Ho van aconseguir perquè no sabien que era impossible

miércoles, 7 de agosto de 2013

Hoy he nadado como Marc Spitz

Durante los meses de julio, agosto y parte de septiembre desplazo mis entrenos de natación a una piscina de verano de las de toda la vida. A falta de otro tipo instalaciones municipales, es la única opción que nos queda a los que vivimos en Zaragoza y queremos seguir entrenando. Por suerte la piscina es de 50 metros y habilitan un carril para el nado separado de los bañistas durante varias horas de lunes a viernes. En determinados momentos del día realmente es muy cómodo nadar allí, apenas hay gente y entrenar en una piscina olímpica cunde mucho más, es más entretenido y da la sensación de que las sesiones pasan más rápido.

Hoy precisamente era uno de esos días soñados por muchos triatletas y nadador. Encontrarse la piscina sola. Eran las 15:00 y en ese carril solo había un cuerpo flotante con forma de señor mayor que se desplazaba a la velocidad de las amébas. De esos nunca faltan en cualquier pileta. Para mi que los echan con el cloro al agua...

El caso es que hoy estaba contento porque también iba a estrenar mi pullboy y mis palas. En ese sitio no hay material de ningún tipo para los nadadores. Miro dentro de mi mochila. Remiro y rebusco. Las gafas no estaban... Decepción y rabia. Se me ha pasado por la cabeza no entrenar, pero ¿Como iba a dejar pasar el gozo de estrenar nuevo material y encima nadar con tan solo un obstáculo móvil en toda la piscina?

Así que al agua sin gafas y a pelo. Como Marc Spitz. Y no lo digo porque sea igual de bueno que él, no. Y si alguna vez os insinúan algo parecido, no les creáis. Lo digo porque en su época, se nadaba sin gafas. Si ese tipo pudo batir decenas de récords y ganar 2 oros, una plata y un bronce en México '68 y siete oros más en Munich '72 con los ojos llenos de cloro, no creo que hubiera ningún problema en que yo nadase unos metros en las mismas condiciones

1700 metrillos al final y sin molestias ni picor de ojos. No es cómodo, no os lo voy a negar, pero al cabo de un rato te acostumbras y en cualquier caso hubiera sido mucho peor abortar el entreno por un olvido tonto. Hoy he sido como Marc Spitz por un día, aunque para alivio de mi novia, no pienso dejarme bigote. Por el momento...

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hot Sonakshi Sinha, Car Price in India