Ho van aconseguir perquè no sabien que era impossible
Mostrando entradas con la etiqueta Maratón. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Maratón. Mostrar todas las entradas

jueves, 6 de septiembre de 2012

Va a ser duro

Acabo de empezar con mi preparación para el objetivo final de año, el de intentar ser capaz de ser sub 3 en maratón. Las primeras sensaciones y reflexiones es que el proceso creo que va a ser muy duro. Es más, también va a serlo mejorar mi mejor marca de 3:10:06 del año pasado. Tengo un plan de entreno específico que no sigo a rajatabla, sinó que lo modifico en función de cómo esté ese día y que combino con el entreno de agua y ciclismo también, no creo que sea incompatible. Pero lo más importante es que no me salto ninguna sesión ni bajo el nivel de exigencia.

Hasta el momento solo ha habido tiradas cortas, de no más de 75', todas ellas como he dicho para ir acostumbrando el cuerpo a los ritmos, el corazón, la respiración, los músculos y sobretodo la mente. Todas las sesiones han oscilado los 4:45 de ritmo contando el calentamiento y la parte suave final suave. Las partes centrales, con cambios de ritmo y series largas, me han servido para poner el título a esta entrada. 

En esta primera toma de contacto/test iniciales rodar durante 30' a 4:10 - 4:15 se me ha hecho muy durete, aunque poco a poco vaya pillando el tono, solo pensar que hipotéticamente tendría que aguantar ese ritmo durante 3 horas... más que decepcionarme me hace ilusionarme para como mínimo intentarlo. He tenido épocas runneras mejores y sé que aún hay margen de mejora. Ante la escasez de entrenos de todo este verano nada mejor que la constancia para desentumecer el cuerpo. Ojalá me respeten las lesiones.

viernes, 31 de agosto de 2012

Tres meses para tres horas

Este año repito. Repito en el Maratón de Castellón que ya corrí el año pasado. Un recorrido agradable, una buena época, un precio muy económico y una buena organización. El objetivo es ambicioso, mejorar exactamente 10:07 minutos mi mejor marca en la distancia y con ello poder entrar en el selecto club de corredores que son capaces de correr la prueba reina del atletismo en menos de 3 horas. Me quedan exactamente tres meses en los que como cada vez que me planteo un reto de este tipo intentaré ser disciplinado en los entrenos. Esa es la intención aunque luego la realidad acostumbre a ser otra pese a que hasta el momento no me ha ido mal.

El año pasado el reto fue mejorar de 3:24 a 3:15 hs y pese a las dudas al final se alinearon los astros para encontrarme pletórico el día D y superar con creces el objetivo. Pero este año no va a ser tan fácil. Bajar de las 3 horas es correr muy rápido pero eso no es problema. El problema es tener que hacerlo durante mucho tiempo y sin bajar el ritmo, concretamente a 4:15 min el kilómetro. Si ya me está costando estos días rodar por debajo de 4:45... En fín. Con un objetivo a la vista el entreno se lleva mejor, la motivación es mayor y seguro que el rimo de escritura en este blog también aumenta.

sábado, 17 de diciembre de 2011

Crónica: II Maratón de Castellón (mmp)

Ni en mis mejores pronósticos entraba el correr un maratón en 3:10 hs. Me daba más que satisfecho con bajar mi anterior marca de 3:24 hs. Había hecho un entreno con muy poco volumen pero con calidad. Poco kilometraje me decían algunos. Pero las sensaciones interiores eran buenas y me sentía confiado y motivado para cumplir con mis expectativas iniciales, me lo creía, pero no contaba con tanto. Ahí va la crónica.

El día previo en Castellón lo dediqué básicamente al descanso, a comer hidratos y a disfrutar con el baño del Barça al Madrid desde la cama del hotel. Un par de horas antes, tomo un desayuno potente de jamón, zumo, pan tostado y un donut. Foto de familia con Meri, la debutante y campeona Lourdes y Carles, la expedición del Gavà Triatló allí presente. Tengo un encuentro fugaz y saludo con Miguel, un compañero blogger cuyas andanzas nos seguimos reciprocamente desde hace tiempo y al que doy mi enhorabuena por haber cumplido con sus expectativas para ésta carrera, a ver si nos vemos en otra y compartimos km. Calentamiento quitanervios y al barullo de la salida, junto a Carles. La estrategia era seguir a la liebre de 3:15 y aguantarla todo lo que se puediera hasta petar.

En la salida se me pone la piel de gallina con la traca del inicio y los aplausos y gritos de los participantes. Se vive una atmósfera especial en este tipo de pruebas. Miles de personas felices por empezar con el calvario y todas las pisadas resonando al unísono sobre el asfalto. Superado el mogollón inicial empezamos a encontar nuestro sitio siguiendo a la liebre. Yo desde el principio temiendo por el muro, cuando llegaría, aunque quedase toda la carrera por delante. Correr por debajo de ese ritmo, para mi, se me antojaba que podía ser muy duro.

La carrera va transcurriendo sin incidencias y con el ritmo bien cogido. Los km se pasan rápidos y son muy entretenidos y llanos. Me emociono mucho con toda la gente que hay animando en las calles, era lo mejor.

Con el primer tercio ya acabado me tomo el segundo gel, una barrita y Carles y yo aumentamos el ritmo a 4:30, delante de la liebre. Me sorprendo yendo tan cómodo. En los entrenos largos me cuesta mantener esa velocidad y aquí, en cambio, voy muy calmado, charlando incluso. Cosas de llevar puesto un dorsal.

Pasamos el medio maratón y trago más, ahora sólido. Intuyo que esa será la clave, comer e hidratarse. Es verdad que no me apetece pero me obligo. Alterno plátano, barrita, gel, isotónico y agua cada 5 km más o menos. Siempre lo justo para no saturar al estómago. Lo que quería conseguir era pasar un maratón tan cómodo como el del Ironman del pasado verano, en el que cada media hora aproximada iba tomando algo y por eso no pagué la fatiga en ningún momento. Gracias a esas ingestas me mantengo encendido y en el 25 vuelvo a aumentar el ritmo para dejar la grupeta en la que iba. 

Pongo el limitador de velocidad a 4:20 el km y avanzo fuerte entre el pasillo que formaba el público gritando el nombre de mi dorsal (y el de todos). Aquí me encuentro la que iba a ser mi particular pareja de carrera, un atleta del Castellet que me acompaña, me da conversación y me va empujando casi hasta la meta. 

El 30 lo completo en 4:15 y le digo al compañero que bajaré el ritmo, que seguro que Pepe el del Mazo me espera en alguna esquina. Pero no, le mentí, no volvería a ir más lento de 4:30 nunca más e iba a hacer la segunda mitad del maratón más rápida que la  primera. 

Al cumplir 2 horas corriendo yo ya no me creo que lleve un ritmo tan constante, que siga adelantando a gente sin parar y que Pepe se haya quedado tomando cañas. No flaqueo pero vuelvo a comer. Me sorprende ver con la facilidad mental que supero los kilómetros. Ya soy feliz porque por muy mal que me vaya seguro que voy a cumplir mi objetivo inicial y además, en los cambios de sentido, veo a los del 3:15 hs muy lejos de mi, lo que me motiva aún más.

Casi sin darme cuenta me planto en el km. 37. Hay cansancio, pero no fatiga. Así que echo el resto y empiezo a contar lo que queda como si fueran vueltas a un estadio. Solo 12. Poco más tarde suena en mi mente la campana del último km, que es en bajada. Feliz y sin pensar en mover las piernas, van por inercia. Llegan solas a meta casi en sprint. Miro al cielo emocionado porqué sé que él me ha estado empujando. Ha sido una gran carrera, un gran recuerdo y una organización y un trato exquisito por parte de la organización.

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Mis volúmenes de entreno para el Maratón de Castellón

Como siempre me suele ocurrir, llego al momento clave con un volumen de entreno insatisfactorio para las espectativas que tenía, pero no malo en realidad. Supongo que tiene más que ver con mi autoexigencia que con la necesidad real y el resultado final, que, pese a mi experiencia básica en la distancia, hasta el momento he tenido la suerte que ha sido bueno en las dos ocasiones anteriores. Es más una cuestión de seguridad psicológica que de capacidad física. 

Lo que he ido entrenando durante las últimas doce semanas ha menudo se ha alejado del plan de entreno que me había marcado para poder bajar, si es posible, de las 3:20 horas. Enfrentaba el programa con los compromisos familiares, personales, profesionales y de estudio, y, pese a hacer todos los puzzles posibles a veces no era posible encajar las piezas. Pero en los ratos que entrenaba me he encontrado, la mayor parte del tiempo, cómodo y ligero, llegando a los ritmos marcados facilmente, supongo que algo habrá tenido que ver el descanso, a veces forzado que he tenido que "soportar". He compensado la falta de tiempo con los entrenamientos de calidad, fartleks, cambios de ritmo y unas cuantas sesiones con series en pista. También bastantes días de natación y alguno de trabajo específico de la fuerza, en detrimento de la bicicleta, que no la he tocado para nada en todo este tiempo, aunque no hubiera estado de más, sobretodo de cara a compromisos futuros del calendario de duatlónes de carretera que están por llegar.

En resumen, han sido un total de 350 km de carrera en tres meses, unos 30 km semanales de media que solia distribuir en unas tres salidas por semana, aparte de las de natación y fuerza. Teniendo en cuenta las sensaciones y que en el fondo lo he preparado más que el IV Maratón de ZGZ del 2010 llego bastante confiado, tranquilo y con ganas de hacerlo lo mejor que sepa el próximo domingo 11 de diciembre en Castellón.

viernes, 30 de septiembre de 2011

Sequía de carretera, entrenos de maratón

Resulta que en todo el més de septiembre tan solo he hecho unos 60 km de bicicleta, todos en competición, el olímpico de Banyoles y el sprint de Calafell. De hecho, la foto que ilustra la entrada es la última que me tomaron encima de la flaca... La falta de tiempo y los fines de semana demasiado ocupados son la principal causa, ya que la bici exige bastante tiempo libre, bastante, aunque no es el único motivo.

Llevo una semanita preparándome específicamente el maratón de Castellón, último objetivo antes de acabar el año. Creo que de los dos que he hecho antes, incluido el debut, es el que con más ganas he pillado el entreno. En el primero, por eso precisamente, uno no se marca objetivo de tiempo sino solo acabarlo. El entreno va enfocado exclusivamente a eso y a uno le viene todo de nuevo y va bastante perdido, y en eso que surgen interrogantes el día de antes. En el segundo es bastante probable que se mejore el tiempo, por eso de la experiencia, y su preparación, aunque algo más concienzuda que la anterior no me la tomé muy en serio.

Este tercero se puede decir que es el de la consolidación (el maratón que hice en el Ironman no cuenta). Bajar de 3:20 horas para mi ya son palabras mayores. El ritmo que hay que llevar, a priori es cómodo, 4;43 el km, pero mantenerlo durante 42km y 192 metros es otra cosa. Y es por eso que esta vez la cosa parece que me ha cogido algo más en serio. Las semanas van de viernes a viernes y estas han sido las sesiones:

Sesión 1: 25' calentamiento + 2000 (4:00 - 4:10) + 4000 (4:05 - 4:20) + 15' suaves / abs y estiramientos
Sesión 2: Tri Sprint de Calafell, no es todo running aunque todo sume y total, es el penúltimo de la temporada.
Sesión 3: 60' suaves + circuito de fuerza, abs y estiramientos.
Sessión 4: 25' calentamiento + 4 rectas prog + 2x500 + 3x1000 + 2000 (3:40 - 3:55) + 15' suaves / estiramientos.
Sesión 5: natación 2000 metros.

viernes, 23 de septiembre de 2011

El último del año, II Maratón Internacional Ciudad de Castellón

Buscando ese pequeño reto en una época en la que la temporada de triatlón estará parada he topado con el II Maratón Internacional Ciudad de Castellón que se celebra el 11 de diciembre. El año pasado fue el de Zaragoza, con mmp. Ésta carrera, como aquella, es prueba muy joven, aunque viendo el video del resumen de la primera edición la verdad es que se ve que tiene un ambientillo muy motivador. En el punto de mira también tenía el Maratón de Lisboa pero el presupuesto ajustado que permiten las vacas flacas, la proximidad, la logística y los tan solo 25 euros de la inscripción me han hecho decidirme finalmente por Castellón. Será mi tercer maratón, el cuarto si cuento el del Ironman. Para este voy a seguir un plan de entreno de 11 semanas con el objetivo de bajar de 3:20 y superar así mi mejor crono de 3:24:32. Son casi cinco minutos menos y sé que va a ser complicado, más que nada porque seguro que no sigo el plan a rajatabla. Doy por sentado que no podré concentrarme solo en el run y tendré que desquitarme a ratos montando en la flaca y poniéndome a remojo haciendo unos largos, al fin y al cabo todo suma, ¿No? Marcándome ese objetivo lo único que pretendo es encontrar una motivación extra que haga huir bien lejos a la posible monotonía que pueda surgir en el proceso de preparación. Cumpla o no con él lo que sí que tengo claro es que desde ahora hasta que logre cruzar la línea de meta voy a disfrutar todo lo que pueda de ésta carrera que, como todas, empieza en el momento en el que uno empieza a pensar en ella. A gastar suela he dicho.

martes, 9 de noviembre de 2010

Crónica: IV Maratón Internacional de Zaragoza (mmp)

Afrontaba en Zaragoza mi segundo maratón. En mi subconsciente sabía que podía haberlo preparado mejor, pero por el camino han surgido pequeños compromisos ineludibles. A pesar de ello muy contento porque he bajado algo más de 6 minutos mi primera y anterior marca. Pero eso en parte es positivo, pues deja margen de mejora. Así que con este optimismo y futura marca a batir, acabo la temporada 2009/10. Una semana de descanso para preparar el calendario de la próxima y de nuevo a calentar motores. Ahí va la crónica.

Temperatura ideal para la matinal maratoniana. Algo más de 1000 inscritos. Calentamiento y estiramientos básicos. Me encuento con Jordi, compañero de corredors.cat y me dice que unos colegas, también de corredors.cat, tenían intención de correr a 4:40, así que me acoplo con ellos. La verdad es que es mucho más entretenido poder ir charlando y acompañado antes de que empiece a aparecer la fatiga. A los 30 minutos de carrera ya he encontrado el ritmo ideal, velocidad de crucero muy cómoda.

El perfil se supone llano, y de hecho lo es a la vista, pero corriendo es otro cantar, pequeños toboganes que solo se pueden apreciar cuando se pasa sobre ellos. Te frenan cuando los subes, te lanzan cuando los bajas; el caso es que desearías que no estuviesen ahí. Y sobretodo puentes, con sus correspondientes repechos de subida, cruzando de una orilla a otra del Ebro varias veces. Voy dando sorbos a mis cantimploras con gel, también al agua de los avituallamientos. A los 12 km me tomo un gel, aún voy muy fresco, y pasamos por el centro, donde hay bastante gente animando y delante del Pilar. 

Vamos una grupeta de unos 10 corredores a 4:45 constante cuando nos disponemos a entrar en la parte más monotona del circuito, de camino a la Expo. Pasamos la media a 1:39 y ya no voy tan fresco. Eolo se despierta dando los buenos días con cierzo soplando de cara. En el km 25 empiezo a sentir el estómago vacio y me zampo la mule bar que llevaba y me recupero. Completo el menú con dos trozos de plátano y unos sorbos de isotónico. La grupeta en la que iba empieza a disgregarse por aquello de "ha sido un placer correr a su lado, pero voy a bajar el ritmo". Se impone el ritmo del rebaño de ñus, en el que si te quedas atrás, pierdes el grupo para siempre.

Aguanto bien, pero vaticino que no duraré mucho así, y en el 28, dando vueltas por la expo ya empiezo a correr para no ir más lento, en lugar de hacerlo para ir más rápido. Pese a que empiezo a sufrir, apenas disminuyo la velocidad y sorprendentemente los km se me van pasando rápidos a menos de 4:50. Del 32 al 35 lo empiezo a dar todo, ya solo contra mi mismo. El viento se nota mucho más a la orilla del rio y sin edificios que nos protejan. Han empezado a caer algunas vallas al suelo, y cuando sopla en contra es un suplicio, cuando lo hace a favor, apenas lo noto. Me digo a mi mismo "esta es la épica del Maratón, que bonito es sufrir y llegar victorioso". 

En el 36, después de pasar el pabellón puente entro en estado zombie. Hay tramos en el que incluso cierro los ojos. Me trago otro gel. Las piernas pesan y en estos últimos 6 km fue donde perdí más tiempo. Por suerte, Pepe el del mazo apenas si se cebó conmigo y tan solo le cedí 6 minutos en las segunda media. Levantaba las piernas con esfuerzo y paso a paso me iba acercando a meta, casi sin querer. 

Km 41, calle Don Jaime con ambiente espectacular de aficionados que te dan alas con sus ánimos. Plaza de España y al fondo, en el Paseo Independencia, el arco de llegada, borroso, como si fuera un espejismo. La verdad es que no sé como puedo moverme, porque no controlo las ordenes que mando a mis piernas, pero llego feliz y de nuevo, como en la primera vez, con nudo en la garganta y extenuado en 3:24:32 horas.

sábado, 6 de noviembre de 2010

Mi estrategia para el Maratón

Si hace justo un año me llegan a decir que mañana voy a correr mi segundo Maratón no me lo creo. Hace un año aún ni se me pasaba por la cabeza competir en uno, aunque el gusanillo de acabarlo estaba ahí, toda una proeza para mi.

Y ahora estoy en Zaragoza, a menos de 24 horas para afrontar por segunda vez esa distancia. Con poca experiencia, con tan solo el recuerdo de las sensaciones vividas en el debut y por lo tanto con poca idea sobre qué estrategía seguir.

Aún así un mínimo de planificación llevo en mi cabeza. Más que nada para evitar esos nervios propios de ir "a lo que salga" pues en una carrera así dejar eso al azar, al menos a mi, me produce más nerviosismo que tranquilidad, que es precisamente lo que me hace falta.

La hidratación la llevaré en un cinturón con pequeños bidones y será agua con geles diluidos. Los isotónicos y las sales me las reservo para los avituallamientos. Complementaré con algún gel tomado directamente para cuando empiece a acercarme al "muro". La intención es empezar a hidratarme a partir de los 40-50 primeros minutos y después seguir haciéndolo cada 4 o 5 km. a pequeños sorbos.

En cuanto al sólido la idea es nutrirme en los avituallamientos a partir de pasado el medio maratón. También llevo unas barritas mule bar por si acaso.

El ritmo, teniendo en cuenta que quiero ser sub 3:30, debería ser inferior a 5 minutos el kilómetros. Así que a ser posible intentaré correr a 4:40 - 4:50 el máximo tiempo posible y así llevar un pequeño colchón de tiempo para cuando las fuerzas empiecen a flaquear.

Más o menos es el mismo plan que utilicé en el Maratón de Barcelona, que no fue del todo mal. Pero en 42 km pueden pasar muchas cosas, más cuando se acerca inestabilidad meteorológica. Así que nada hay seguro a seguir y, en última instancia, lo que seguro que más me vuelve a satisfacer es cruzar la linea de meta en el Paseo Independencia.

Alea jacta est!

viernes, 29 de octubre de 2010

El test de los 6000 para mi maratón

A diez días del Maratón de ZGZ, ayer corrí un test para saber qué ritmo sería el aconsejable para llevar en la carrera, si sería capaz de aguantar para conseguir mi objetivo de ser sub 3:30.


La verdad es que después de haber realizado el test, y si esto no miente y no despista demasiado, todo indica que seré capaz de soportar la media de unos 4:45 - 4:55 que me exige el reto. En cuando al cómo lo haré, ya decidiré la estrategia a seguir. De momento, por delante 10 dias de descanso activo, tappering y sesión de fisio.

En que consiste el test?

Es una prueba bastante utilizada en el mundillo del maratón y el fondo. Se trata de hacer dos series de 6000 metros. La primera de ellas tiene que ser al ritmo deseado, es decir, si quereis hacer 3:30 horas en el maratón deberéis correr a 5 minutos por kilómetro.

Despues de 90 segundos de trote suave se inicia la segunda serie de 6000 metros, que hay que correrla al 100% y una vez acabadas las dos se compara la diferencia en segundos que ha habido en el ritmo.

En mi caso en el primer 6000  clavé el crono en 28:30 (4:45) y en el segundo, pese a que podia haber apretado un poquitín más, lo hice en 25:20 (4:13). La diferencia de ritmos es de 32 segundos. Si comparo con la tabla me sale un ritmo posible estimado de 4:45 (Tiempo de 3:20 horas) y un probable de 4:56 (Tiempo de 3:28 horas). Mas o menos, así que como mínimo, en la teoría parece que lo tengo. Otra cosa es la práctica.

Pinchando aquí veréis la tabla de ritmos, tiempos y equivalencias para el test de 6000 metros del maratón.

martes, 21 de septiembre de 2010

No estaba muerto, estaba preparando el maratón

Poca actividad bloguera he tenido últimamente, aunque voy leyendo los post de mi blogroll casi a diario. Después del Half de Guadalajara y un par de dias de reposo pasé por manos del fisio para una puesta a punto general, como siempre por problemas con la cintilla, nada grave, pero más vale prevenir. Una reentré suave al running y aumentando las tiradas, 1 hora, 1:15, 1:30, 2 horas... También combinando con algo de bicicleta, gimnasio, sesiones de natación y estiramientos para romper la rutina y entrenamiento de series en pista una vez por semana.

Estoy preparando algo más a conciencia el maratón de Zaragoza del próximo noviembre que el de Barcelona del pasado marzo, donde debuté en la distancia. Pese a eso, y el  cargar con unos poquitos quilos menos en mi cuerpo, no sé si lograré bajar mi marca (3:30); en una distancia así es todo algo relativo y muchas veces la euforia del momento, factores externos o simplemente  el hecho que Pepe el del mazo (que suele aparecer a partir del km 30 más o menos) adelante su hora de llegada durante la prueba puede hacerte perder esos valiosos minutos. De momento seguimos entrenando y sumando quilómetros, porque la intención, al fin y al cabo, es acabar contento, feliz y satisfecho por el trabajo hecho, y eso haremos.

jueves, 2 de septiembre de 2010

IV Maratón Internacional de Zaragoza

Me he apuntado al que será el segundo maratón que corra. Un maratón joven, el de Zaragoza, que éste 7 de noviembre cumplirá su cuarta edición. El propósito es rondar las 3:30 horas que marqué en mi debut en Barcelona, el pasado mes de marzo, aunque básicamente lo que quiero es testear como está mi nivel de running en esta distáncia a final de temporada. Me concentraré pues en preparar ésta prueba, metiendole más horas al running y no tocando tanto la bicicleta o el agua, a las que relegaré a un complemento; en cuanto a competiciones de triatlón, aparte del Half IM del 4 de septiembre me contentaré con algún que otro  en distancia sprint hasta la fecha, pero sin forzar la máquina en este sentido. Ya iré explicando mis andanzas en la corta preparación de dos meses que tengo por delante.

domingo, 7 de marzo de 2010

Crónica: Marató de Barcelona 2010

Ya está. Ya he acabado mi primer maratón. Un punto de inflexión en mi corta, humilde y modesta carrera deportiva. Realmente ha sido muy emocionante para mi. Una emoción de las del nudo en la garganta tanto a la salida como en la recta de llegada a la meta. Pensamientos que me hacen mirar atrás y pensar en todas las horas de entreno, en aquel 2009 cuando empezé a entrenar y mi objetivo prioritario era poder completar una carrera de 10 km. Sin duda, me siento satisfecho conmigo mismo pero mucho más ilusionado aún con lo que está por venir. No he hecho más que comenzar. Ahí va mi crónica.

El despertador suena a las 06:15. Un cuarto de hora más tarde ya estaba almorzando y después me pongo el uniforme y el chandal. Hoy he sacado del fondo del armario mi antigua equipación del Club Atletismo Gavà de cuando era lanzador de javalina junior... "mucho más running", he pensado. Camino hacia Barcelona. He conseguido aparcar bien. En el guardarropa me encuentro con Óscar, el presi (2:48:52, impresionante). Nos deseamos suerte y cada uno vamos a nuestro cajón de salida.

Nervios a flor de piel y mis dudas pre-debut aún en mi cabeza. Disparan, y 12.000 almas empiezan a correr. Mi intención, ir a ritmo de 4:55 - 5:00 el kilómetro centrado en mi ilusión de debutar con un sub 3:30hs. Los primeros 10 km se me pasan muy rápido en 48 minutos. Empiezo a hidratarme cada 1 o 2 kilómetros a pequeños sorbos de unos bidones que llevaba en el cinturón con unos geles diluídos.

Estoy disfrutando como un bellaco, me encanta el circuito pero mucho más el ambiente y además, de momento no estaba sufriendo. Las pulsaciones van a 170 de media. Cuando llevaba 1:30 h. corriendo he pensado "Voy geníal" y otra voz me dice " pues espérate amigo, que quedan 2 horas". Uno a uno, poco a poco, voy comiéndome kilómetros, el 16 a 4:50, 17 a 4:48, 18 a 4:44... la cosa va bien y de paso voy cogiendo segundos por lo que pueda pasar.

Por el kilómetro 20 me cruzo al otro lado de la carretera al paso por la alfombrilla que marcaba la media maraton a Rubén, que hace de liebre de 3:15 y a Jordi Segade, que creo que se ha unido a mitad del recorrido. Creo que por allí también andaba David Sans, pero no lo he visto. Ellos tampoco me han visto a mi. Normal, hoy iba de camuflaje. En el mismo punto, pero de vuelta, he visto a Rosa (enhorabona pel debut) y Amaia, les he dado un grito y nos hemos saludado. Se les veía enterísimas y a muy buen ritmo.

En los avituallamientos no cojo nada salvo esponjas para quitarme el sudor y refrescarme. Ya tenía suficiente con mis bidones y unas gominolas con gel que me regalarón cuando fui a buscar el dorsal. Muy cómodas para comer. No se te queda la lengua como un gatete como se me ha quedado con la barrita que he comido más adelante. Por el 20 pico, en el lado opuesto de la Diagonal, veo corriendo en solitario al incansable Emili, 3:12:24, otro marcote. Le pego otro grito para hacerle notar mi presencia.

Iba a empezar a encarar lo que en el argot llaman "el muro" del kilómetro 30. He empezado a sentir un vacio en el estómago que he solucionado comiendo medio plátano. Tenía la liebre de 3:30, que había salido dos minutos antes que yo, a tiro de piedra y poco a poco le iba dando alcance. Aún estaba muy entero pero, pese a todo, el cuerpo empezaba a notar el cansancio aunque he mantenido el ritmo por debajo de 5 hasta el 34, dónde ya no he vuelto a marcar ningún parcial inferior y la liebre se me ha ido escapando.

En el 35 he pensado "ahora ya ha empezado lo bueno, 7 interminables km". Pese a ir mucho más lento el corazón iba igual de acelerado. Ya solo quedaba aguantar como un valiente. Tenía las piernas como las de Pinocho pero al dejar atrás el Parc de la Ciutadella, pasando bajo el Arco del Triumfo, que subidón de gente animando a ambos lados del recorrido, dejando un estrecho pasillo de paso para los corredores, algunos incluso leyendo mi nombre en el dorsal me animaban. Ha sido genial y he vuelto a marcar 5 en ese kilómetro. La gran aglomeración de público ha seguido por Ronda Sant Pere, Portal de l'Àngel... me ha encantado pasar por delante de la catedral, del Palau de la Generalitat, Las Ramblas, Colón... ha sido genial que dejen este tramo para el final. Despúes el Paralelo. Temía esa subidita, ya familiar, no es dura, pero no me gusta. No recordaba que el trazado torcía por Ronda St. Pau y giraba por Sepúlveda. Ha sido un alivio.

Se empezaba a ver al fondo Plaça Espanya. "Ya lo tengo" miro el reloj, hago un cálculo y estimo que voy a entrar rondando las 3:30 hs. Unos últimos 200 metros encarando la recta de María Cristina. Nudo en la garganta de nuevo. Pienso "no te vayas a poner a llorar que se vayan a pensar que lo estoy pasando mal" Y llegada con los brazos en alto a meta en 3:30:42. Ha sido hasta el momento la mejor experiencia deportiva de mi vida, y por supuesto no será la única. Ahora, como siempre digo, lo único que queda es ir a más.

Felicito a todos los maratonianos del Gavà Triatló que hoy han corrido, a los que han mejorado marca, los que no y sobretodo a los debutantes: Oscar, Hendrick, Rubén, Emili, David, Lourdes, Rosa, Amaia, Toni, Joan, Xavi y Jose... creo que no me dejo a nadie.

sábado, 6 de marzo de 2010

Reflexiones pre-Maratón

Esta semana ha sido sin duda la más suave en cuanto a entrenos se refiere de toda la temporada. A los trabajos, reuniones, compromisos y faenas extras que me han surgido se une el descanso previo del que he querido disfrutar antes de debutar en mi primer Maratón, mañana 7 de marzo en Barcelona, junto a 12.000 sufridores y sufridoras más. És el maratón más multitudinario que hasta ahora se ha corrido en Barcelona. Cómo algunos podéis suponer, para un triatleta, dejar de entrenar unos días o bajar considerablemente el volumen de entrenos supone un malestar psicológico grande. Tal es el grado de adicción a este deporte que tenemos, que en ocasiones como éstas hay una lucha interna que se disputan las ganas de entrenar y la recomendación de descansar, como si de un yonqui del triatlón se tratase que no puede dejar de inyectarse km en vena. Preocupaciones que seguro dejarán de atormentarme cuando pase la linea de meta en la Avenida María Cristina.

En cuanto a mis percepciones previas a la gran cita... Dudas por todas partes. No sé cómo me va a ir, si tengo cita con Pepe el del mazo para acompañarme durante lo que me quede de carrera, qué ritmo ha de ser el idóneo, dónde me saldrán rozaduras pese a la vaselina, que articulaciones, músculos o partes de mi cuerpo se empezarán a resentir antes y por qué, cómo tengo qué hidratarme, qué tengo qué comer y cuando, cómo me sentiré al día siguiente, o la misma tarde... Cientos de preguntas que rebotan por todo el córtex cerebral en estas horas previas antes de la carrera. Y a todo esto se le suma la preocupación sobre las pocas tiradas de más de 2 horas que he hecho desde que decidí correr ésta competición: 1!!!!. Tres medios maratones y algún entreno de algo más de 15 kilómetros, series.... pero muy poco de lo que recomiendan para afrontar estas distáncias. Supongo que ésta falta de kilometraje será una de las cosas acuse... o no!

En cuanto a las espectativas de tiempo que tengo. Hablando con entendidos y teniendo en cuenta mi tiempo en el medio maratón (1:33) me han dicho que puedo entrar entre las 3:30 - 3:45 horas, a un ritmo de 5:00 o 5:15 minutos por kilómetro. Pero no tengo ni idea. Mañana, si me puedo mover os cuento qué tal ha ido.
Eso sí, tengo unas ganas locas por correr.

lunes, 21 de diciembre de 2009

Marató de Barcelona 2010

No he esperado al año nuevo para empezar a pensar en los buenos propósitos para el 2010. Uno de ellos va a ser completar mi primer maratón, el Marató de Barcelona 2010. El 7 de marzo estaré allí, dispuesto a completar los 42,195 km por primera vez en mi vida. No hay ningún objetivo de tiempo, simplemente acabar y vivir sensaciones y pensamientos que nunca he sentido.

No hace ni un año que corría mis primeros 10 km en una competición. En cosa de un mes ya hice el primer medio maratón. La cuestión era que, antes de hacer esas competiciones, se me hacían un mundo e incluso tenía pequeñas dudas sobre si las acabaría. Con el maratón no tengo esos miedos. Sí que tengo cierto nerviosismo, pero me siento seguro y confiado en poder completarlo y hacerlo bien. Los entrenos van sumando, el cuerpo, pero sobretodo la mente, van acostumbrándose al sufrimiento y los progresos personales van dándome pequeñas alegrías. Con todo ello, de aquí a 2 meses y medio seguro que nada puede fallar, y más corriendo en casa con el apoyo de mi novia y mi familia.

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hot Sonakshi Sinha, Car Price in India