Ho van aconseguir perquè no sabien que era impossible

sábado, 26 de enero de 2013

Cuanto vale arreglar la pantalla rota de un Forerunner 310xt

Hace unas semanas que mi Garmin Forerunner sale  así de favorecido en las fotos, con la pantalla quebrada. Fue de la manera más tonta y simple. Sentado en una silla, revisando los datos, me resbaló de las manos, cayó al suelo, lo recogí y maldije. 

El cristal que cubre la pantalla sobresale apenas unas milésimas de milímetro de lo que es la carcasa. Un golpe estratégico en seco en ese punto y crash. La verdad es que es un poco decepcionante que un producto con ese precio y destinado normalmente a deportistas que en muchos casos le dan un uso deportivo intenso sea tan frágil y sensible como para poder romperse de esa manera.

Este Garmín sobrevivió a las profundidades del lago donde debuté en Ironman, en Zurich. Una patada de alguien en el primer sector me lo arrancó de la muñeca y lo vi precipitarse al fondo lentamente. No estaba dispuesto a perderlo, así que buceé para recuperarlo. Imaginad lo que pensarían los que nadaban por encima. Lo recuperé cuando aún no había tocado el suelo. Al salir a la superficie lo hice en contradirección, con cientos de nadadores moviendo sus bocas como los besugos cuando están fuera del agua y chapotenado sus brazos hacia mí. Esa es una imagen que siempre tendré en la SD de mi cerebro. De momento no le tengo reservadas más aventuras de ese tipo, porque ahora le entra agua. La semana pasada llovió mientras iba en bici y lo pude comprobar.

La Casa

A lo que íbamos. ¿Cuanto vale arreglar el desperfecto? Después de recorrer algunas relojerías e incluso algún conocido de esos que hacen favores cambiando pantallas de Iphone, la mejor respuesta que he obtenido ha sido: "Te lo puedo hacer, pero no te garantizo que no te entre agua. Eso mejor que te lo hagan en La Casa". 

Para estas cosas siempre hay que ir a "La Casa".  Ese es un sitio donde solo por ser "La Casa" te cobran lo que les da la gana y no lo qué es justo cuando se trata de reparar algo.  A veces incluso uno tiene que escuchar aquella frase tan patética inventada por el consumismo de la obsolescencia programada, "esto te sale más a cuenta comprarte uno nuevo que arreglarlo". No fue este el caso.

El precio

Pues bien, arreglar la pantalla del Garmin Forerunner 310xt cuesta 169,4 euros. Yo le he incluído el IVA y los portes porque en Garmin cuando te hacen presupuesto no lo ponen. Ahí es na.

viernes, 18 de enero de 2013

Entre 19 a 21 brazadas en un año.

¿Cuantas brazadas se dan por cada largo de piscina de 25 metros? De diecinueve a veintiuna brazadas. Eson son mis modestos números. En este blog escribo muy poco sobre natación. Quien me conozca sabe que no es mi mejor disciplina ni precisamente la que mejor y más entreno. Cada temporada me propongo los mismos buenos propósitos, aprender a nadar bien, entrenar la técnica, hacer más volumen, ser más regular... Y lo cierto es que nunca acabo satisfecho del todo, aunque por otro lado reconozco que hago pequeños avances que consiguen mantener a flote mi motivación.

El año pasado hice unas clases de natación con Tere Fullana, en tfSwim. Les saqué un provecho increible, no tanto porque me haya convertido en un delfín, sinó porque me ayudó a comprender los conceptos técnicos básicos. Saberlos aplicar es más complicado pero saber qué es exactamente lo que no se hace bien es el principio para mejorar. Corregir los malos vicios es muy lento, cansa y exige una regularidad que no siempre tengo.

Mis cifras por aquel entonces eran mucho peores. Llegaba a hacer de 25 a 27 brazadas por piscina como media. A día de hoy, he conseguido marcarme algun largo con 16, pero lo normal viene siendo de 19 a 21 en las series. Pese a ser una marca aún no demasiado buena, como mínimo he visto una progresión. Esto es lo primordial porque en la natación, el deporte, o cualquier faceta de la vida, verse estancado o empeorar es lo que más desanima. Aún queda mucho qué nadar, mucho que mejorar. Bajar un par de brazadas sería bueno, pero si consiguiese tener las mismas aumentando la velocidad y retrasar el cansancio, que es cuando empiezan a aparecer los errores en la técnica, sería aún mejor. Es lo siguiente.

lunes, 14 de enero de 2013

Crónica: XXX Mitja de Sitges

video 

La mañana empieza temprano pero con un olvido importante. Me dejé el chip en Zaragoza y no me di cuenta hasta el final, por lo que no aparezco en la clasificación.

08:00 am con frio, mochila y pedales con unos compis de club que también se animaron. En una hora nos plantamos en el paseo marítimo de Sitges, dejamos las bicis, nos preparamos (gracias Jose por recoger mi dorsal) y a tiempo para colocarse en el tumulto de salida del cajón correspondiente. Aunque ya veniamos calientes, nos estábamos quedando helados y el calor humano que hay en la línea de salida era muy tentador. Algún día hablaremos de esto...

El día estaba planteado como una jornada de acumulación de volumen, sin pretensiones de marcas. Había sido una semana bastante parca en sesiones de entreno, de esas semanas que uno está sin ánimos para hacer deporte, así que aproveché el tirón de la Mitja de Sitges para resarcir las ansias. La intención era salir a 4:30 el kilómetro, escuchar las sensaciones y de paso, acompañar a Antonio e intentar llevarlo a ese ritmo para acabar entrando a lo gangnam style como se ve en el video.

Desde el principio las sensaciones fueron estupendas, no acusé nada el cansancio previo de la bici e incluso íbamos acumulando un colchón de varios segundos a cada km que pasaba. No se me hacían nada pesados, lo estaba pasando bien. Iba charlando y disfrutando sin apenas mirar el crono. Sin darme cuenta nos plantamos en el 13 y con la cháchara pajareamos un poco y bajamos la velocidad. La volvemos a recuperar, me tomo un gel para recuperar azucar y a partir del 15 vuelta al ritmo crucero. Sigo sin forzar para nada la máquina y siempre con la sensación de tener un amplio margen de mejora.

Nos marcamos un último km al sprint con todas las energías que nos quedaban en la recámara y dando el fuá. Entramos con 1:34:02 reales. Me quedé muy satisfecho y optimista. Si todo sigue como hasta ahora, intentaré atacar mi mejor marca en medio maratón el próximo 10 de marzo en Gavà. Mientras tanto, a seguir con el macrociclo de duatlones. Me encuentro bien.

viernes, 4 de enero de 2013

Crónica: San Silvestre de ZGZ 2012

Segunda vez que corría esta San Silvestre. Es una clásica que no me pierdo desde hace años, ya pase el fin de año en Barcelona o en Zaragoza. La satisfacción de la cena de Nochevieja después de una carrera es mayor. Fue una carrera rápida, un suspiro. Ahí va la crónica:

Bajo al Paseo Independencia en la fixie. La carrera volvía a su escenario habitual una vez acabadas las obras del tranvía. Candada la bici me pongo cómodo, dejo la mochila en el guardarropa y caliento. A falta de unos 15 minutos para empezar voy hacia la salida para intentar colocarme lo más delante posible y salir rápido. Pero no hubo suerte. Ya había gran parte de los más de 2300 corredores allí de pie y tuve que conformarme con camuflarme entre el barullo.

Fue una carrera algo rara. En teoría de 5 km y llana, aunque había alguna pequeña pendiente en alguna calle y al cruzar el puente de piedra. También había pasos y tramos con adoquines. El ganador hizo 14:40 y solo 4 personas más consiguieron bajar de 15 minutos. Significativo.

A los primeros 15 metros de pasar por la alfombra del arco de salida una chica cae como una tabla de boca al suelo justo delante mio. La esquivo de un salto y freno en seco al chocar con sus amigas, que se habían dado la vuelta para socorrerla. Durante el primer minuto y medio solo puedo avanzar en zig-zag colándome entre la multitud de gente sin pasar de los 6 minutos por kilómetro.

Una vez el camino empezó a despejarse la carrera fue otra cosa. Compenso el tiempo perdido durante unos 500 metros a 3:10 - 3:20 y de seguida decelero a velocidad de crucero constante entre 3:40 - 3:50. La mantuve lo mejor que pude en las calles de subida y cuando el viento soplaba en contra en la zonas más abiertas de edificios junto al río. Regulé lo suficiente durante toda la carrera para no animarme más de la cuenta, que es de lo que suelo pecar. Uno que es de larga distancia y no esta acostumbrado a carreras al sprint.  Me sirvió para no pagarlo al final y llegar con fuerzas suficientes como y marcarme el último kilómetro más rápido de la prueba.

Al final 19:22. La verdad es que esperaba bajar de 19 minutos, pero las aglomeraciones del principio y esos pequeños lastres que salpicaban el recorrido han sido suficientes para perder esos preciados segundos. En una carrera tan corta, cada detalle cuenta. No obstante, estoy muy contento porque me encontré mejor que el año pasado para la misma fecha. 

Próxima cita, la Mitja de Sitges, el próximo 13 de enero, seré reincidente por cuarto año consecutivo en esta competición. Serán 30km de bici, la competición y vuelta a pedales a casa de nuevo. Entrenos de calidad de cara a los duatlones de invierno y primera transición de la temporada.

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hot Sonakshi Sinha, Car Price in India