Ho van aconseguir perquè no sabien que era impossible
Mostrando entradas con la etiqueta temporada 2014/15. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta temporada 2014/15. Mostrar todas las entradas

martes, 25 de agosto de 2015

Balance de agosto positivo, buenas vacaciones, buenos entrenos, buenas previsiones

Los maestros no nos podemos quejar de vacaciones y, si bien me pasé el mes de julio aprovechando para mejorar mi nivel de inglés con un intensivo de tres semanas, día a día, en la Escuela Oficial de Idiomas, agosto ha sido de hecho, el mes de vacaciones reales, de esas de los despertares naturales, del descuido del cuerpo y la despreocupación.

Esa fue la tónica durante las primeras dos semanas. Tras un último empujón a los entrenos, el día 3 de agosto nos plantamos en Sevilla unos amigos, Lydia y yo para vivir al estilo que mencionaba en las dos últimas líneas del anterior párrafo. De hecho, mis principales preocupaciones era mantener mis constantes vitales activas y que no faltase la cerveza fresquita. Se hizo lo que se pudo, turismo y más cosas, racargamos pilas y una vez aquí lo que había que hacer era quitar lastre estival y ponerme a tono para empezar el nuevo curso.

Así que esta última quincena la estoy dedicando a acabar de enmendar la famosa lista de "cosas que hacer durante el año". Que si ordenar papeles, reorganizar armarios, colocar cosas por la casa y todo eso que nunca encuentra ni ganas ni hueco en las agendas. Hay que decir que el balance ha sido satisfactorio y dejo casi todo bien en su sitio.

Y en otro orden de cosas, en el deportivo, el que me motiva a escribir este blog, todo va yendo sobre ruedas. Como hay varios puntos que me gustaría mencionar, mejor los numero para no extenderme en renglones:

- Me he puesto un plan estricto de dieta y he adelgazado 4 kilos. Quedan otros tantos para volver a mi peso crucero.

- Mi lesión de espalda ya no es casi nada. Me acuerdo de ella muy poco.

- He conseguido entrenar casi cada día. El deporte vuelve tener un lugar prioritario en la planificación de mi vida. Y lo mejor, lo compagino genial con todo lo demás. Veremos cuando empiece a trabajar.

- Presiento que la temporada 2015 - 2016 va a ser una muy buena a todos los niveles. Esa es la idea.

- Voy a disfrutar de mis últimos 7 días de vacaciones.

sábado, 18 de julio de 2015

Recorriendo caminos y carreteras

Últimamente estoy contento. No escribo mucho en el blog pero entreno a menudo y eso me hace feliz. Hay que admitir que gran parte de la culpa la tienen mis compañeros de fatiga del Gavà Triatló, Paco, Gerardo y algún otro con el que nos juntamos de vez en cuando para pedalear o trotar. Son ellos los que me arrastran y yo el que les arrastro a ellos porque si no, no haríamos nada... Todos estamos igual, o almenos lo estábamos hace unos meses y ahora ya no tanto. Esto quiere decir con unos quilos de más y una muy baja forma que va desentumenciéndose.

En cualquier caso, el hecho de salir a correr un par o tres de días por semana y una o dos veces más con la bici, aunque sea a bajas intensidades y en tiradas cortas, va haciendo que poco a poco las velocidades aumenten, la resistencia suba y el peso baje. El agua de momento, solo para beber y ducharse.

En realidad esto no tiene ningún misterio. Si entrenas, mejoras. El único inconveniente es que somos un poco ansias y queremos que el proceso sea más rápido. En fin, son grandes logros personales que todavía no apuntan a pretensiones competitivas ni a retos futuros pero que empiezan a abonar un campo que llevaba meses en barbecho.


Ayer viernes recordé viejos tiempos con Antonio en una subida desde Gavà a Avinyonet y vuelta que me hizo conseguir muchas copas en Strava y que me vino muy bien. Hoy sábado, una vuelta al pantano de Foix, pasando por Begues, Vilafranca, Castellet y volviendo por las cuestas del Garraf. Han sido dos días en los que he acumulado muchísimo más que nunca en los últimos meses. Por eso este optimismo.

domingo, 31 de mayo de 2015

No hay secreto, si entrenas, las sensaciones mejoran

Llevo tres semanas bastante regular con los entrenos y estoy muy contento. Ritmos todavía lentos, eso sí, y sesiones escasas todavía, pero el hecho de dar regularidad a la actividad física ya es un aliciente y una motivación excelente.

Lo mejor es ir recuperando sensaciones. No me refiero al evidente bienestar psicológico que va en aumento por culpa de todo lo entrenado sinó a sensaciones físicas. Notar cómo las piernas responden cuando viene un repecho y cómo los músculos se comportan bien y no me dejan tirado a la vez que el ritmo cardiaco no se dispara tanto como al principio. Esas cosas que hacía tiempo que no notaba y que ahora tengo la certeza de que pueden ir mejorando, cuando había perdido la esperanza y me comía la impacienza por volver a sentirlas. Soy un paquete, pero un paquete venido a más.

Las obligaciones laborales todavía no me dejan mucho margen de maniobra. A pesar de ello empiezo a recuperar esa "mentalidad Ironman", la de robar minutos a las horas y encontrar un hueco para sudar, quemar calorías, entrenar y sentirse bien después de una ducha para más tarde proseguir con las obligaciones de la vida. 

Las excusas son cada vez menos y mucho presiento que este no va a ser el último post optimista que escriba hasta conseguir alcanzar aquel modo de vida, aquella cotidianidad de vivir y pensar el triatlón a diario. Voy a seguir reencontrándome con estos derroteros. Me gustan. Además, cada vez los puedo explorar con más compañía.

lunes, 25 de mayo de 2015

Buen ritmo de retorno

Los dos últimos fines de semana han sido muy buenos desde el punto de vista psicológico deportivo. Han sido full al 100% con sábado y domingo de carrera y bici. Y la cosa parace que pinta bien. Un trio de dinosaurios descongelados del letargo deportivo y muy románticos nos hemos puesto manos a la obra. Espero que la motivación y el empuje del uno al otro y del otro al uno nos haga a los tres empezar a engrescarnos, bajar de peso e ir mejorando. 


Este domingo tuve una grata sorpresa. Quedé con el trio romántico y resulta que me encuentro con más de una docena de espartanos del Gavà Triatló. Acabamos lo que llamamos la vuelta corta que es ir hacia Avinyonet desde Gavà, encarar a Olivella y volver por las Costas del Garraf. Hacia muchos meses que ni siquiera se me pasaba por la cabeza atreverme a hacer este recorrido, así que el domingo fue un buen día y las sensaciones no fueron malas.


Por otro lado se avecinan buenas semanas para poder disponer cada día de más tiempo qué poder dedicar a los entrenos. He acabado el curso que estaba haciendo para obtener el título de catalán nivel C2 y ha sido un éxito. Eso significa que ahora hay dos tardes más libres que añadir a mis jornadas. Otra cosa es que a partir del 8 de junio acabaré de trabajar a las 15:00 y el 30 del mismo mes... vacaciones, aunque esperando a que me confirmen la aceptación a un curso de 4 horas cada mañana. Es mucho. Hay más de 90 días por delante para poder entrenar casi a diario.

domingo, 29 de marzo de 2015

El camino hacia la playa de Gavà

Si existe un camino en Gavà que ha prevenido más enfermedades cardiovasculares ese es el camino hacia la playa, que va de Gavà pueblo a Gavà Mar. Cientos de usuarios de fin de semana y también de diario pasean, corren, pedalean o patinan por ahí. Las últimas reformas que ha hecho el ayuntamiento lo han dejado muy bien.

Esta es una de las rutas más recurrentes cuando quiero salir a correr, así sin tenerlo muy pensado. Ideal también porque es totalmente plana y sirve para compararse con uno mismo. Pues bien, hoy he podido constatar como en algo menos de dos semanas mi rendimiento no es ni mucho menos lo que fue, aun queda para eso. No obstante me alegra conectarme al Garmin Connect y poder echar un ojo a las últimas salidas que hice por esta misma ruta. Veo que hay mejora, en la velocidad y en la frecuencia cardiaca, que es mucho más baja.

Con todo eso, he completado un entreno de poco más de una hora y 12 kilómetros totales. Vamos bien.

miércoles, 25 de marzo de 2015

La hernia discal y mi aparente recuperación

He de decir la verdad, de los 9 meses que llevo conviviendo con mi hernia discal creo que no ha habido una temporada tan larga en la que haya entrenado tanto. Ese tanto apenas es nada pero es infinitamente más que lo que he acumulado en todo ese tiempo, no sé si me explico. Pues bien, durante esos meses no he logrado que pase un solo día en el que mi pensamiento no acuda, en algún momento, a acordarme de que estoy lesionado. A veces lo he hecho por dolor, a veces por simple molestia y otras por precaución.

Uno suele saber que está totalmente recuperado de una lesión cuando deja de pensar en ella porque no hay nada que se lo recuerde. Cuando no hay molestia, postura, movimiento o cualquier estímulo que te diga: "¡Ep! Soy tu lesión y estoy aquí".

Ando por las ramas y llevo dos párrafos dando vueltas para acabar explicando lo que quiero decir: es ahora, retomando una rutina casi diaria de ejercicio, cuando he logrado acordarme menos de mi pequeña hernia discal. 

Moraleja: una vez pasada la etapa más aguda del dolor, parece que lo ideal para la recuperación ha sido el retorno progresivo y suave a la actividad. Estar parado no es lo ideal, aunque cierto es que hasta hace bien poco no he tenido ni el tiempo ni tampoco la motivación para aplicar lo que parece que sabía que era uno de los muchos remedios que debe haber a mi problema.

Hoy he salido con Lydia para celebrar. Juntos vamos a por su segundo reto 10K Zaragoza. Grandes progresos, sudores y esfuerzos que iremos compartiendo.

lunes, 23 de marzo de 2015

Una hora diaria de ejercicio es solo el 4% de tu vida


Como ya conté en una entrada anterior, los imminentes cambios en mi vida parece ser que me van a dejar un margen mucho más amplio de tiempo para poder reencontrarme con el deporte. Con esas estaba, ensartando varios días seguidos de entreno cuando me topé con un artículo que hablaba de los grandes progresos que se pueden hacer dedicando tan solo un 4% de nuestras vidas al deporte, o lo que es lo mismo, una mísera hora.

Planteado así cualquiera diría que quien no hace deporte es porque no le da la gana o porque tiene un problema que se lo impide. La falta de tiempo no siempre se puede usar como excusa. Pero una cosa es medir el tiempo neto, 60 minutos de actividad, y otra cosa es medirlo en bruto: Preparar la equipación para hacerlo, desplazarse al lugar indicado, ducharse... No solo es una hora, pero tampoco varía mucho la cosa.

Ese tiempo necesario a veces cuesta sacárselo a nuestros quehaceres diarios. Pero una vez se logra integrarlo en una rutina, esa hora encaja sorprendentemente como una actividad diaria más. Lo imprescindible, eso sí, es poder tener la suerte de disponer de unos horarios laborales y de obligaciones ineludibles que nos dejen hueco para poder planificarnos las sesiones de entreno en determinadas franjas. Como autónomo y trabajador por cuenta ajena de manera simultánea, como era mi caso, esa rutina era inexistente y se me hacía demasiado difícil llevar a cabo lo mismo que propongo. No podía seguir ni mi propio consejo...

En cualquier caso, en esta primera semana de reencuentro, he conseguido llegar a ese primer objetivo de invertir un 4% de mi vida a hacer deporte de nuevo. La mejora en mi bienestar mental es increíble y a nivel físico también he notado mejora. Incluso mi lesión de hernia discal me duele menos... Quien sabe si podré dedicar en un tiempo un 8% o más, como antaño. Espero que sí.

miércoles, 18 de marzo de 2015

No es mucho pero es mucho más que nada



La terapia del blog es una de las cosas que creo que más me ayuda a volver a reengancharme a los entrenos perdidos. Hoy precisamente he acumulado 3 días seguidos entrenando. Toda una gesta mirando mi historial pasado. No es mucho, pero es mucho más que nada. La sesión de hoy ha sido de 10K, la primera mitad rodando con Lydia y la segunda en solitario, con dos cambios de ritmo a lo que me permitía el cuerpo, que no era mucho.

Solo por eso, he pensado que el entreno se merece una entrada en el blog. Así, para que vaya quedándome constancia y no aborrezca mi presente. Y es que parece mentira, pero Un Triatleta Principiante lleva abierto desde el 17 de febrero de 2009, más de 6 años ya. Ha habido épocas de más actividad y otras de menos pero siempre ha sido un estupendo entretenimiento, complementario al deporte, que me ha hecho mucha ilusión seguir manteniendo vivo. Y porque también me encanta escribir.

Y en esas que uno se relee el archivo de uno mismo, se me ocurre citar la frase con la que acabé la primera entrada de este blog... "Un Ironman siempre empieza con la primera brazada". Ojalá vuelva a soñar con eso.

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hot Sonakshi Sinha, Car Price in India