Ho van aconseguir perquè no sabien que era impossible

domingo, 31 de enero de 2016

Crónica: 10K Vilafranca del Penedès 2016, el retorno del runner


Pues ya tenía ganas de sentarme frente al ordenador a escribir una crónica. En los últimos años no ha abundado mucho por este blog ese tipo de artículos... Y aquí la prueba. El runner que llevo en mi está otra vez asomando el hocico... Como este domingo que cierra enero en los 10K de Vilafranca, la primera de las carreras que marca el camino hacia mi objetivo de este año, el Half de Vitoria-Gasteiz.

La marca ha sido lo de menos. He parado el crono en 43:52. Lo mejor ha sido volver a vivir todo eso que tanto añoraba. Los saludos con los amigos y conocidos que te encuentras por ahí, el sonido de cientos de suelas pisar el asfalto, el calor humano antes de la salida, el olor a réflex, los niños del avituallamiento, las canciones motivadoras de siempre a la salida y a la llegada, las liebres, la animación del recorrido, los aplausos del público, la recogida de dorsales... ¡Qué magnífico todo!

Y después está el hecho de haber corrido con un compañero de fatigas, Paco. Tanto él como yo no estaríamos ahora mismo en este punto si el uno no hubiera tirado del otro y el otro del uno para empezar a entrenar de nuevo y pilar el hábito.


En cuanto a mi carrera, ha ido genial de sensaciones. Hemos ido con la liebre de los 45 minutos y muy cómodo todo el rato. Apenas superaba el 75-80% de mis pulsaciones cuando todavía recuerdo que lo normal en estas carreras era ir por encima del 90% y con el hígado fuera. Tan a gusto corría que he podido disfrutar de la carrera como un niño con zapatillas nuevas. En el Km 7 he apretado un poquito, no mucho, para poder bajar de los 44 minutos.

Ha sido una carrera con la única función de volver a motivarme, y lo he conseguido. Con las series que hice el miércoles y con la comodidad con la que he corrido hoy, tampoco veo tan lejos volver a estar en esos sub40 de antaño. Aunque para eso todavía queda meter mucha calidad y constancia. Ahí estaré para intentarlo.


 

viernes, 29 de enero de 2016

No estamos tan mal: Series en Pista. Ni me acordaba de lo que era

El pasado miércoles fui a entrenar series al estadio de La Bòbila de Gavà. Volviendo a echar nostálgicamente la vista atrás descubrí que la última entrada en el blog en la que hablaba de series !Era del año 2011!

Volví a sentir que es eso de ir dando vueltas por el tartán, contando los metros que quedan, mirando ritmos, tiempos, recuperando entre series, sudar mucho....

Lo mejor de todo es que me di cuenta de que, después de todo este tiempo y de la larga reentré que he hecho a esto del triatlón, tampoco estoy tan mal: Todas las series por debajo de 3:55 minutos el kilómetros y la última, ¡por debajo de 3:25! Vale, sí, la última era de solo 400 metros... pero el resto de 800 y 1200...

Hace menos de medio año bajar de 5 min/km era todo un calvario, os lo prometo. Ahora vuelvo a empezar a sentirme como antes y sobretodo, recuperar las ganas de mejorar lo pasado.


jueves, 28 de enero de 2016

Echar la vista atrás, mi primer 10K del 2009 VS mi próximo 10K del 2016

Lo bueno de hacer tantos años que tengo este blog es que de vez en cuando puedo echar la vista atrás y redescubrirme en el pasado. Como hace tanto tiempo que no me pongo a prueba y este domingo corro los 10K de Vilafranca, aun no tengo muy claro cómo va a salir todo. No sé qué ritmos podré aguantar, hay dudas... Por eso he recuperado la crónica de mi primera competición de 10K que hice en la vida, la Cursa de Bombers de Barcelona, abril de 2009.


Por aquel entonces era todo un jovenzuelo veinteañero que acababa de salir de una lesión en la cintilla iliotibial y que ni tan siquiera se depilaba las piernas. No tenía un objetivo muy claro en esa carrera, tan solo acabar y ver cómo era la distancia en competición. Ahora bien, de lo que sí que me he dado cuenta es de que bajé de los 45 minutos, algo que, en principio, me estaba planteando para este domingo. Visto el panorama y cómo me veo en los entrenos, creo que lo conseguiré. Será un buen inicio de camino para buscar de nuevo esos sub40 que tantas alegrías me dieron en tiempos.

domingo, 24 de enero de 2016

Buscando el equilibrio con los entrenamientos

Hace un par de semanas escribí acerca de mis buenos propósitos deportivos para el 2016 y durante estos días he estado haciendo experimentos para encontrar el equilibrio entre todo lo que el día puede dar de si. 

La semana pasada entrené todos los días. Me levantaba a las 6:30, a las 07:00 ya estaba en el despacho para trabajar en casa justo antes de salir a hacerlo fuera a las 8:30. Volvía a las 20:30 y me iba a entrenar. El resultado era que entre una cosa y otra acababa de cenar casi a las 23:00...

Esta semana lo he hecho mucho más fácil. No he entrenado más que el viernes tarde y el fin de semana, mis días libres.

El resultado de ver los dos extremos es el equilibrio de sesiones que estoy intentando encontrar. La proporción ideal entre lo que puedo entrenar sin ver perjudicados otros apartados de mi vida. He comprobado cómo es posible, incluso, poder llegar a prepararme un Ironman pero a cambio tendría que sacrificar una parte social muy importante. No compensa. 

Hay una fina linea que separa la fuerza de voluntad de la estupidez o el esfuerzo innecesario y necesitaba poder comprobarlo. De lo primero ya he podido constatar que no me falta: planificación y sacrificio para entrenar. Ahora bien, ¿A qué precio?

Me apetecía poder comprobar como sería una semana con volúmenes de entrenamientos altos y ver como podía sobrellevarlo y no creo que esté dispuesto a hacerlo. Quizás cuando mi situación laboral vuelva a cambiar, será posible de nuevo.

A cambio he podido encontrar el equilibrio. Tengo un fin de semana libre cada semana, unas horas de una tarde para poder nadar y tan solo sacrificaré dos días entre semana para volver tarde a casa, algo que me puedo permitir asumir.

Ahora ya lo tengo claro, ya tengo la estructura básica de mi semana para poder llegar a todo. La real y no la deseada, pero la que me realiza y me permite llegar a todo lo que quiero.


Hoy han caído 16K por la montaña con 600 de desnivel. Sensaciones de ir mejorando, eso dice el crono. Contento con la salida acompañado del tio Paco. La semana que viene, primera carrera del año, de la temporada y de mucho tiempo atrás: 10K en Vilafranca del Penedès.

jueves, 7 de enero de 2016

Nuevos propósitos deportivos para el 2016: Competir, entrenar, disfrutar, mejorar.

Repasando entradas antiguas en el blog me doy cuenta que ya llevo más de medio año entrenando con regularidad, la que perdí meses atrás. Admito que no tengo la disciplina que me gustaría tener y que en consecuencia la evolución no es todo lo rápida que desearía.

A pesar de todo, compruebo como mis sensaciones mejoran a paso de hormiga y que también lo hacen la motivación y las ganas. Ya he podido entrar en vereda, más o menos. Uno siempre se exige más de lo que la realidad es capaz de asimilar y precisamente esto último es lo que me consuela y alienta al mismo tiempo.

Dadas mis circunstancias, mi día a día y mi situación laboral y familiar, me reconforta ver como, a pesar de todo, consigo arañar tiempo para salir a pedalear, a correr varias veces casi todas las semanas e incluso un día fui a nadar... Y todo eso sin desatender a nada ni a nadie de todo lo demás.

Con positivismo afronto este nuevo año 2016 en el que el principal reto va a ser acabar como Finisher el Triatlón de Vitoria-Gasteiz en distancia Half. Y en esas estoy, en mi último día de vacaciones de Navidad enfrascado en lo que era habitual varias temporadas atrás: navegar en busca de competiciones.

No es que sea el típico nuevo propósito de año nuevo. En realidad el camino ya lo inicié el pasado verano. Tan solo es un hito más que me volverá a hacer digno de llamarme Triatleta Principiante.



Siendo realista he decidido hacer un calendario de competiciones que incluya un poquito de todo y que me haga sentir de nuevo esa adrenalina de ponerme a prueba luciendo el dorsal. Ir al límite en la competición, darlo todo y sufrir de nuevo, establecer nuevas marcas personales, revisar tiempos, ritmos, escribir crónicas y esperar con ansía a que llegue la siguiente prueba. Por supuesto, no descarto añadir, quitar o sustituir alguna de estas citas pero como mínimo ya tengo el punto de partida.

Atrás quedan los Maratones, los Ironman en distancia Full, las competiciones casi semanales y los dos o tres triatlones Half que caían durante la temporada. No se puede llegar a todo y entrenar para esas pruebas exige lo que no voy a poder dar. Bien que lo sé.

Para acabar tampoco me he olvidado de los típicos propósitos de siempre como sacarme el C1 de inglés, refrescar el francés, adelgazar unos quilos más, conseguir marcar abdominales y todo eso. Algunos los persigo desde hace lustros. También se andarán, hacia delante siempre, por supuesto.

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hot Sonakshi Sinha, Car Price in India