Ho van aconseguir perquè no sabien que era impossible
Mostrando entradas con la etiqueta temporada 2015/16. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta temporada 2015/16. Mostrar todas las entradas

domingo, 16 de octubre de 2016

Semana impresionante, renuncias, sacrificios y beneficios de entrenar

Pocas semanas fallan en mis salidas el acercarme a ver el mar
Esta semana se han alienado los astros o más bien la Luna. Las semanas de Luna llena suele ser habitual en mi que me sienta con más energía. Puede que haya sido el caso o no pero desde el pasado lunes a hoy domingo he entrenado la increíble cifra de 09:15 horas, menos de lo que tardo en un Ironman pero muchísimo más de lo habitual en una semana normal, vamos, casi el doble. Ha coincidido con un día de fiesta en miércoles en el que metí tres horitas de bici y con eso ya lo tenía. En realidad lo que hace subir o bajar el volumen es alguna salida extra de bici. La asignatura pendiente sigue siendo el agua, sin novedades en el frente, sigo con alergia a ir a la piscina.

A cambio de esas horas he hecho algunas renuncias y sacrificios que han reportado ciertos beneficios. Primero el orgullo de sumar tanto tiempo y la sensación esa que se te queda en el cuerpo por el trabajo bien hecho. Además de todo esto el Strava me dice que hay progresos y mejoras. A cambio he tenido que madrugar más los días que entreno que los que trabajo y algunas ya sabéis la rabia que da eso, sobretodo cuando te pierdes poder despertar aunque sea un día a la semana junto a tu pareja y disfrutar de los primeros rayos de sol que entran por la rendija de la ventana compartiendo sábanas y descanso. Pues eso me lo he perdido... y ella también, pero solo la compañía.

También he dejado tareas por hacer, programarme la semana laboral, realizar trabajos que para el lunes tienen que estar hechos sí o sí y que tengo que empezar a hacer al acabar de escribir esta entrada, estudiar un par de cursos en los que estoy matriculado, recados y cosas pendientes... El tiempo que gano por un lado lo pierdo por otro pero el proceso de encontrar el equilibrio es lo siempre intento mejorar. Lo bueno es que el entrenamiento me quita el estrés que podría generar el llevar el trabajo atrasado así que Keep Calm and Train Triathlon.

domingo, 9 de octubre de 2016

Dolor de cabeza, tiradas más largas

Pues sí, probablemente no sea una constante pero este fin de semana me ha dolido la cabeza. Resulta que siempre que me exprimo un poquito en una salida, o que la alargo más de lo normal, sobretodo en los de bicicleta, siento un ligero dolor de cabeza una vez duchado y relajado en casa que se suele ir con un ibuprofeno. No sé por qué es pero es algo que no me pasaba desde ni recuerdo cuando, lo cual me alegró porque significó que entrené lo suficiente como para que apareciese de nuevo. Y es que entrenar 80 kilómetros de bicicleta el sábado quizás no sea nada del otro mundo ni nada que no haya hecho nunca pero mis piernas ya no recordaban esas tiradas.

Y el domingo para rematar la semana un entreno de 16 kilómetros de carrera. Hay que ir acostumbrando el cuerpo pero mucho más la mente porque la intriga de si esto se puede convertir en habitual o no es algo que está ahí, pero esas dos sesiones ya no me las quita nadie.

lunes, 3 de octubre de 2016

Vamos haciendo, sacándole partido al tiempo libre


Suena a excusa pero si uno está más de doce horas fuera de casa cada día y encima tiene la suerte de llevarse trabajo a ella, si todavía hay que atender las labores diarias de llevar una casa y los compromisos con la familia y las amistades el tiempo para entrenar se ve reducido bastante...

Por suerte los fines de semana y fiestas de guardar con algún puente son para mi, quitando todo lo que no sea estar presente en el puesto de trabajo. De esa manera consigo encajar el puzzle y sacar partido al poco tiempo libre que me queda.

De vez en cuando me escapo una tarde a entrenar, aunque eso suponga no empezar a cenar hasta las 22:30 después de salir a las 08:30 de casa y no pisarla hasta esa hora. Para los viernes por la tarde, como salgo antes del trabajo, me escapo a echar unas carreras antes de quedar con los amigos. Los sábados y domingos madrugo más de lo que lo hago entre semana para salir en bici o irme a correr y al llegar tener tiempo para aprovechar el día. Eso supone tener que sacrificar alguna fiesta o cena con los amigos el fin de semana para no trasnochar... Me fastidia el hecho de no dormir hasta la hora que me dé la gana y vaguear en la cama aunque sea un día a la semana pero el esfuerzo es necesario porque casi siempre queda la recompensa de la siesta por la tarde, un privilegio muy escaso.

Con este panorama vamos haciendo, no voy hacia atrás, me mantengo en forma aunque se me hace muy difícil plantearme algún objetivo deportivo o meta.

En nuestro club, el Gavà Triatló, quedan tan solo 2 semana para acabar con las 52 de esta última temporada. Tengo ganas de que llegue la 1 para seguir encajando piezas en busca de algún patrón de rutinas que me permita, como mínimo, ir haciendo como hasta ahora o incluso mejorar.

lunes, 8 de agosto de 2016

Por fin jubilé mis Asics tras 1500 kilómetros recorridos.

(...Pasaré por alto todos estos meses sin actualizar el blog. Empiezo a escribir de nuevo como si ayer hubiera sido el último día...)



Mi Strava ya hace varias semanas (meses) que me va enviando avisos sobre que mis zapatillas Asics ya llevaban más kilómetros de la cuenta y que hacía falta cambiarlas. He de reconocer que a pesar de las recomendaciones de fabricantes, (a los que les interesa vender) siempre las estiro más de la cuenta. Me gusta aguantarlas mucho y por suerte hasta el momento nunca me ha supuesto ningún problema el hacerlo. El caso es que la semana pasada las acabé por destrozar porque me las llevé a uno de esos sitios tipo Humor Amarillo de revolcarse por arena, agua y barro y allí se quedaron.

Así que ahora mismo no tengo ningún par de zapatillas titulares y he de tirar de las que hay en los armarios. Todavía guardo un par de cuando me dio por el correr minimal. Son unas New Balance Minimus, 25 gramos cada zapatilla. Es como correr con un calcetín y la verdad sea dicha, se corre muy cómodo con ellas pero tienen el inconveniente de que, al no estar acostumbrados a correr "descalzos", los gemelos se cargan más de la cuenta y es muy recomendado no ponerse a entrenar con ellas como si se tratara de zapatillas normales, hay que seguir un proceso de aclimatación que yo no he seguido.

Me he lanzado a primera hora de la mañana al monte, sintiendo las piedras masajearme la planta de los pies, apoyando la punta antes que el talón al estilo tarahumara. Han sido 10 kilometros de trail suave, no era recomendable hacer más sin estar acostumbrado a este calzado así que ya no me queda más remedio que hacerme con otro par de zapatillas nuevas.

jueves, 3 de marzo de 2016

Crònica: XXI Mitjà Marató de Gavà 2016, faltan kilómetros

Ahí entro, justo detrás de Jordi, con un lado del bigote para arriba y otro para abajo
Me encantó correr en Gavà. Me encantó salir directamente de casa calentando y con la línea de salida a 300 metros. Era como salir a entrenar. Poder descansar más, desayunar mejor y esperar a que me piquen para bajar, como cuando éramos niños.

Hago el calentamiento con amigotes y compañeros echando unas risas, intentando saber qué ritmos de carrera serían los adecuados. Este mes de febrero había entrenado poquísimo, sin embargo tampoco estaba nervioso porque sabía que acabaría la carrera y que había bagaje como para aguantar.

Dan la salida y junto a mi compañero de fatigas Paco empezamos a marcar un ritmo entre 4:30 y 4:40 durante varios kilómetros. Me sorprende y me anima el hecho de encontrarme muy cómodo a esa velocidad, demasiado. Hubo momentos en los que no pasaba ni tan siquiera del 70% de pulsaciones así que hacia el ecuador de la carrera decido dejar a mi compañero y avanzar un poco más rápido.

La realidad, en el fondo era otra. Después de adelantar varios puestos, el objetivo empieza a ser evitar ir más lento en lugar de correr más rápido. Se nota la falta de kilómetros en las piernas. Me encuentro con Jordi, con el que hacía mucho que no coincidía, y me coloco a su ritmo a ver si así tengo la comodidad que empiezo a perder hacia el kilómetro 14.

No lo había dicho pero llevaba arrastrando un dolor en el hombro derecho fruto de malas posturas mientras duermo que me llevaba matando durante toda la semana y corriendo ese dolor se acentuaba. Así que ya tenía una cosa más con la que fustigar mi ánimo y las fuerzas.

Los últimos cinco kilómetros, desde la playa de Gavà hasta el pueblo se hicieron duros, por la fatiga y por el viento. Fueron éstos los que me hicieron bajar la media. Pero ahí aguanté. Ahí volví a sentir lo que es disfrutar con el sufrimiento en una competición. Ahí veía como me iba comiendo tramos, marcándome pequeñas metas a cada zancada.

Llegar a los últimos metros, ver la pancarta con la palabra mágica "META" y volver a sentir esa sensación, ese cosquilleo en el estómago, ese momento en el que ya no se sufre, se cruza esa línea y se descansa.

Estoy muy contento porque a pesar del tiempo final, 1:41:26, sé que tengo un gran margen de mejora. Casi la mitad de la carrera estuve trotando a ritmo cómodo y solo me puse a sufrir en los últimos kilómetros. Estas reentradas a las competiciones me están sirviendo como los tests perfectos para darme cuenta que, a pesar de las circunstancias, tampoco estoy tan mal y le saco todo el partido a lo poco que puedo entrenar.

Era el primer medio maratón desde la edición de Sitges del año 2013... Así que no está mal.

jueves, 25 de febrero de 2016

Este domingo a por mi primera media, Mitja de Gavà 2016


Pues tras pasar unos cuantos días en el dique seco por causas laborales, este domingo me pongo de nuevo el dorsal en la Mitja de Gavà. En un principio me lo voy a tomar como mi primera media, aquella del 2009 en Cariñena. Ese va a ser el referente de mi estado de forma, un pequeño test conmigo mismo como referencia.

Lo mejor de todo es que es en casa. Cero madrugones, cero prisas, poder coger el dorsal tranquilamente... Y después de correr la ducha en mi propio cuerto de baño.

El ritmo no tengo ni idea de cual será. Intentaré ir por debajo de los cinco minutos el kilómetro y mucho me temo que se va a hacer bastante duro. 

Solo queda disfrutar.

domingo, 31 de enero de 2016

Crónica: 10K Vilafranca del Penedès 2016, el retorno del runner


Pues ya tenía ganas de sentarme frente al ordenador a escribir una crónica. En los últimos años no ha abundado mucho por este blog ese tipo de artículos... Y aquí la prueba. El runner que llevo en mi está otra vez asomando el hocico... Como este domingo que cierra enero en los 10K de Vilafranca, la primera de las carreras que marca el camino hacia mi objetivo de este año, el Half de Vitoria-Gasteiz.

La marca ha sido lo de menos. He parado el crono en 43:52. Lo mejor ha sido volver a vivir todo eso que tanto añoraba. Los saludos con los amigos y conocidos que te encuentras por ahí, el sonido de cientos de suelas pisar el asfalto, el calor humano antes de la salida, el olor a réflex, los niños del avituallamiento, las canciones motivadoras de siempre a la salida y a la llegada, las liebres, la animación del recorrido, los aplausos del público, la recogida de dorsales... ¡Qué magnífico todo!

Y después está el hecho de haber corrido con un compañero de fatigas, Paco. Tanto él como yo no estaríamos ahora mismo en este punto si el uno no hubiera tirado del otro y el otro del uno para empezar a entrenar de nuevo y pilar el hábito.


En cuanto a mi carrera, ha ido genial de sensaciones. Hemos ido con la liebre de los 45 minutos y muy cómodo todo el rato. Apenas superaba el 75-80% de mis pulsaciones cuando todavía recuerdo que lo normal en estas carreras era ir por encima del 90% y con el hígado fuera. Tan a gusto corría que he podido disfrutar de la carrera como un niño con zapatillas nuevas. En el Km 7 he apretado un poquito, no mucho, para poder bajar de los 44 minutos.

Ha sido una carrera con la única función de volver a motivarme, y lo he conseguido. Con las series que hice el miércoles y con la comodidad con la que he corrido hoy, tampoco veo tan lejos volver a estar en esos sub40 de antaño. Aunque para eso todavía queda meter mucha calidad y constancia. Ahí estaré para intentarlo.


 

viernes, 29 de enero de 2016

No estamos tan mal: Series en Pista. Ni me acordaba de lo que era

El pasado miércoles fui a entrenar series al estadio de La Bòbila de Gavà. Volviendo a echar nostálgicamente la vista atrás descubrí que la última entrada en el blog en la que hablaba de series !Era del año 2011!

Volví a sentir que es eso de ir dando vueltas por el tartán, contando los metros que quedan, mirando ritmos, tiempos, recuperando entre series, sudar mucho....

Lo mejor de todo es que me di cuenta de que, después de todo este tiempo y de la larga reentré que he hecho a esto del triatlón, tampoco estoy tan mal: Todas las series por debajo de 3:55 minutos el kilómetros y la última, ¡por debajo de 3:25! Vale, sí, la última era de solo 400 metros... pero el resto de 800 y 1200...

Hace menos de medio año bajar de 5 min/km era todo un calvario, os lo prometo. Ahora vuelvo a empezar a sentirme como antes y sobretodo, recuperar las ganas de mejorar lo pasado.


jueves, 28 de enero de 2016

Echar la vista atrás, mi primer 10K del 2009 VS mi próximo 10K del 2016

Lo bueno de hacer tantos años que tengo este blog es que de vez en cuando puedo echar la vista atrás y redescubrirme en el pasado. Como hace tanto tiempo que no me pongo a prueba y este domingo corro los 10K de Vilafranca, aun no tengo muy claro cómo va a salir todo. No sé qué ritmos podré aguantar, hay dudas... Por eso he recuperado la crónica de mi primera competición de 10K que hice en la vida, la Cursa de Bombers de Barcelona, abril de 2009.


Por aquel entonces era todo un jovenzuelo veinteañero que acababa de salir de una lesión en la cintilla iliotibial y que ni tan siquiera se depilaba las piernas. No tenía un objetivo muy claro en esa carrera, tan solo acabar y ver cómo era la distancia en competición. Ahora bien, de lo que sí que me he dado cuenta es de que bajé de los 45 minutos, algo que, en principio, me estaba planteando para este domingo. Visto el panorama y cómo me veo en los entrenos, creo que lo conseguiré. Será un buen inicio de camino para buscar de nuevo esos sub40 que tantas alegrías me dieron en tiempos.

domingo, 24 de enero de 2016

Buscando el equilibrio con los entrenamientos

Hace un par de semanas escribí acerca de mis buenos propósitos deportivos para el 2016 y durante estos días he estado haciendo experimentos para encontrar el equilibrio entre todo lo que el día puede dar de si. 

La semana pasada entrené todos los días. Me levantaba a las 6:30, a las 07:00 ya estaba en el despacho para trabajar en casa justo antes de salir a hacerlo fuera a las 8:30. Volvía a las 20:30 y me iba a entrenar. El resultado era que entre una cosa y otra acababa de cenar casi a las 23:00...

Esta semana lo he hecho mucho más fácil. No he entrenado más que el viernes tarde y el fin de semana, mis días libres.

El resultado de ver los dos extremos es el equilibrio de sesiones que estoy intentando encontrar. La proporción ideal entre lo que puedo entrenar sin ver perjudicados otros apartados de mi vida. He comprobado cómo es posible, incluso, poder llegar a prepararme un Ironman pero a cambio tendría que sacrificar una parte social muy importante. No compensa. 

Hay una fina linea que separa la fuerza de voluntad de la estupidez o el esfuerzo innecesario y necesitaba poder comprobarlo. De lo primero ya he podido constatar que no me falta: planificación y sacrificio para entrenar. Ahora bien, ¿A qué precio?

Me apetecía poder comprobar como sería una semana con volúmenes de entrenamientos altos y ver como podía sobrellevarlo y no creo que esté dispuesto a hacerlo. Quizás cuando mi situación laboral vuelva a cambiar, será posible de nuevo.

A cambio he podido encontrar el equilibrio. Tengo un fin de semana libre cada semana, unas horas de una tarde para poder nadar y tan solo sacrificaré dos días entre semana para volver tarde a casa, algo que me puedo permitir asumir.

Ahora ya lo tengo claro, ya tengo la estructura básica de mi semana para poder llegar a todo. La real y no la deseada, pero la que me realiza y me permite llegar a todo lo que quiero.


Hoy han caído 16K por la montaña con 600 de desnivel. Sensaciones de ir mejorando, eso dice el crono. Contento con la salida acompañado del tio Paco. La semana que viene, primera carrera del año, de la temporada y de mucho tiempo atrás: 10K en Vilafranca del Penedès.

jueves, 7 de enero de 2016

Nuevos propósitos deportivos para el 2016: Competir, entrenar, disfrutar, mejorar.

Repasando entradas antiguas en el blog me doy cuenta que ya llevo más de medio año entrenando con regularidad, la que perdí meses atrás. Admito que no tengo la disciplina que me gustaría tener y que en consecuencia la evolución no es todo lo rápida que desearía.

A pesar de todo, compruebo como mis sensaciones mejoran a paso de hormiga y que también lo hacen la motivación y las ganas. Ya he podido entrar en vereda, más o menos. Uno siempre se exige más de lo que la realidad es capaz de asimilar y precisamente esto último es lo que me consuela y alienta al mismo tiempo.

Dadas mis circunstancias, mi día a día y mi situación laboral y familiar, me reconforta ver como, a pesar de todo, consigo arañar tiempo para salir a pedalear, a correr varias veces casi todas las semanas e incluso un día fui a nadar... Y todo eso sin desatender a nada ni a nadie de todo lo demás.

Con positivismo afronto este nuevo año 2016 en el que el principal reto va a ser acabar como Finisher el Triatlón de Vitoria-Gasteiz en distancia Half. Y en esas estoy, en mi último día de vacaciones de Navidad enfrascado en lo que era habitual varias temporadas atrás: navegar en busca de competiciones.

No es que sea el típico nuevo propósito de año nuevo. En realidad el camino ya lo inicié el pasado verano. Tan solo es un hito más que me volverá a hacer digno de llamarme Triatleta Principiante.



Siendo realista he decidido hacer un calendario de competiciones que incluya un poquito de todo y que me haga sentir de nuevo esa adrenalina de ponerme a prueba luciendo el dorsal. Ir al límite en la competición, darlo todo y sufrir de nuevo, establecer nuevas marcas personales, revisar tiempos, ritmos, escribir crónicas y esperar con ansía a que llegue la siguiente prueba. Por supuesto, no descarto añadir, quitar o sustituir alguna de estas citas pero como mínimo ya tengo el punto de partida.

Atrás quedan los Maratones, los Ironman en distancia Full, las competiciones casi semanales y los dos o tres triatlones Half que caían durante la temporada. No se puede llegar a todo y entrenar para esas pruebas exige lo que no voy a poder dar. Bien que lo sé.

Para acabar tampoco me he olvidado de los típicos propósitos de siempre como sacarme el C1 de inglés, refrescar el francés, adelgazar unos quilos más, conseguir marcar abdominales y todo eso. Algunos los persigo desde hace lustros. También se andarán, hacia delante siempre, por supuesto.

domingo, 30 de agosto de 2015

Llegando al punto de forma para empezar a tomárselo en serio

Echo la vista tres meses atrás y repaso mi calendario de entrenos, de horas y distancias recorridas y me doy cuenta de que ya lo he hecho. Vuelvo a ser un triatleta principiante. Aunque sería mejor decir duatleta de momento. No he nadado desde ya ni me acuerdo y ese será el propósito para el nuevo curso, meterse entre corcheras a moverse cual manatí.

En cualquier caso todo un logro esto de meterse horas para el cuerpo, de hacerlo sudar y perder gramos. Ya me puedo dedicar solamente a escribir en este blog batallas de entrenos, o crónicas de competiciones cuando las haga, o aventuritas deportivas en lugar de lamentarme de lo poco que hago o lo mal que lo llevo o de cuánto me duele la espalda. He conseguido dar la vuelta a la tortilla.

Así que en estas salidas y tiradas que consumen mis últimos días libres antes de la vuelta al trabajo me estoy notando que ya estoy muy próximo a ese punto de inflexión. Me explico. Ese punto en el que uno nota que el esfuerzo invertido para subir por el mismo puerto es mucho menos intenso, aunque siga yendo igual de rápido. ¿Sabeís cuando ya empezáis a notar que el corazón y los músculos aguantan y que podrían tirar más? Uno se dice, "con lo mal que lo pasaba en esta subida hace un par de meses". La verdad es que es una sensación que he empezado a sentir hace poco y que los que estáis en esto sabéis lo que mola.

Los Suaves en el Alto de la Maladona, Costas del Garraf
Hoy hemos hecho un cuarteto con Los Suaves para hacer una ruta hartamente repetida, lo que llamamos "la vuelta corta" y me he notado cómo subo a Begues mucho menos atrancado y cómo paso las Costas del Garraf bastante más ligero. Y como decía, la velocidad sigue siendo casi la misma, sin embargo el ritmo cardiaco baja, la cual cosa me lleva a una conclusión: ha llegado el momento de tomárselo en serio y empezar a dar "el fuá", de saltar al campo a buscar objetivos concretos más allá de recuperar la forma, que fue lo primero

jueves, 27 de agosto de 2015

15,5 Km hasta la plaza de las palmeras de Castelldefels

Como ya explicaba en la última entrada que escribí hace unos días, esta última quincena de agosto y de vacaciones la estoy aprovechando para poder machacarme antes de empezar el curso. Incluso he vuelto a entrar a menudo a mi perfil de Strava y Garmin Connect que los tenía también olvidados. Buena señal.

Ayer miércoles descansé y volví a tener esa sensación olvidada de "hoy tengo fiesta, no entreno", de volver a valorar el descanso, saber que reconforta y que también entrena.

Con Paco llevábamos unos días motivados para hacer una cosa que hacía mucho que no hacíamos: una tirada de 90 minutos de carrera. Marcamos tal día como hoy, jueves, después del descanso, para probarlo. La intención no era ir más o menos rápido, sinó ir y volver a la plaza de las palmeras de Castelldefels desde el Estadi de La Bòbila de Gavà: "Vamos tranquilos, entre 5:45 y 6:00" dijimos. Y así lo hemos clavado. A ritmo de charla, despacito y sin superar el 70% de pulsaciones, el "quemagrasa". Se ha pasado volando. Y como ya hemos visto que lo hemos vuelto a poder hacer, como antaño, las próximas veces les daremos más brillo.


 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hot Sonakshi Sinha, Car Price in India