenos de calidad, de series o de ritmos específicos.

El otro objetivo fundamental, por supuesto, es el de amoldar nuestras fibras musculares y acostumbrarlas al esfuerzo. En esos plazos entrán detalles más particulares de cada uno. Estas tiradas también sirven para ensayar con una equipación que resulte cómoda, saber como evitar los roces, las irritaciones o las ampollas. Son los días para probar qué comer y qué beber durante la carrera para que no nos siente mal. También conseguir un buen fondo, controlar las pulsaciones y los umbrales de esfuerzo más cómodos.

Lo que seguro que no tiene ningún sentido es escoger el día de la tirada larga para pegarse la paliza de la vida o completar la misma distancia que se cubrirá en la carrera. Salvo excepciones esta no debe ser la norma. Debe ser una sesión para disfrutar, para correr cómodo y no como si lo hicieramos en competición. Ese día no hay que obsesionarse con el crono. Si durante las sesiones de calidad de esa semana hemos cumplido bien, la tirada larga a ritmos altos puede ser contraproducente, no solo articular y muscularmente sinó para el coco. Debe servir para hacernos sentir esa ansiedad como la que se inventarón los beatos de "llegar vírgenes al matrimonio", en nuestro caso al maratón. Hay que aprovechar estas tiradas para desesperar en el ansia por el día en que nos pongamos el dorsal, dispuestos en la lína de salida para encarar los 42,2 km, un día que hemos preparado a conciencia y esperado durante muchas semanas. El apoteósis.

lunes, 1 de octubre de 2012

Crónica: 10K Maratón de Zaragoza (MMP)

La verdad, no he corrido muchas carreras de 10km en mi vida así que tampoco las preparo a conciencia y cuando compito en ellas lo hago simplemente para ver el estado de forma del momento o si ha habido evolución respecto del año pasado. Bajé mi marca 13 segundos, de 39:38 a 39:25 y además quedé el 57 de 1200. Satisfecho. A falta de fotos y en espera de encontrar alguna por Internet para ilustrar esta crónica ahí va como viví la carrera.

Buena hora a las 9:15 para empezar una competición. Sin madrugones, el desayuno habitual, nada especial. Pillo mi fixie y voy hacia la zona de lo que fue la Expo de ZGZ. Dejo la bolsa en el guardarropa y caliento unos 15 minutos que se suman al pedaleo.

Paso al cajón de corredores, unos 1200 según la organización, y me coloco, como vengo haciendo habitualmente en carreras rápidas, en segunda línea de salida. Pistoletazo y a por todas. No llevaba ningún plan específico. Era una especie de test para ver si estaba para bajar de 40 minutos. Al no estar acostumbrado a correr estas distancias tan explosivas desconozco la estrategia a seguir. No sé regular y salgo demasiado rápido. Primer Km a 3:37 y voy cómodo aunque miro el reloj y me obligo a aflojar un poco. El segundo a 3:47 y me pego al grupo de cabeza femenino.

El viento soplaba fuerte y cuando daba de cara intentaba protegerme entre los cuerpos de la grupeta que acompañaba a las 2 primeras clasificadas. Mientras voy en ese grupo mantengo el ritmo pero llego al psicológico km 4 y aparece la fatiga y cada vez metabolizo menos oxigeno a la sangre y los músculos van más despacio. El grupito se empieza a marchar y mi ritmo a caer. Apreto dientes para no pasar de los 4:00 el km pero no puedo. El parcial del km 5 lo paso en 19:09. Voy genial para bajar de 40:00 pero cada vez más cansado. Empiezo a soñar con recuperarme y remontar segundos para acabar por debajo de 39. Iluso.

Me adelantan un par de corredores que creo que me pueden ayudar así que tiro un gancho a sus cuellos e intento que no se me escapen pero en cuanto entramos contraviento de nuevo, me viene un bajón. Dos kilómetros fatídicos e infernales que me hacen perder muchos segundos. El 6 y el 7 a 4:10 y 4:15. ¡No puede ser!. Hay que dar el fuá y como mínimo hacer mmp, es posible.

Pienso que los dos últimos km son como una serie en pista. 2000 metros, 5 vueltas progresivas. Así logro recuperar, con un penúltimo a 4:02 y un último km exhausto, como un zombie de los que corren a 3:47. Crono oficial: 39:25 mmp. 10,00 km clavados en el Garmin. Algo han debido de actualizar para que clave la distancia con esa precisión. 

Para las próximas me gustaría bajar de 39 minutos, pero sin presiones, correr los 10k como hasta ahora pero trazándo una estratégia y no pasar dos agónicos km que me chafen los planes. A ver si así voy.

jueves, 27 de septiembre de 2012

De vuelta al dorsal

Este fin de semana me volveré a colgar un dorsal después de la Quebrantahuesos del pasado junio. Por diferentes motivos este 2012 no ha sido demasiado pródigo en competiciones. Cómo mínimo me he librado de aquella típica frasecita que muchas parejas dejan caer con un punto de rencor "es que cada fin de semana estás compitiendo y no hacemos nada..."

El caso es que desde que empezó el 2012 he competido 6 veces. Un duatlón por equipos, un B, un IM, un par de medios maratones y una cicloturista. Algo menos de la mitad de lo que viene siendo habitual en una temporada normal. En el horizonte solo se albira un último objetivo, el de repetir un año más en el Maratón de Castellón y seguramente la San Silvestre de cualquier lugar donde caiga para despedir el año.

De cara a la preparación para ese maratón y para probar como voy de chispa, aunque poca falta me haga para una carrera así, voy a sacrificar la salida dominical en bicicleta para competir en los 10K del Maratón de Zaragoza. Hace un par de años corri sus 42k pero este año acortaré los 32 km finales. Pretensiones para la carrera de este 30 de septiembre, ir a tope y ver que pasa al final con el crono, que espero que tenga un 3 en su primera cifra, y si no, pues nada.

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Septiembre cargado

La visita familiar de fin de semana a Barcelona no ha servido para aflojar la marcha que llevo en septiembre, 25 km entre street y trail run y 90 de ciclismo con unos 1200 m de desnivel entre el viernes, sábado y domingo. En la imagen el puerto de la Creu de l'Aragall en Corbera de Llobregat (BCN) que subimos este domingo. Algún día postearé sobre algunos puertos del Baix Llobregat y el Penedès. 

Tendría que remontarme bastante tiempo atrás para coincidir con una regularidad de entrenos similar a este septiembre en un mismo mes. En los 25 días que han pasado hasta hoy tan solo ha habido 4 días de descanso obligado por diversos asuntos, aunque han venido bien. Esta actividad, en cambio, no es sinónimo de sobreentreno ni de carga excesiva, todo lo contrario, es una liberación mental y una solución al engarrotamiento muscular después de pasar una jornada frente al ordenador en el despacho de trabajo.

Suelen ser entre 9 y 12 horas semanales, dependiendo sobretodo del kilometraje ciclista. Concentro la natación en un par de sesiones entre semana (3 horas aprox.) , el fin de semana para la bicicleta (4-7 horas) y el resto para la carrera (3-4 horas) . En ocasiones, si el entreno es corto le añado alguna parte de pilates, gimnasia, fuerza y por supuesto siempre los estiramientos. Sé que esta no va a ser la norma durante todo el año, con la llegada del frio y el acortamiento de los días la actividad suele decaer algunas horas y será tiempo de realizar bastante indoor y otros trabajos que se descuidan cuando los días y las temperaturas acompañan, con lo que las horas invertidas disminuyen y llegará el momento de pensar en la calidad y la optimización del tiempo. 

Espero que la cosa pueda seguir fluyendo igual de bien para ir cumpliendo con los objetivos presentes y futuros, disfrutar y saborear los placeres físicos y psíquicos de todo esto.

sábado, 22 de septiembre de 2012

Los resultados se empiezan a ver

Hace ya casi un mes que empecé con la preparación para el objetivo que finiquita el año, el de intentar atacar el sub 3 en maratón. Una preparación que se ciñe a correr 3 o 4 veces por semana, entre 35 y 55 km y que sigo combinando con natación y ciclismo. Aunque sé que no va a ser nada fácil como ya dije en otro post también hay días que uno parece que va. Que va bien y que los resultados se empiezan a ver. Recuerdo que a principios de septiembre sufría y me esforzaba por intentar alcanzar ritmos que rozasen los 4:30 min por kilómetro y que no era capaz de sostenerlo durante mucho tiempo. Pero este pasado viernes he estado en Gavà visitando a la familia y salí a correr para reencontrarme con el mar. Salí a rodar tranquilo y cual fue mi sorpresa que al ir mirando el Garmin veía ritmos que aumentaban mi confianza, no tanto por la velocidad como por la comodidad con la que lo corría. Ritmos entre 4:10 y 4:30 durante 14 km y con bastante margen para apretar. Satisfecho y con esperanza, aunque esta parte del entreno, la de las semanas de carga, en realidad sea la más sencilla. Los siguientes peldaños son mucho más difíciles de subir, seguro.

sábado, 15 de septiembre de 2012

Proceso de aclimatación

Cuando uno se cambia de casa cuesta un tiempo empezar a establecer de nuevo una rutina habitual de entrenos. Cuando se muda de casa a una ciudad próxima aún cuesta un poco más. Cuando se muda a 400 km donde se ha de iniciar todo un proceso de descubrimiento de lugares para entrenar e ir tejiendo una red social de personas con la que compartir algunas de las sesiones la cosa aún se complica un poco más. Yo estoy en ese último caso, aunque en una fase bastante avanzada. Las cifras semanales han empezado a asentarse y el ritmo de entrenos ya se parece bastante al que tenía en Gavà.

Para nadar no ha habido problema, hay una piscina a escasos 100 metros de casa, aunque los abonos son algo más caros que lo que pagaba en Gavà. Para correr tampoco he tenido dificultades, cerca de casa pasa el Canal Imperial y paralelo a él hay caminos y caminos de tierra que no me acabaré. Estos caminos tienen un inconveniente, que es que no tienen luz una vez cae la noche y a medida que los días se vayan acortando habrá que ir explorando alternativas.

El ciclismo es lo más complicado, pues para correr casi cualquier sitio vale y se puede hacer solo, para nadar tan solo una piscina. Pero para la bicicleta hay que saber por qué carreteras circular, qué rutas seguir y lo más importante, no perderse. Empezar ese proceso en solitario es difícil y da pereza. Encontré un grupo de cicloturistas del CC Aragonés y por el momento los fines de semana voy saliendo con ellos y explorando los alrededores.

Por lo demás las diferencias principales son el persistente Cierzo que no solo molesta sobre la bici. Luchar contra él corriendo también tiene miga. Hecho de menos la falta de macizos y sierras con concentración de puertos y desniveles más pronunciados que los de aquí, que son más sostenidos y están más desperdigados aunque por otro lado las carreteras son más tranquilas y solitarias en cuanto a tránsito pero también con el asfalto más estropeado. Pero sin duda lo que más se encuentra a faltar en los entrenos es la proximidad del mar... Sigue la aclimatación, a ver con qué me sorprendo.

jueves, 6 de septiembre de 2012

Va a ser duro

Acabo de empezar con mi preparación para el objetivo final de año, el de intentar ser capaz de ser sub 3 en maratón. Las primeras sensaciones y reflexiones es que el proceso creo que va a ser muy duro. Es más, también va a serlo mejorar mi mejor marca de 3:10:06 del año pasado. Tengo un plan de entreno específico que no sigo a rajatabla, sinó que lo modifico en función de cómo esté ese día y que combino con el entreno de agua y ciclismo también, no creo que sea incompatible. Pero lo más importante es que no me salto ninguna sesión ni bajo el nivel de exigencia.

Hasta el momento solo ha habido tiradas cortas, de no más de 75', todas ellas como he dicho para ir acostumbrando el cuerpo a los ritmos, el corazón, la respiración, los músculos y sobretodo la mente. Todas las sesiones han oscilado los 4:45 de ritmo contando el calentamiento y la parte suave final suave. Las partes centrales, con cambios de ritmo y series largas, me han servido para poner el título a esta entrada. 

En esta primera toma de contacto/test iniciales rodar durante 30' a 4:10 - 4:15 se me ha hecho muy durete, aunque poco a poco vaya pillando el tono, solo pensar que hipotéticamente tendría que aguantar ese ritmo durante 3 horas... más que decepcionarme me hace ilusionarme para como mínimo intentarlo. He tenido épocas runneras mejores y sé que aún hay margen de mejora. Ante la escasez de entrenos de todo este verano nada mejor que la constancia para desentumecer el cuerpo. Ojalá me respeten las lesiones.

lunes, 3 de septiembre de 2012

A ver si arranco

Tras el Extrememan de Salou del pasado junio la cosa en cuanto en entrenos ha sido irregular y escasa, sobretodo esto último. Lo único que ha conseguido subirme un poco la moral ha sido el poder haber hecho la suficiente actividad física como para no aumentar de peso.

En el agua nada. No he  nadado nada. El agua solo para beber, para la ducha, en la piscina recreativa y en la playa tomando el sol. A eso se suma que muchas piscinas climatizadas cierran en verano, lo cual solo beneficia el tener más excusas. En ciclismo 10 salidas en 3 meses y 850 km y de carrera 150 km en total...

Aunque en realidad no toda la culpa la tiene la pereza, ya explique que buena parte la han tenido, acabar los estudios de máster, mudarme de Barcelona a Zaragoza y, aparte de dejar toda mi vida a 350 km de mi actual casa, también dejar mi trabajo y abrir Moda y Pedal, una tienda online de ropa para el ciclismo urbano.

Todo esto ya ha ido asentándose. Los recados, prioridades y el cámbio de hábitos van tornando los ritmos de vida cada vez más rutinarios. A eso se suma la motivación extra que da el tener un nuevo objetivo marcado para bajar de 3 horas en maratón, entrenos de run que voy a seguir combinando con los de triatlón.

Todo esto empezó a pasar el viernes. Me sacudí el polvo a conciencia y fua correr descalzo unos 45 minutos. Al dia siguiente hice 60' con zapatillas normales a 4:35 y ayer domingo hice mi primera salida en bicicleta por Zaragoza, 100 km en 3:30 horas sufriendo el cierzo y con una grupeta que acabo de conocer.

Si nada lo impide, ahora que todo el mundo ha vuelto ya al trabajo y abierto las piscinas (aunque yo he seguido trabajando todo el verano) empezaré también a mover los brazos y a volver a aprender que era aquello de nadar.

viernes, 31 de agosto de 2012

Tres meses para tres horas

Este año repito. Repito en el Maratón de Castellón que ya corrí el año pasado. Un recorrido agradable, una buena época, un precio muy económico y una buena organización. El objetivo es ambicioso, mejorar exactamente 10:07 minutos mi mejor marca en la distancia y con ello poder entrar en el selecto club de corredores que son capaces de correr la prueba reina del atletismo en menos de 3 horas. Me quedan exactamente tres meses en los que como cada vez que me planteo un reto de este tipo intentaré ser disciplinado en los entrenos. Esa es la intención aunque luego la realidad acostumbre a ser otra pese a que hasta el momento no me ha ido mal.

El año pasado el reto fue mejorar de 3:24 a 3:15 hs y pese a las dudas al final se alinearon los astros para encontrarme pletórico el día D y superar con creces el objetivo. Pero este año no va a ser tan fácil. Bajar de las 3 horas es correr muy rápido pero eso no es problema. El problema es tener que hacerlo durante mucho tiempo y sin bajar el ritmo, concretamente a 4:15 min el kilómetro. Si ya me está costando estos días rodar por debajo de 4:45... En fín. Con un objetivo a la vista el entreno se lleva mejor, la motivación es mayor y seguro que el rimo de escritura en este blog también aumenta.

jueves, 23 de agosto de 2012

Libros: Correr o morir

Kilian Jornet es un fuera de serie. Eso lo sabemos todos. Un chaval jovencísimo con una capacidad física impresionante e increible. Correr o Morir es un libro narrado en primera persona donde Kilian Jornet se centra en narrar su vida deportiva y todos aquellos acontecimientos que de una u otra manera la han condicionado. Es un correrdor acostumbrado a ganar y eso se nota en la manera de escribir, de ver la competición y el entrenamiento, la vida... Hay veces en que incluso a los populares nos puede parecer que va un poco de sobradete, por decirlo coloquialmente. Y en cierta parte es normal ese punto de arrogancia que se ve en algunos pasajes. No va a las carreras para llegar simplemente a la meta como hacemos la gran mayoría sino para llegar el primero. Y es que además siempre lo ha hecho, desde que empezó a correr.

Pero también hay fragmentos donde ese "superhombre" se derrumba, sufre lesiones y contratiempos en sus retos y aflora la parte más terrenal de Kilian. Su fortaleza física y su mentalidad ganadora son el motor que le ayuda a superar sus debilidades y dificultades y es aquí donde el lector encuentra un ejemplo a seguir, porque una lesión pone a cada uno en su sitio y nos hace bajarnos del pedestal al que nuestros buenos resultados, según las metas de cada uno, nos han subido.

Yo recomendaría Correr o Morir para ayudar a comprender como se forja una mentalidad ganadora a base de entrenamiento y esfuerzo, y, no nos engañemos, con una genética privilegiada. Me gustaría poder leer en el futuro otro libro del mismo Kilian en la misma linea pero con la perspectiva que le den algunos años más de experiencia.

Bicicleta elíptico

lunes, 20 de agosto de 2012

Un nuevo proyecto: Moda y Pedal


En gran parte mi ausencia por los mundos blogueros de los últimos meses se ha debido a un proyecto muy ilusionante llamado Moda y Pedal, una tienda online especializada en ropa para los ciclistas, para el ciclismo urbano. Una moda que intenta aúnar una correcta y cómoda manera de vestir que conjugue perfectamente con el desplazamiento en bicicleta por nuestros núcleos urbanos y que a la vez nos permita usar esa misma ropa en nuestros quehaceres diarios en el trabajo, con los amigos o haciendo recados. Prendas con pequeños detalles que la ropa convencional, especializada en usarse únicamente para caminar, no tiene.

Ayer lunes 13 de agosto inauguramos la tienda. Esperamos que gracias al auge que está viviendo esta manera sostenible de moverse y un buen servicio al cliente sean piezas claves para el desarrollo y crecimiento de esta iniciativa.

No sé hasta que punto este proyecto va a suponer modificar la rutina de mis entrenos. Por el momento el volumen ha bajado considerablemente aunque en la época de la temporada en la que estamos y con los objetivos para este año ya superados esto resulta un mal menor.

Los inicios de un negocio son difíciles y la rutina de horarios que precisa un entreno se hacen difíciles de compaginar. A eso se le suma el hecho de haberme mudado de ciudad y tener que empezar a tejer una red de contactos con los que compartir mis entrenos. Pero la verdad es que no me agobia para nada y el hecho de estar siempre con algo que hacer es realmente motivante para seguir adelante siempre.

Os dejo un par de enlaces por si que los queréis visitar y echarles un ojo. Muchas gracias!

miércoles, 8 de agosto de 2012

Correr minimal

Después de leerme el libro que comenté de Nacidos para correr empecé a sentir curiosidad sobre como debe ser eso de correr descalzo. Supongo que a muchos de los que lo han leído les habrá ocurrido algo parecido. Movido por esa curiosidad empecé a investigar un poco sobre el tema y el tipo de material que más se adapta a esas particularidades. 

Descubrí muchos blogs y gente loca por lo que llaman el correr minimalista y me hice con unas zapatillas de suela plana, en las que no existe diferencia de altura entre la parte delantera del pie y la del talón. Me decidí finalmente por unas Zapatillas New Balance Minimus Zero Trail, unas zapatillas ultraligeras con suela vibram. Lo primero que me sorprendió fue el precio, barato comparado con las zapatillas convencionales. Me costaron 76 euros. La cosa del precio es bastante lógica. Llevar esas zapatillas es como llevar un calcetín, se utiliza muy poco material, pesan 125 gramos... Incluso se puede ver el pie a través de la tela. 

En cuanto a sensaciones, espectaculares, extrañas, únicas. Es una manera de correr tan natural, con los pies en contacto con el suelo, sintiendo el terreno al máximo, las grava de los caminos. Es una sensación de libertad muy grande. El cuerpo instintivamente adopta una nueva postura y se empieza a correr con la punta de los pies.

Pero la lógica, al menos la mia corroborada con la de mi fisio, no aconsejan ponerse a correr únicamente con estas zapatillas. Tras miles de años de evolución el cuerpo humano se ha perfeccionado en el arte de correr descalzo pero desgraciadamente en nuestra corta vida no hemos hecho otra cosa que atrofiar, o acostumbrar, a nuestra musculatura a desplazarmos con calzado, y no precisamente un calzado que tenga en cuenta nuestra forma de movernos más "natural" y lógica. Abusar de ellas al principio puede ser contraproducente.

Las sensaciones, como ya he comentado son muy placenteras y naturales, me dan ganas de seguir corriendo sin parar durante mucho tiempo y alargar mis entrenamientos, pero también se pierde una punta de velocidad en favor de correr mucho más cómodo y descansado. De momento estoy en una lenta pero motivante adaptación. No más de 90-120 minutos semanales repartidos en salidas suaves y algún cambio de ritmo. Al principio los psoleos, los gemelos y el tendón de aquiles se cargaban un poco pero poco a poco esas molestias van desapareciendo. El proceso va a ser largo, con el objetivo de poder hacer alguna media maratón en unos meses y a partir de ahí ir sumando kilómetros.

Lo ideal creo que es intercalar dos o tres sesiones de entrenamiento con las zapatillas que usamos normalmente con una más corta con el calzado minimal. La consecuencia es que cuando corro con mis zapatillas habitales lo hago mucho más cómodo. Así que si os animáis con unas 0 drop ya sabéis.


miércoles, 18 de julio de 2012

Inactivo, no

Siento no haber avisado antes. Hace tiempo que no entro, ni escribo ni leo a los demás bloggers. Excusa, la de siempre, falta de tiempo. La vida da vueltas y en esta época de crisis surgen muchas dificultades económicas que solo pueden salvarse con auténtico espíritu de superación. ¿Qué ha sido de mi vida y cuales son los pretextos de mi ausencia por aquí durante estas últimas semanas? 

Dejo aparcado un trabajo fluctuante de maestro de educación física en la escuela pública, pues tal y como están las cosas casi me sale más a cuenta. Me enfrasco en un proyecto relacionado con el ciclismo del que por supuesto informaré mediante este escaparate. Voy a reemprender además mis trabajos como periodista freelance (si alguien tiene faena aquí estoy). También he acabado por fin mi Máster en Sociedad de la Información y el Conocimiento que tantas horas delante del ordenador me ha hecho invertir a cambio de entrenos. Cambio de aires. Me mudo lejos del mar, a unos 300 km tierra adentro para volver, si todo sale bien, en menos de un lustro.

Poco tiempo para entrenar, unas vacaciones por el sur y 2500 gramos más de peso. Ilusionado por reemprender la ritualística de horarios, proyectos y rutinas que encajen como las piezas de un puzzle los minutos y las horas de mi vida de la manera que más pueda aprovecharla.

He estado ausente del blog un tiempo. Pero vuelvo. Vuelvo a escribir para mi mismo y para aquellos que de vez en cuando tienen a bien echar un vistazo a mis inquietudes y visicitudes vitales y deportivas. Intentaré corresponder en lo posible.

domingo, 1 de julio de 2012

Crónica: XXII Quebrantahuesos 2012

Este era el segundo año que pedaleaba los 205 km con más de 3700 m. de desnivel acumulado que componen la Quebrantahuesos. Repetía ilusionado por ver si mejoraba algo mi crono. Pero apenas si hubo mejora. Haciendo un balance posterior me siento orgulloso de haber completado otra vez esta cicloturista. Pese a mi estado de ánimo optimista por lo que se ve mis músculos aún no habían olvidado el Ironman que tuvieron que soportar tres semanas antes. Todo eso además sin haber pedaleado un solo kilómetro desde aquel mismo día. Y es por eso el por qué de la siguiente crónica.

Mucho más tranquilo que el año pasado, sin los nervios de enfrentarme por primera vez a una distancia de esa magnitud y con la confianza de conocer el circuito. Salimos como siempre en un peloton con más de 16.000 ruedas girando al unísono y yo acompañado por algunos compañeros de club y amigos. Como es habitual en esa gran masa de aluminio y carbono en movimiento se rueda a una velocidad muy alta sin apenas esfuerzo y cuando toca encarar la primera subida al puerto de Somport de unos 20 km, la coronamos hacia el km 55 y casi sin desgaste. La bajada, rápida y fresquita, ya en la parte francesa y cara norte con niebla amenazando al fondo pero que no llegó a estorbar. Paravientos para evitar el frio y en unas 3:30 hs. ya estamos en el km 100 a punto para subir al Marie Blanque.

Iba con un colchón de más de 30 minutos más rápido que el año pasado, pero quizás también me había alimentado menos a esas alturas y supongo que eso lo pagué algo. Subiendo el Marie Blanque con una primera mitad dura y otra segunda muy dura. Pero esta vez no fue muy dura sino durísima. Iba muy atrancado y la cuesta era mucho más empinada de lo que recordaba. Se me caen las gafas ahí en medio. Me bajo y no puedo volver a subir a la bici si no es por un espectador que me ayudó a coger impulso y así poder encajar las calas. Apretando los dientes al máximo y con un 100% de ritmo cardiaco se me pasa por la cabeza incluso bajarme a caminar, cosa que mi orgullo me impide hacer. Quedan 2 km y cuando cruzo la pancarta aliento mi ánimo diciéndome que quedan solo 1000 y pico metros, 900 y pico al cruzar el cartel del último km. Corono al mil. Parada para coger aire, comer algo, un gel... y bajada descansando del esfuerzo. Llego al avituallamiento grande y nos reagrupamos todos los coleguillas. Reponemos fuerzas y vamos hacía el último. Hacia Portalet.

Aún llevo bastante colchón de mejora pero la fatiga empieza a acumularse. Quedan unos 100 km por delante, y más de 30 serán de subida. Cuando empiezo la ascensión del Portalet ya noto yo que se me va a hacer más pesado que en la anterior edición. Además, el sol pica bastante más y esos grados se notan en el ánimo y la comodidad. Bebo mucha agua y en el avituallamiento intermedio del puerto lleno mi cuarto bidón de un litro, aún me quedarían dos más. Me encuentro con un amigo y le digo que se me está haciendo muy duro, él me dice que también. Juntos empezamos con la segunda mitad a nuestro ritmo y cadencia. Hace un año a estas alturas yo me encontraba pletórico y no hacía más que adelantar a ciclistas. Este año las tornas se invirtieron. Me arrastraba bastante y subia clavado, pero aún quedaba energia suficiente como para llegar arriba con dignidad.

Los últimos 50 km, de vuelta a Sabiñánigo tan solo tenían la dificultad del pequeño puerto de Hoz de Jaca, que con ese cansancio se convertía en otro pequeño Marie Blanque. Ya no podía forzar mucho más y era el instinto lo que hacía girar mis bielas para llegar arriba y cumplir con la última parte del recorrido, llanito y sin complicaciones en un principio.

En los últimos 20 km mi barra de energía llega al rojo y empiezo a ir muy lento. No aguanto los grupos durante mucho tiempo y empiezan a caer minutos a mi crono y a bajar la media. Consigo enlazar como persiguiendo un espejismo alguna rueda pero en poco tiempo se me vuelven a ir. Los kilómetros pasan lentos y ya solo voy con el resto. Llego, sí, 10 minutos antes que el año pasado pero con un cansancio mucho peor.

viernes, 15 de junio de 2012

Proyecto Fixed V: El resultado, mi preciosa fixed

Mi bici de cabecera para la movilidad urbana. Ya la tengo. Ha sido un proceso bastante manual que me ha permitido poder personalizarla bastante. Aún así, hay algunos detalles, piezas e ideas que no he podido aplicar finalmente por la dificultad de encontrar piezas compatibles como ya dije en mi anterior post. Pese a todo el resultado me encanta y como sobre gustos no hay nada escritos pues ahí andaré yo pedaleando por la ciudad como un loco.

En cuanto al coste económico total tampoco creais que difiere mucho de lo que ya se puede encontar en tiendas para una bicicleta fixie ya montada. Comprar las piezas sueltas y además con unas determinadas características y colores incrementa bastante el precio. Otra cosa es que uno se monte una fixie con piezas de desguace y desechadas sin importarle la estética, lo cual debe salir bastante más barato, pero no ha sido mi caso.

En un próximo post publicaré cuánto me ha costado todo lo que me ha hecho falta para poder finalizar este proyecto.

La última foto, comparada con la que ilustra la entrada habla por si sola. Queda bien clarita la metamorfosis extrema que ha sufrido ese hierro marca "La Casa de las bicicletas" por este nuevo artilugio de transporte por tracción humana. Ahora tan solo es eso, una foto.
 

jueves, 14 de junio de 2012

Proyecto Fixed IV: Las piezas y el montaje

Vaya rompecabezas montar la fixie. Muchas dificultades para encontrar las piezas adecuadas. El hecho de tener un cuadro de varias décadas de antiguedad ha derivado en que el proceso de montaje final se haya alargado demasiado. El resultado en cambio es precioso. Habrá a quien no le guste, lo sé, pero a mi me fascina. Aquí van mis dificultades en esta tan importante parte de mi Proyecto Fixed.

Ruedas: Los ejes de los bujes eran demasiado anchos. Así que tuve que armarme de paciencia y con una lima ensanchar los huecos donde tenían que ir metidos.

Eje de pedalier y bielas: Afortunadamente el diámetro y la rosca del eje no fueron los escollos más importantes a salvar. El problema era la longitud del mismo y que este consiguiera encajar con las bielas. Encontrar una combinacióm eje+bielas que pudiera mantener la cadena alineada con el piñón fue la parte más dificil. Y claro, aquí las posibilidades de personalización se redujeron. En un principio quise pontar un 46 de plato. No fue posible y tan solo encontré un 52, demasiado duro, durísimo que era el único que encajaba lo suficiente como para tener en línea plato y piñon.

Piñón fijo: Integrado en el buje de la rueda trasera. Es de 16. No hay ningún problema en tenerlo montado pero el hecho de haberme visto obligado a montar un 52 de plato me hacen venir ganas de buscar alguno un poco más grande para ir más suelto. Por suerte el encaje de la rueda aún tiene un poco de recorrido de margen como para poder añadir un par de dientes más al piñón y poder mantener tensa la cadena. El problema sera encontrarlo.

Freno: Otro tetris. En principio lo monto para ir aprendiendo a ir en fixie más seguro, ya que no estoy acostumbrado. Encontré muy pocos modelos apropiados para las características del cuado. Al final, en una tienda me pudieron encontrar un puente idóneo y una maneta tipo retro a juego con la estética de la bici.

Tija y potencia: Tuve que aprovechar las antiguas. Por suerte no me deshice de ellas. Y es que por lo visto ya no se fabrican con ese diámetro y encontrar unas nuevas es como buscar una aguja en un pajar y pagar oro por conseguirlas. Como mínimo el diámetro del manillar sí que pudo encajar. 

En la siguiente entrada el resultado final.

lunes, 11 de junio de 2012

Libro: Nacidos para correr

Hace poco acabé de leer uno de los best sellers más de moda entre los corredores en estos últimos años. Se trata de "Nacidos para correr" de  Christopher McDougall, un libro que compré por error en formato digital en la tienda de Amazon pero del que para nada me arrepiento de haberlo hecho. 

Harto de sufrir lesiones el propio autor empezó a interesarse por la curiosa tribu de los Tarahumara mexicanos que viven camuflados entre acantilados en el estado de Chihuahua. Estas personas son capaces de correr varios cientos de millas a la semana sin sufrir lesiones. Y lo mejor de todo es que lo hacen descalzos o con un calzado que tan solo sirve para proteger la planta del pie.

El libro está repleto de interesantísimos personajes del mundo running de la ultradistancia, básicamente americano, y de historias que argumentan como la manera de correr natural del hombre a lo largo de toda su evolución es correr descalzo. El calzado deportivo es un invento que no tiene ni 50 años... y yo me pregunto ¿Sabrán más los laboratorios de cualquier marca de calzado deportivo que la evolución natural y adaptación que han sufrido nuestros pies, huesos y músculos a lo largo de milenios?

El libro ha sido uno de los revulsivos para que cada vez esté más de moda lo que a venido a llamarse el 'correr minimalista' y por supuesto, las marcas comerciales no están siendo ajenas a esas inquietudes.

Es un libro que recomiendo. A uno le viene el gusanillo de probar esa nueva técnica de correr y de aplicar esos consejos que se apuntan en sus páginas. Aunque como todo, necesita un paulatino y lento proceso de adaptación. Aquí dejo una conferencia del autor interesante, si entendéis el inglés.

jueves, 7 de junio de 2012

Crónica: Extrememan Salou 2012

A Salou llegaba bien de ánimos pero algo inseguro por como ha marchado la temporada y los entrenos. Al final todo salió mejor de lo que me esperaba. Ya tengo otro triatlón distáncia Ironman al bolsillo, y este era de los duros. Ahí va la crónica.

Natación
6:30 de la mañana, al amanecer. 400 triatletas dispuestos en la salida, a punto para saltar al Mediterráneo tras los tres cañonazos de rigor. Nervios a flor de piel y neopreno de gallina. Sensaciones que se pasan ipso facto nada más poner el pie en el agua y caminar los 25 metros de arena hasta que la profundidad hacia viable poder nadar. Por delante dos vueltas con salida a tierra. Una con 1500 metros, la otra de 2300. Busco los huecos por donde poder nadar más cómodo y la verdad es que no sufro demasiados golpes. Nado tranquilo y pensando en como plantear la carrera, sin prisas y ligero, sin ponerme nervioso en el tramo que peor llevo. Miro el reloj al salir de los 1500 metros y veo 27 minutos. Demasiado rápido para mi parecer. La segundo vuelta es más larga, pero voy cogiendo buenos pies y nadando cómodo a rebufo.

El mar no estaba muy movido, y la corriente ayudaba cuando se nadaba dirección a tierra. En mis mejores cálculos entraba poder acabar el segmento en 1:15 - 1:20 pero cuando me veo transicionando en 1:06 intuyo que algo no va bien. Todo el mundo alrededor mio en boxes presumía de su tiempazo. Seamos honestos. Todo el mundo más o menos sabe cuánto tarda en cubrir 3800 m. nadando. No hay vuelta de hoja. Si hacéis un promedo de 20 minutos menos de lo que estáis acostumbrados la lógica dice que está mal medido. Calculo que unos 500 metros de menos. Xavi Llobet fue el primero en la natación con 39 minutos, a 1:02 el 100... Lo peor de todo es que el año pasado ya pasó algo parecido. Y lo digo yo, que soy pez de plomo.

Ciclismo
No pierdo mucho en la transición. La he estado visionando mientras nadaba y voy al grano. Me pongo un mallot de ciclismo simplemente porque veía nubarrones en el horizonte y sus bolsillos me permitían guardarme un chubasquero. No tardó mucho en hacerme falta. Antes de haber cubierto los primeros 10 km ya había empezado a descargar agua bastante fuerte y era la envidia de los ciclistas que me veían protegido, aunque solo parcialmente, de la lluvia.

El tramo de ciclismo es el más duro. En total hay acumulados unos 2800 metros de desnivel en 180 km, apenas hay llano. O se sube o se baja, aquí lo podéis comprobar. Antes de llegar al ascenso del primer puerto ya paró de llover. Se llega al pie de La Mussara con casi 400 metros de desnivel acumulado y otros 600 más en los próximos 10 km. Como es el primero aún la mente va fresca.

Iba con la ventaja de haber hecho el circuito tres semanas antes, así que lo tenía visualizado y sabía de su dureza para poder ir mesurando las fuerzas. Bebo en abundancia, como barritas, algún gel, isotónico. Cada 30 minutos entraba una u otra cosa y no pasé necesidad, ni flojera ni nada. Unas 200-300 calorias por hora.

Me noto bien en la bici, sin sufrir en exceso y pese a dosificar voy avanzando a cuentagotas a algunos participantes. El balance era positivo, más adelantados que adelantadores. En La Vilella me encuentro con Emili y Rosa, compañeros de club, animando y haciendo fotos, un buen aporte moral para afrontar lo que queda hasta el punto kilométrico y psicológico situado en el habituallamiento del km 100 tras coronar el Coll de La Figuera. Parada técnica para vaciar vejiga y a seguir, ahora relajado y de bajada.

A falta de 60 kilómetros noto un subidón en las piernas y en el ánimo. Aún queda mucho pero empiezo a meterle más caña de la prevista. Voy pidiendo carta a ver si hay suerte, y la tengo. Subo bastante clavado a la temida tachuela de Gratallops, con un largo km al 8%. Después solo dos más, a Falset dando el fuá y de nuevo la expedición de animadores del Gavà Triatló haciendo de claca. Grandes. Me cantan que vamos un grupete del club bastante juntos, así que me animo a ver si cojo a alguien. Pero fue que no...

Aún así ya solo me quedan 50 kilómetros, solo un puerto, Coll Roig de unos 7 km al 5% y el resto, los últimos 30, con tendencia a bajar. De vez en cuando, uno de los jueces que fue compañero de club, Pau, pasa con la moto y siempre tiene una palabra de ánimo. 

Soy consciente de lo que tengo por delante y no voy acusando el cansancio, al contrario, estoy envalentonado al ir atrapando de tanto en tanto, algún ciclista. Sé que después de Collo Roig todo es bajada y llaneo. Corono el último puerto en 6 horas justas y preveo que me queda poco más de una para ponerme a correr y así fue.

Bajada vertiginosa hasta Montroig y de ahí llaneando acoplado con una buena y cómoda cadencia. Fue la parte más aburrida del recorrido.
El sol, que tímidamente se había asomado en su lucha con la humedad constante en el sector ciclista ahora empezaba a ganar protagonismo.

Carrera
Llego a boxes, animado por mucha gente. En menos de 2 minutos ya estaba con un maratón por delante. Veo a mi novia, mi abuela, mis padres y mis suegros ahí y esa es una alegría suprema. Empiezo cómodo, sin apenas notar los 180 km de bici. Cuatro vueltas por delante a un circuito que iba de una a otra punta del paseo marítimo. El sol y la humedad empezaban a molestar y lo sofoco tirándome agua por encima en cada avituallamiento.

Durante todo el tramo de carrera de lo único que me nutro es de cola, agua y trozos de naranja, hasta que se acabaron en el km 30. Tengo la experiencia de la descomposición estomacal de Zurich y la verdad es que pese al Fortasec de primera hora de la mañana no quería volver a repetirla. Esta manera de aportar calorias  e hidratarme me producía muchos gases, pequeñas molestias que no tardaban en ser expulsadas. Además, noto chutes de cafeina que me hacen mantener un buen ritmo, un minisubidón entre avituallamiento y avituallamiento.  En ellos aprovecho para andar un poco, coger oxígeno y afrontar el siguiente tramo hasta el próximo punto.

El ritmo es constante pero decreciente. Hasta la primera mitad logro mantenerlo a 5:30 pero la fatiga se va acumulando. No hay dolor ni sufrimiento excesivo pero muscularmente voy fatigado y hay zancadas en que los músculos no responden favorablemente. 

Me pongo la última pulsera, solo 12 km por delante y ahora todo son pensamientos positivos, hacia mi mismo y hacia los compañeros de club con los que me cruzaba, siempre una mirada, una palabra de ánimo, un choque de manos y cada uno con su calvario. Esta última vuelta se hace dura y el ritmo desciende, sobretodo al pensar en la subidita que había hacia el final de cada vuelta, no muy pronunciada pero en según que condiciones eso era un pequeño Angliru para cualquiera. Al final la cosa se estabiliza en 5:55 el km y los minutos caian en el crono mucho más rápido de lo que mi percepción intuía.

Los últimos dos kilómetros dicen que no se notan y se hacen solos. En mi caso no fue hasta recibir el último avituallamiento y automotivación finales. Estado zombi con mirada perdida al fondo y recibiendo las felicitaciones de mucha gente y voluntarios al verme pasar con la pulsera que marca el final de mi Ironman. 

Llego a la moqueta que daba acceso al arco de finisher y esta vez si que quería salir en la foto de una manera decente. Buscaba la mirada de mi familia, ellos estaban más contentos que yo. Me lo había ganado y me emocionó mucho compartir esa alegría con ellos. O ellos conmigo. 12 horas y 34 minutos para enmarcar.

-----------------------

Ha sido un IM muy duro que pude completar pese a las dudas sobre mis entrenos. Acabo muy contento, satisfecho con mi faena y de no haber dejado nada en el tintero. Ojalá todos los que tengan que llegar lo hagan teniendo las mismas sensaciones, aunque entrenaré duro para que puedan ser mejores.

lunes, 4 de junio de 2012

Fotos Extrememan 2012, mi segundo IM

A falta de una elaborada, reposada y reflexiva crónica puedo decir que ya sumo a mi palmarés mi segundo Ironman, esta vez en Salou, en el duro Extrememan 2012. En unos días lo veréis todo escrito por aquí.

Quiero aprovechar también para dar mil gracias a todos los supporters, amigos, compañeros de club, participantes, voluntarios, etc que pese al sufrimiento nos llevaron como pudieron a acabar todos, los ocho del Gavà Triatló que allí nos citamos, a colgarnos la medalla de Finisher.

Y a título personal a mi novia, mis padres, mis suegros que estuvieron gritando allí durante todo mi maratón y a la demás familia que desde la distancia me transmitia su apoyo y ánimos. Fue lo que me dio alas.

Dejo un enlace con más de 1000 fotos del Extrememan de Salou 2012 cortesía del gran triatleta, compañero, animador y fotógrafo Emili. Supongo que la gran mayoría de participantes se encontrarán por aquí:

miércoles, 30 de mayo de 2012

All the fish is sold: Las cifras

Está ya todo el pescado vendido. Semana de tappering. Nada planificado salvo la cita del próximo domingo en Salou. Alguna carrerita para arrancar a sudar, un poco de natación y 50 km por las costas de Garraf para engrasar la cadena.

El año pasado, con mi primer Ironman, hacer balance de mis volúmenes de entreno me dejaba mucho más tranquilo para afrontarlo. Tomando como referencia los seis meses previos a la competición estas son las diferencias entre una y otra temporada.
  • Horas de entreno: 234 hs (9,75 semana) / 205 hs (8,5 semana)
  • Ciclismo: 2724 km / 2210 km
  • Natación: 87.000 m / 45.000 m
  • Carrera: 754 km / 545 km
He de confesar que antes de sacar las cuentas creía que la diferencia iba a ser mucho más alta. No obstante, ésta sigue siendo considerable y me hubiera gustado que en lugar de negativa hubiera sido positiva, pero solo por el hecho de que ya voy a tener suficiente con martirizar mi cuerpo en el IM de este domingo, he preferido autogestionarme mediante este escrito para ver esas distancias desde la mejor perspectiva.

Me consuelo pensando que no hay tanta diferencia en cuanto a total de horas invertidas, aquí suman muchas el rodillo y el trabajo de fuerza y flexibilidad. Apenas 20 horas de diferencia entre años o lo que vienen a ser un par de semanas de entreno. La falta de kilometraje en bicicleta lo he compensado con horas de rodillo, muchísimas más que el año pasado. En la natación admito que me he columpiado muchísimo, pero hay que tener en cuenta de que la ventaja aquí viene por haber asistido a clases de mejora en la técnica que espero ayuden a compensarlo todo. Y por último, en la carrera a pie he sufrido una lesión en la cintilla iliotibial de la que poco a poco estoy saliendo y recuperando la chispa habitual.

Así que, con esa visión positiva, a por todas al Extrememan.

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hot Sonakshi Sinha, Car Price in India