Ho van aconseguir perquè no sabien que era impossible
Mostrando entradas con la etiqueta distancia sprint. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta distancia sprint. Mostrar todas las entradas

lunes, 17 de octubre de 2011

Crónica: XII Triatló Sprint de Vilanova

Ya lo dije en la entrada anterior, Vilanova era la vuelta al origen, a mi primer triatlón. Por eso iba ilusionado para concluir con el último de la temporada. La garganta fastidiada y con carraspera y otra vez, como me pasó en Calafell con las gafas de natación, la ley de Murphy se cebó en mis carnes. Porque para estas fechas el agua del mar resulta que siempre está muy caliente y acostumbran a prohibir el uso del neopreno. Yo cargo con él siempre para acabar dejándolo en el maletero del coche. Y siempre es así, menos esta vez. Ya os podéis imaginar el handicap, con neopreno se nada mucho mejor, hay más flotabilidad y se va más rápido. Otra lección aprendida. Siempre neopreno, aunque sea para no usarlo. Y otro par de gafas también. No hay que dejar ninguna oportunidad más al azar. Ahí va la crónica.

Natación

El agua no estaba muy fresquita. A pelo nadé. Si hace dos años salí en 20 minutos en esta ocasión lo he hecho en 17. Aunque mejorado, sigue siendo mucho. Lo de siempre, la asignatura pendiente en proceso de solución. Ya contaré. Los enfundados en neopreno pasan delante, los que vamos con el mono nos vamos quedando atrás. Algunos golpes al llegar a las boyas pero el tramo pasó sin demasiada complicación. Recuerdo que mi primera vez salí dando tumbos del agua y muy mareado, nada que ver con ahora.

Ciclismo
Los boxes eran agónicos de estrechos. Entre barras apenas cabía la bicicleta con una persona detrás. Si tenías la mala suerte de tener a alguien delante tuyo era bastante dificil avanzar y llegar a tu bicicleta. Hago una transición bastante torpe, me cuesta meter la bota en el pedal. Cuando lo consigo, visto el precedente de Calafell, decido reservarme lo que pueda en el grupo, no quiero ser el tonto que siempre tire. Daré relevos, pero también descansaré. En el grupo vamos atrapando gente, pero la cosa está bastante definida. No absorvemos más que corredores aislados, el ritmo no es demasiado rápido ni supone mucho esfuerzo seguirlo. Una aventura en solitario para atrapar a la siguiente grupeta sería un calentón innecesario, y la verdad es que me apetece darlo todo corriendo, ya que en la bici no ha habido demasiada suerte con los compañeros de viaje. Y a pesar de eso mi media en el debut fue de 26 km/h y esta vez de 33 km/h. Claro que la otra vez fui en solitario.

Carrera
Otra transición torpe y lenta. Me costó llegar a colgar la bici porque un despistado estaba buscando su sitio en la barra y como ya he comentado, tan estrecho que era todo, no podía pasar. Salgo a tope. El recorrido era el mismo y de nuevo el giro hacia la segunda vuelta no estaba bien indicado y no había nadie de la organización preocupado por ello. Esta vez también hubo gente que no hizo todo el tramo de carrera. No sé qué ritmo llevaba porque volvía a correr sin referencias ni cronómetro. Solo hago que adelantar a gente y noto que me ha ido bien no quemarme mucho en la bici. Hago mi mejor parcial y adelanto bastantes posiciones, la mayoría perdidas en el agua. Corro los 5 km en 16:45, aunque es obvio que con ese tiempo no eran 5 km.

En total consigo mejorar más de 8 minutos mi debut y corriendo todo el tramo. Acabo afónico y con la garganta seca, ya dije que la llevaba mal. Y con la cosita de pensar cuanto hubiera ganado con neopreno, pillando un grupo mejor en la bici o haciendo unas transiciones más fluidas. Pero satisfecho con mi temporada. Ahora el descanso psicológico, relajar el ritmo, planificar objetivos e ilusionarme con nuevos retos. Seguirá.

martes, 27 de septiembre de 2011

Crónica: III Triatló Calafell - Costa Daurada

Tramposos, cuánto tramposo se ha visto en el III Triatlón de Calafell. La verdad es que no entiendo, no me entra en la cabeza que alguien haga trampa a conciencia en un triatlón. ¿Acaso van a ganar? ¿Acaso van a obtener algún premio? ¿Qué satisfaccción tiene el conseguir algo si uno mismo sabe que en realidad no se ha conseguido? No sé, es realmente incomprensible. De todas formas yo a lo mio, porque sé que cuando llego a meta soy mucho más feliz que ellos. Ahí va la crónica y la explicación.

Natación
La foto es robada del blog del coach.
La cadena de contratiempos empezaba cuando mis Predator se parten por la mitad en el momento de ponérmelas. Siempre llevo unas gafas de recambio, pero hoy, casualidades de la vida, no. Suerte que Antonio, compañero de club, estaba allí para salir corriendo conmigo al guardarropa y dejarme unas suyas. Me he encontrado bien nadando, más rápido de lo normal pero el cambio de última hora en la salida del segmento ha tenido como última consecuencia hacerme perder unos segundos preciosos.

Decidieron que la salida y la llegada fuera desde una estrecha bocana del puerto. He escuchado que era porque el agua no cubría en la playa, aunque se debería tener en cuenta que solo con que el agua llegue al ombligo ya no sale a cuenta ir caminando. Acinados allí nos lanzamos a la mar para nadar un presunto triángulo formado por tres boyas. El problema es que cuando los primeros llegaban al giro para volver sobre sus brazadas aún había gente que no lo había iniciado. El resultado ha sido nefasto. Gente nadando en un sentido cruzándose con otros en sentido contrario. Y aprovechando ese lio muchos se daban la vuelta en medio de la confusión ahorrándose unas decenas de metros. Malditos tramposos. Una vez en meta he escuchado algún corrillo decir, "Yo, como he visto que muchos giraban antes de llegar a la boya también lo he hecho". ¿Tiene sentido que todos piensen igual? Es muy triste y además tan absurdo como dar latigazos a zurullos frescos de vaca campera.

Me he encontrado en esa encrucijada, en medio de una marabunta de nadadores que avanzaban hacia a mi, desde delante y desde detrás y sin tener opción a movimientos, pero me he parado, he perdido mi tiempo analizando tranquilamente la situación y he conseguido abrirme hueco de nuevo para dar el giro.

La organización debería tener en cuenta este hecho, no solo por las trampas, sinó porque esas situaciones pueden ser peligrosas y provocar golpes fortuitos y choques y en caso de fuerza mayor, la situación dificulta mucho la llegada de las piraguas y traineras de socorro. Desde fuera me han dicho que se ha visto un caos.

Ciclismo
La transición era muy larga. Larga es muy larga. Y descalzos. Seguro que no bajaba de los 400 metros hacia boxes. Creo que es la más larga que he hecho en todos los triatlones en los que he competido. Es curioso como en el fragor de la competición el suelo no hace daño en los pies descalzos pero duele mucho cuando no estás compitiendo. El recorrido ciclista constaba de tres vueltas. Mejor que el año pasado, este año se han evitado los peraltes, y los socabones y alcantarillas peligrosas estaban bien señalizadas y vigiladas. He empezado bien, tirando mucho de un grupo que poco a poco se ha hecho más grande, pero no demasiado, ya que algunos se iban quedando. Durante la primera vuelta pocos relevos y esto nos penalizaba en la media. Yo miraba para atrás, aflojaba el ritmo, pero nada, no entraban. En la segunda me he dicho que no iba a fundirme de esa manera. Así que he empezado a robar carteras y dando relevos más cortos, y en la tercera, ahora si con más ciclistas cazados en el camino me he refugiado entre el grupo. 

Otro contratiempo va a llegar en la aproximación a boxes. Me descalzo y dejó las botas en los pedales. Descabalgo de la bici y alguien detrás me grita... La bota se ha desenganchado del pedal. Descalzo, parada en seco, vuelta atrás y con la bota en la mano voy a colocar mi bici en la barra. Llega de nuevo el horror. Me encuentro una bici tirada en el suelo, literalmente, encima de mis cosas y lo peor de todo es que su número de dorsal no se aproximaba ni de lejos al sitio donde debería estar colocada. ¿No hay jueces para mirar estas cosas? Le doy una patada para apartarla y poder coger mis zapatillas para poder correr.

Carrera
Todos los que han entrado conmigo en boxes ya están lanzados. Entre la bota y la bici encima de mis cosas... Pillo buen ritmo desde el primer momento y a adelantar, como siempre, a bastantes más de los que me pasan a mi. Voy fundido pero resistiendo bien, apenas puedo saludar a los compañeros de club que me cruzo. El agua se ha acabado, no hay avituallamiento, tan solo una tabla tirada en el suelo, con trozos de naranja y platano. Los voluntarios no te la daban, si querias una, tocaba parar y agacharse. Lo peor es que el agua ya se acabó en la carrera olímpica, que se corrió antes que el sprint, por lo que no hubo para apenas nadie. Yo a lo mio, tampoco soy de beber en la carrera de un sprint porque voy tan al límite que me entra flato, pero si que agradezco vaciarme un poco en la cabeza para refrescar y enjuagarme la boca. Al final se me hacen cortos los 5 km porque empiezo a notarme muy cómodo y acelerando a partir del kilómetro 4. Llego a meta sin saber el tiempo. Otra vez he vuelto a correr sin reloj. 

Contento por la carrera que me ha salido pero con sensación agridulce por todos esos contratiempos incontrolables y no atribuibles a mis errores que me han ocurrido. Creo que me desquitaré de todo en el último sprint del año, en Vilanova i la Geltrú el próximo 9 de octubre, será una vuelta al origen, a mi debut triatlético de hace dos años.

miércoles, 8 de junio de 2011

Crónica: Fake XI Triatló Ciutat de Mataró

El año pasado este se convertía en el segundo triatlón que disputaba en mi vida. Este año me hacía ilusión repetir, por ver la evolución y aunque estoy enfocando los entrenos a la larga distancia, el día anterior ya metí cuatro horas de bici, así que un entreno explosivo de transición en competición era también atractivo. Amaneció lloviendo y así continuó hasta que se decidió por votación y consenso de los clubes participantes anular el tramo de bicicleta, momento en el que dejó de caer agua. Sabia decisión por la peligrosidad que hubiera conllevado. Pero al fin y al cabo decisión tomada para que así la organización no tenga la obligación de devolver los 28 euros que cuesta la prueba. En plena crisis y los precios de las inscripiciones se disparan. Malditas clausulas y letras pequeñas, leídas o no, si quieres competir te las tienes que comer con patatas y pasar por el aro.

Total, que al final se decide alargar el tramo de natación de los 750 a los 1000 metros y seguir con los 5 km de carrera a pie. Un acuatlón a medias, pues siendo puristas se trataría de carrera, natación y carrera. Ahí va la crónica y también las quejas.

Natación

Salida separada para las chicas. Qué bien, ellas no son demasiadas y se distribuyen bien. Y después, más de 600 personas jugando a WWF en el agua, chapoteando, nadando encima de los demás, comiéndose patadas en la cabeza y en la cara, hundiendo al compañero, dándo puñetazos... ¡Muy mal! Fatal. No era necesario ni imprescindible meterse en ese percal. No es necesario verse acorralado entre una marabunta despiada de atunes furiosos con extremidades en forma de martillos de abatanar y un espigón de rocas con afilados moluscos. Qué fácil hubiera sido hacer salidas por grupos de edad en un playa con cientos de metros de longitud. Un cero. Imposible nadar con la cabeza dentro del agua sin correr riesgos. Y es que hubo unos momentos en que serví de tabla de surf para otro nadador, que literalmente se tumbó encima mio y remaba hacia delante con sus brazos por los lados. No hay derecho.

En la primera boya me abro a la izquierda para pasarla tranquilo y ya voy nadando más cómodo pero pendiente constantemente de mi alrededor. Llegando a la segunda alguien recibe un puntapie en todo el rostro y se queda grogui. Se avisa a los kayacs y de seguida la Cruz Roja acude. Situación que por cierto se pudo evitar. Pido tanda para girar por la boya y me encaro a la orilla. Salgo a sprint y hago la T1 más rápida hasta el momento, pues el día de antes había recortado la parte del neopreno de los tobillos que más me molestaba para librarme de él.

Carrera 

Me lo tomo como una serie, a tope. La primera parte del circuito con charcos muy embarrada. Corro sin fijarme en charcos ni nada, a recuperarme de mi mejorable natación. Iba avanzando ligero, aunque sin saber el ritmo porque decidí correr sin relojes ni referencias, aunque supongo que rondaría los 3:50. Pensar que salí el 490 del agua y recuperé más de 200 puestos en estos 5 kilómetros. Acabé contento llegando a meta, donde había otro error organizativo. Justo pasar el arco donde estaba la alfombra de paso de chip repartían la bolsa de obsequios y se formaba un tapón, por lo que te podían caer bien unos cuantos segundos esperando el turno para que el chip pitase.

La conclusión: Peor organización que el año pasado. Demasiados participantes, demasiado caro. Mala distribución de los nadadores en la playa y de las salidas. El año que viene o tengo la constancia de que cambian en estos aspectos o no vuelvo. 

martes, 26 de octubre de 2010

Crónica: Triatló Social Gavà Triatló 2010 (TriSo GavaTri 2010)

Pocas veces lo he pasado tan bien haciendo deporte. El pasado 23 de octubre se organizó el primer Triatlón Social del Gavà Triatló (TriSo GavaTri 2010). Era una prueba/entreno no competitiva entre compañeros y amigos del club, sin más pretensión que pasar una buena mañana, reir un rato, hacer deporte y pasarlo muy bien como colofón final a la temporada triatlètica. 

Unas 50 personas nos dimos cita en el Paseo Maritimo de Gavà, entre atletas y acompañantes. Algunos hicimos las tres disciplinas, otros uno o dos tramos pero el ambiente y la piña fue genial. Muchas gracias a los organizadores Joan (Tusi) y David Cervera por hacer esta primera prueba posible y a tod@s los espartanos y espartanas que que habéis ayudado para que no faltase de nada. Lástima que todos no pudiesen estar. Ahí va mi crónica:

Natación
El club marítim de Castelldefels nos dejó dos de sus boyas y un poco a ojo hicimos el triangulo de la natación de unos 350 metros (o no, daba igual). Dos vueltas a aquello. El agua ya empieza a estar fresquita, pero aún se veia alguna medusa por ahí campando. Se nota que llevo semanas y semanas sin tocar el agua, porque en este tramo lo pasé justete, pero bien.

Ciclismo

Un recorrido llano y abierto al tráfico, sin drafting, de algo más de 23 km. En la transición lo pasé mal para sacar el neopreno de los tobillos, tengo que recortarlo un poco. Pero como voy sin prisa pues nada. La bici bien, ligerito pero sin forzar y con una sonrisa permanente pues en todo momento nos cruzábamos entre compañeros.

Carrera
Unos 5,5 km por el Paseo Marítimo. Saludos y ánimos entre nosotros y aquí sí, forzando un poquitin más la máquina para acabar la prueba entre aplausos y gritos de todos los compañer@s.

Enhorabona Gavà Triatló!

miércoles, 6 de octubre de 2010

Crónica: II Triatló de Calafell - Costa Daurada

Con esta competición ponía el punto final a los triatlones de esta temporada. Ahora a seguir entrenando como hasta ahora con el running, de cara al 7 de noviembre, maratón de Zaragoza. El triatló de Calafell lo afrontaba con 0 kilómetros de bici en el último mes y pico y dos sesiones de piscina, con lo cual ya os podéis imaginar, aunque no fue mal del todo, bajé mi mejor marca medio minutillo... arañando segundos al crono. Ahí va mi crónica:

Natación
Sin neopreno, sin olas, buena temperatura y agua cristalina que nos permitía deleitarnos de la belleza de las medusas del tamaño de una cabeza de oso pardo que nadaban junto a nosotros. Más de uno se llevo una picada, entre ellos algún compañero de club. Yo pensaba que al ir siempre de los de atrás, los que abren el grupo se las comerían y me librarían de dicha desdicha. Y así fue, salvo por la que aparté de mi cuerpo de un manotazo. Por suerte sin rozar sus tentáculos. Como siempre, el agua, mi calvario, hasta que no mejore más en esta parte no compensaré los otros dos tramos. No obstante, en un año, lo que ha pasado desde mi debut en un triatlón, ya he conseguido mejorar 3 minutos en este sector, con mejorar 3 más para la temporada que viene ya estaría más que satisfecho, pero no creo que sea tan fácil...

Ciclismo
Salgo sin grupo, pero hay algún despistado que está igual. Aprieto los dientes y voy atrapando a los ciclistas solitarios, voy haciendo grande la madeja, tirando de ellos, primero de dos, después de tres, cinco... así durante 6 km, en los que nos dobla el segundo grupo de cabeza, que pasan lanzadísimos. Levanto el culo y me pongo a su rueda, no me sirve demasiado para descansar de la paliza que me he pegado reclutando gente para mi particular pelotón. Sin embargo, me ayuda para coger un ritmo que no hubiera podido conseguir donde estaba. Continuo con ellos hasta que doblan otro grupo de perseguidores más numeroso. Ahí me dejo absorver, porque el caso era es que si hubiese continuado con los "rápidos" me hubieran dejado tirado en mi segunda vuelta, ya que iba doblado. Después pensé que lo mejor hubiera sido seguir un rato más a la caza de otro grupo más adelantado, pero lo pensé tarde. Dejándome llevar en mi nueva grupeta e intentando dar algún relevo que rápidamente me intercanvian (mejor para mi) llegamos a la T2, y habiendo arañado bastantes posiciones. Ha sido una de las pocas veces en el que el parcial de bici ha sido el más rápido de la prueba.

Carrera
Transición más rápida de lo normal, ya que no me pongo los calcetines. Excepcional opción. Correr sin calcetines me duele por el roce, pero en cinco quilómetros no da tiempo a que aparezca ese malestar. Salgo a mi velocidad de crucero, a 3:50-4:00 min/km lo que me hubiera permitido poder escalar algún puesto más. Pero la cosa no dura mucho así, de seguida mis gemelos se empiezan a resentir y con ello mi velocidad, que al final desciende más de lo esperado. Consigo completar dignamente las dos vueltas de run, aunque sin poder dar lo mejor de mí en este sector y con un par de minutos de más con los que no contaba. Pese a eso, al acabar, paré el crono en mi sprint más rápido hasta el momento, 1:14:16. Y con esta marca, más que superable, hasta la próxima temporada.

martes, 20 de julio de 2010

Crónica - Triatló de la Vila 2010

Si la semana pasada no acabé muy contento con mi competición en el Triathlon du Capcir de Francia, esta vez, en el Triatló de la Vila, disputado en Barcelona el pasado 18 de julio, terminé más que satisfecho y con muy buenas sensaciones. Supongo que necesito mucha más experiencia, no solo para mejorar, sino para entender, o poder darle cierta explicación a el por qué algunas veces un triatlón me sale mucho mejor unos días que otros, incapaz, hasta el momento, de darle cierta regularidad a mi rendimiento en este tipo de competiciones. Aprender y asimilar que es lo qué me va bien antes, durante y después o simplemente conformarme con la explicación de "un mal día lo tiene cualquiera". Ahí va mi crónica.

Natación
Sin neopreno. Mal y bien. Mal porque floto menos y el esfuerzo debe ser más grande, a la vez que también se nada más lento. Bien porque no hay que quitárselo en la transición, hay más libertad de movimientos y no me aprisiona tanto el pecho. Salida ultramultitudinaria que no me permite dejar ni de recibir patadas, golpes y roces durante todo el tramo ni de evitar darlos. Llevar un ritmo constante se hace difícil. También lo es ir en linea recta, ya que al tener que ir variando de trayectoria sin parar para evitar al que va delante, o al lado, o detrás, se dan constantes tumbos. Alzas la cabeza para orientarte y no ves más que gorros y gente chapoteando y bien no sabes si vas muy desviado o no. Se trata de seguir a la masa sumergida. Salgo en 19:31, un minuto más rápido que la última vez que nadé sin neopreno en esta distancia, aunque supongo que con menos gente hubiera ganado unos segundos. Justo por delante de mi tengo a Gerard y Alfons, del Gavà Triatló.

Ciclismo
La transición rápida. Ya no uso calcetines para las zapatillas de calas que después me servían para la carrera a pie. Muchas veces salgo con globo del agua y intentar ponérmelos se convierte en todo minirreto inútil en el esfuerzo por mantener el equilibrio. Así que adelante. Salgo sin grupo en los primeros metros y piso una pegatina con la rueda de atrás. Ese incomodo e irritante ruido me estaría tocando la moral los siguientes 20 kilómetros. Pillo a Gerard, le digo que se enganche, pero el chaval, todo un cadete excepcional, no puede seguirme, aunque ya me gustaría a mi haber sido capaz de lo que él a su edad. Enlazo el grupo de Alfons, que se me escapa debido al esfuerzo que había hecho para atraparles. Sigo solo, así es más duro. Otro grupo me enlaza, aguanto un poco, pero en uno de los constantes giros se me vuelven a escapar. Me vuelvo a dejar caer y con el tercer grupo ya sí que aguanto muy bien. Y es un alivio. A todos ellos les voy deleitando con el ruidito de la pegatinita enganchada a mi rueda. "¿Qué llevas, una diesel?", me pregunta alguno. De esta manera pillamos al reducido grupo en el que iba Alfons y en pocos kilómetros llegamos a la transición, bastante entero. Ha sido el sector de bici más rápido de mi vida con una media de 35,7 km/h según mi Garmin.

Carrera
Sin duda excepcional para mi nivel. Pude dar todo de mi en este tramo y bajé de 21 minutos yendo a un ritmo de 4:10, ¡Como si estuviera haciendo series! Realmente no me lo creía ya que nunca hasta entonces había ido así en un triatlón. Transición muy rápida. Sol asfixiante. En los dos avituallamientos me vacié las botellas de agua encima para refrigerar. Iba adelantando a mucha gente, algunos del Gavà Triatló, cruzándome con ellos y pasándoles, siempre dándonos ánimos. Apretando los dientes llegué a meta parando el reloj en 1:14:53, superando así el "objetivo" de de ser sub 1:15 en un sprint que me marqué en Mataró.

----------------------------

Volveremos a la carga con el XXV Triatlón Ciudad de Guadalajara, el 4 de septiembre. En distáncia Half, aunque con 3000 metros de agua que ya me están poniendo los nervios a flor de piel. Esperemos que el verano y las cervecitas de terraza no hagan estragos en mi forma física hasta entonces.

Ahora de lleno metido en el verano, subiré el pie un poco del acelerador hasta finales de agosto. Entrenaré suave, sin objetivos en la cabeza, y me dedicaré una semanita a preparar un poco mi Camino de Santiago en BTT que empiezo en los primeros dias de agosto; descansar, evitar el calor y desconectar la mente.

lunes, 31 de mayo de 2010

Crónica: X Triatló Ciutat de Mataró

Este ha sido mi tercer triatlón. El segundo en la distancia sprint. He acabado contento, pues he mejorado respecto a mi única referencia, el sprint de Vilanova del año pasado. He visto el progreso en las disciplinas y el margen de mejora que aún me queda, lo cual me hace mantener la ilusión y estar ansioso por hacer el siguiente. Ahí va la crónica.

Agua: Sigo siendo un buque mercante en cuanto a lentitud. Aunque he ido mucho mejor que en Vilanova, con cuatro minutazos menos que en el anterior sprint. Ya no voy nadando tranquilamente en solitario con los cuatro rezagados, sinó que voy en el grupo de los de atrás, sufriendo los golpes y manotazos, pero como mínimo siguiendo algunos pies. Si mejorase tres o cuatro minutillos más en este tramo sería total. Poco a poco.
Bicicleta: He salido del agua sin el típico globo y mareo habitual. Al ver gente a mi alrededor saltar a la arena conmigo me he motivado. He llegado a boxes y había bastantes más bicis de las que acostumbro a ver. Aunque hay que mejorar, ha sido una transición algo más rápida que otras veces. Para mi nivel, rapidísimo este tramo. Ha sido genial porque he conseguido coger grupo. En mi anterior sprint no pude, y eso se nota mucho. Aún hay margen de mejora en esta disciplina, sin duda, pero teniendo en cuenta que mi media ha subido de 22 km por hora en mi último sprint a 33,50 en un perfil casi de las mismas características la cosa está como para tirar cohetes.

Carrera: De la bici he llegado cansadete pero entero. No he perdido el tiempo. Cambio de zapatillas y a correr. Lo mejor de todo es que la cintilla se ha comportado. No me ha dolido para nada, ni antes, ni durante, ni después. Me había tomado un antiinflamatorio por la mañana. que por lo visto dio resultado. En cuanto al ritmo, oscilando entre el 4:30 y 4:40 pero teniendo en cuenta lo poco que he corrido últimamente ya me conformo, aunque en este tramo, la próxima vez, intentaré ganar algún minutejo, porque es posible.

Ahora la marca a batir es 1:15 h. Una marca muy discreta de momento. Pero lo bonito en este deporte es ir progresando poco a poco, ver lo necesario de los entrenos, vivenciar el progreso y, sobretodo, saber que uno aún es capaz de hacerlo mejor.

Felicitaciones al equipo femenino del Gavà Triatló, que ha superado en participación al masculino en este sprint. ¡Este año van a por todas!

lunes, 12 de octubre de 2009

Mi debut: X Triatló de Vilanova 2009

Me acabo de estrenar como finisher y solo puedo decir que ya tengo unas ganas locas por repetir. El triatlón es droga. Ha sido en el Sprint de Vilanova 2009. Todo nuevas sensaciones para mi y he acabado más motivado que nunca. Más teniendo en cuenta la legión de espartanos y espartanas del Gavà Triatló (una treintena) que nos hemos animado a competir y a mis padres y a mi novia animando como nadie y disfrutando tanto o más que yo.

El agua: sin duda dónde más sufro. Voy muy lento. Tengo que mejorar errores y este invierno voy a dedicarme a conciencia a ello. Esperaba que se me hiciera un poco más largo pero se hizo soportable aunque salí de allí reventadísimo. Pero lo peor ya había pasado.

La bici: fui muy cómodo. Quizás podía haber arriesgado un poco más. Pero no tenía ni idea de como dosificarme para la carrera a pie. Fui solo casi todo el recorrido. En el km 15 me enganché a un grupo y me di cuenta de que si lo haces la media de velocidad sube muchísimo. Así que las próximas veces supongo que iré un poco más a saco a intentar engancharme a algo. Lo mejor de esta parte fueron los ánimos que nos dábamos los compañeros unos a otros cada vez que nos cruzábamos en el circuito.

La carrera: Cuando bajé de la bici y me puse a correr se me empezaron a montar los gemelos. Por mi cabeza pasó pararme y ponerme a estirar allí en medio, porque por nada del mundo iba a abandonar. Por suerte tal como vino se fue y pude seguir avanzando, muy lento, hacia la alegría de ser finisher.

Conclusiones y consecuencias: felicidad y satisfacción, cansancio, ganas de seguir entrenando, mejorar la natación a saco, mejorar las transiciones, entrenar el paso de la bici a correr e ir subiendo peldaño a peldaño y un largo etc. Total, acabo de empezar...

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hot Sonakshi Sinha, Car Price in India