Ho van aconseguir perquè no sabien que era impossible

sábado, 29 de noviembre de 2014

Lluvia y barrete, el desperezamiento

Ayer viernes quedé para salir a correr hoy sábado. Quedamos por Whatsup en que si no llovía correríamos por montaña pero que si lo hacía lo haríamos por asfalto. Si amanecía lloviendo ni una cosa ni otra. Pues eso ha sido lo que al final ha pasado, ni una cosa ni otra pero sí que hemos corrido.

Me suena el despertador a las 07:00 y en eso que estoy por enviar un mensaje abortando mi visión. Pero supero la tentación. Salgo al balcón y veo que hace buena temperatura pero que ha llovido por la noche. Salgo a las 07:25 con la idea en la cabeza de asfalto. A las 07:27 empieza a chispear y la pereza me vuelve a tentar. Paro, camino 10 metros y vuelvo a superar la crisis. Llego al punto de quedada, hoy somos 7 y al final resulta que se decide, pesa a la lluvia ir por la montaña. Buena sensación aunque me di la vuelta antes de tiempo, solo, y completé 70 minutillos bien buenos.

Contento, porque he sido capaz de superar esos momentos críticos en los que uno casi está por volver a enfundar su cuerpo entre las templaditas y cómodas sábanas blancas.

Llegar empapado a casa, de agua y sudor. Ducha, almuerzo y como nuevo escribiendo estas líneas.



domingo, 23 de noviembre de 2014

La ida y la vuelta a Avinyonet por Begues

La Plaza de la Iglesia de Avinyó Nou: Punto de espera, encuentro y avituallamiento obligado de docenas de ciclista durante el fin de semana

No está mal para como estoy lo que he hecho hoy domingo. Salida en trio ciclista para una globerada considerable en cuanto a ritmo y marcheta que sin embargo ha dejado unos 1.000 metros de desnivel entre la ida y la vuelta desde Gavà a Avinyonet subiendo por Begues. Una ruta poco imaginativa a ritmo quemagrasas y que finiquita dos días consecutivos de entrenos largos como hacía mucho que no se daban. Lo suficiente para subir la adrenalina y acabar el fin de semana contento porque además, aparte de cansancio, no sufro dolores de mi lesión. Eso sí, noto que sin embargo tendré que ir al fisio esta semana porque me siento "encartonao" desde hace varios días. Ya he apuntado en el avisador del móvil que me recuerde que mañana lunes tengo que llamar al fisio sin falta y quedar con él lo antes que podamos ambos.

¡Seguimos!

sábado, 22 de noviembre de 2014

Correr y sufrir un poquito para activar el recuerdo

Por primera vez en muchos, muchos meses hoy he hecho una sesión de carrera con más de 10 km y encima con desnivel. Era necesario y me ha servido para activar el recuerdo de lo que se siente cuando se va un buen rato al 90% o más de pulsaciones. Una rutilla por montaña con algo de desnivel, lo cual recordaba menos que lo primero. El tiempo por Gavà está genial de temperatura y el rato ha sido muy agradable.

Por primera vez en meses también corría en grupeta. Nos hemos juntado 6 personas y, aunque la falta de entreno y mi lesión en proceso de curación total me han hecho ir un poco con el gancho y conservador, al final he llegado muy contento. 

Pienso si habré hecho bien en correr todo eso con la espalda como la tengo... Pero lo mejor es que sigue sin doler (tan solo molesta un poco) así que intentaré regalarle a mi musculatura dorsal un buen masaje de fisio esta semana por lo bien que se ha comportado. Y por las ralladuras de cabeza que me está ayudando a olvidar.

lunes, 17 de noviembre de 2014

Primer objetivo: Perder peso

Tras un año y poco más sin hacer prácticamente nada de deporte he ganado unos 12 kilos de peso respecto a lo que pesaba cuando hice el Challenge Barcelona 2013. Por eso uno de mis primeros objetivos para motivarme va a ser perder al menos 8 o 10 de esos kilos y bajar de los 75 actuales a los 65. Como mi rendimiento deportivo está bajo mínimos la cuestión es ir controlando las calorías consumidas y perder progresivamente el peso a razón de unos 300-500 gramos por semana.

Tengo la suerte de estar en un estado de forma tan bajo que mis exigencias energéticas no son las de una preparación exigente de cara a un objetivo, así que durante almenos las primeras semanas no creo que me cueste trabajo.

Gracias a una aplicación móvil y web que se llama MyFitnessPal he calculado que para lograr perder ese peso tendría que ingerir a diario unas 1700-1800 calorías. La aplicación es una pasada para poder llevar el control de lo que se come. Otro día hablaré sobre ella.

Así que con esto me ilusiono de momento y acumulo a día de hoy tres dias de carrera suaves y sin dolor. Poquito a poco. Muy motivado con este y otros proyectos en mi vida.

jueves, 13 de noviembre de 2014

Lo que sentía cuando veía entrenar y estaba lesionado

En pleno apogeo de mi lesión, cuando conducía el coche y me cruzaba con alguien que estaba entrenando la carrera sentía mucha envidia. Me decía a mi mismo, "mira, corren. Ellos pueden y a mi me duele". Y recordaba cuando yo era capaz de hacer eso, de correr como ellos. Me preguntaba si algún día volvería para mejorarlo. Cuánto tiempo más iba a tener que esperar para poder recuperarme y correr de nuevo con total tranquilidad. Volver a demostrarme que tengo la fuerza de voluntad, la constancia y la organización para volver a ser triatleta.

Hoy he vuelto a salir. He encajado en un larguísimo y ajatreado día 32 minutos de carrera. Y mientras corría, disfrutaba de mis pulsaciones, de mi respiración entrecortada y del sudor empapándome la ropa; pero sobretodo me acordaba de cuando conducía y los veía a ellos y a ellas y nada de esto era posible hacerlo sin dolor. No me olvido de lo cerca que estamos siempre de dejar de sentirnos vivos gracias a la ausencia de ese dolor que me atormentaba el ánimo. Cuando estamos bien lo olvidamos rápido -quizás vuelva a hacerlo-, pero hay entrenos en los que es necesario dar las gracias al acabar por poder sentir lo que he sentido hoy cuando he llegado a casa pensando en cómo será la siguente sesión y en poder escribir esta entrada.

Descartada una lesión grave en mi espalda

Ayer fui al osteópata y vio el TAC de mi espalda. Parece ser que mi lesión se debe a una cuestión muscular. Nada de espondilolisis, fisuras, roturas o cosas por el estilo. Estoy con una alegría contenida, pues hasta que no obtenga el diagnóstico -y tratamiento- del reumatólogo el próximo diciembre no me quedaré tranquilo. 

Lo que más rabia me da es haber estados con dolores, que actualmente tan solo son molestias, desde el pasado julio para una cosa que se podía haber solucionado en pocos días o semanas... Un pinzamiento o contractura venido a más que me ha incapacitado para entrenar y me ha dificultado enormemente poder hacer con normalidad mis actividades diarias. Al final ha tenido que ser el paso eterno del tiempo, la paciencia y la resignación y ese autoconsuelo de "no hay mal que cien años dure" el que acabe curándolo todo. Eso y unos cuantos billetes azules de visitas al osteópata.

A pesar de que todavía sigo con alguna pequeña molestia y no estoy enderezado del todo, voy a empezar a entrenar de nuevo mientras todo va volviendo a su lugar en mi cuerpo. De manera muy suave y progresiva voy a empezar a sacarle minutos al reloj de donde sea para ponerme en forma y sentirme mejor a todos los niveles. Automotivarme de alguna manera y hacer algo ya, aunque supongo que todavía le quedan un par de visitillas al fisio. Esto no puede seguir así.

lunes, 10 de noviembre de 2014

No hay mal que cien años dure

Era mediados de octubre cuando hice mi último entreno. Decidí dar tregua temporal a las molestias que me producía mi lesión en la espalda y dejarla reposar. Seguir el curso del protocolo de tratamiento de lesión, una mezcla de Seguridad Social y consulta privada pagada de mi bolsillo que combino hasta vaya usted a saber cuando. A pesar de todo, parece que evoluciona de forma positiva. Está siendo un proceso eterno en el tiempo con consecuencias nefastas para mi estado de forma.

La semana pasada al fin tuve los resultados de un TAC en el que se supone se podrá ver mejor mi lesión y dar un diagnóstico más preciso que ayude a determinar una solución, si puede ser definitiva. A la espera de tener la visita al reumatólogo de la SS el próximo diciembre, este mismo miércoles mi osteópata podrá verlo antes que él. Y tengo la esperanza de que vea algo que se pueda solucionar fácil.
---------------------------------------------------------
Decía que tras todas estas semanas sin hacer nada de deporte, intentando hacer la máxima bondad posible para no seguir ganando peso, he conseguido que las molestias que tenía fueran mucho más soportables que durante los meses pasados. La actitud postural no ha mejorado del todo, parezco un imitador barato de El Langui, con la espalda torcida a ratos, sobretodo si se me ve sin camiseta. El caso es que ya me he acostumbrado a vivir con esa molestia permanente que ha modificado actos tan cotidianos como el levantarse de una silla sin hacer poses raras para encontrar el punto de  no dolor.

Por todo esto, y porque tengo mucho mono de endorfinas, hoy he salido a trotar 35 minutos. Lo que antes era molestia ahora es tan solo un recordatorio de ella. Pero solo a ratos. Menos ratos que antes. Sigue estando, sin embargo al apagar el Garmin y meterme en la ducha he sentido tanto optimismo que he decidido escribir esta entrada. 

No hay mal que cien años dure, y, aunque lo que hoy escribo que es bueno mañana pueda haber empeorado, tengo la sensación que avanzo en positivo. Que siga.

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hot Sonakshi Sinha, Car Price in India