Ho van aconseguir perquè no sabien que era impossible

jueves, 27 de septiembre de 2012

De vuelta al dorsal

Este fin de semana me volveré a colgar un dorsal después de la Quebrantahuesos del pasado junio. Por diferentes motivos este 2012 no ha sido demasiado pródigo en competiciones. Cómo mínimo me he librado de aquella típica frasecita que muchas parejas dejan caer con un punto de rencor "es que cada fin de semana estás compitiendo y no hacemos nada..."

El caso es que desde que empezó el 2012 he competido 6 veces. Un duatlón por equipos, un B, un IM, un par de medios maratones y una cicloturista. Algo menos de la mitad de lo que viene siendo habitual en una temporada normal. En el horizonte solo se albira un último objetivo, el de repetir un año más en el Maratón de Castellón y seguramente la San Silvestre de cualquier lugar donde caiga para despedir el año.

De cara a la preparación para ese maratón y para probar como voy de chispa, aunque poca falta me haga para una carrera así, voy a sacrificar la salida dominical en bicicleta para competir en los 10K del Maratón de Zaragoza. Hace un par de años corri sus 42k pero este año acortaré los 32 km finales. Pretensiones para la carrera de este 30 de septiembre, ir a tope y ver que pasa al final con el crono, que espero que tenga un 3 en su primera cifra, y si no, pues nada.

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Septiembre cargado

La visita familiar de fin de semana a Barcelona no ha servido para aflojar la marcha que llevo en septiembre, 25 km entre street y trail run y 90 de ciclismo con unos 1200 m de desnivel entre el viernes, sábado y domingo. En la imagen el puerto de la Creu de l'Aragall en Corbera de Llobregat (BCN) que subimos este domingo. Algún día postearé sobre algunos puertos del Baix Llobregat y el Penedès. 

Tendría que remontarme bastante tiempo atrás para coincidir con una regularidad de entrenos similar a este septiembre en un mismo mes. En los 25 días que han pasado hasta hoy tan solo ha habido 4 días de descanso obligado por diversos asuntos, aunque han venido bien. Esta actividad, en cambio, no es sinónimo de sobreentreno ni de carga excesiva, todo lo contrario, es una liberación mental y una solución al engarrotamiento muscular después de pasar una jornada frente al ordenador en el despacho de trabajo.

Suelen ser entre 9 y 12 horas semanales, dependiendo sobretodo del kilometraje ciclista. Concentro la natación en un par de sesiones entre semana (3 horas aprox.) , el fin de semana para la bicicleta (4-7 horas) y el resto para la carrera (3-4 horas) . En ocasiones, si el entreno es corto le añado alguna parte de pilates, gimnasia, fuerza y por supuesto siempre los estiramientos. Sé que esta no va a ser la norma durante todo el año, con la llegada del frio y el acortamiento de los días la actividad suele decaer algunas horas y será tiempo de realizar bastante indoor y otros trabajos que se descuidan cuando los días y las temperaturas acompañan, con lo que las horas invertidas disminuyen y llegará el momento de pensar en la calidad y la optimización del tiempo. 

Espero que la cosa pueda seguir fluyendo igual de bien para ir cumpliendo con los objetivos presentes y futuros, disfrutar y saborear los placeres físicos y psíquicos de todo esto.

sábado, 22 de septiembre de 2012

Los resultados se empiezan a ver

Hace ya casi un mes que empecé con la preparación para el objetivo que finiquita el año, el de intentar atacar el sub 3 en maratón. Una preparación que se ciñe a correr 3 o 4 veces por semana, entre 35 y 55 km y que sigo combinando con natación y ciclismo. Aunque sé que no va a ser nada fácil como ya dije en otro post también hay días que uno parece que va. Que va bien y que los resultados se empiezan a ver. Recuerdo que a principios de septiembre sufría y me esforzaba por intentar alcanzar ritmos que rozasen los 4:30 min por kilómetro y que no era capaz de sostenerlo durante mucho tiempo. Pero este pasado viernes he estado en Gavà visitando a la familia y salí a correr para reencontrarme con el mar. Salí a rodar tranquilo y cual fue mi sorpresa que al ir mirando el Garmin veía ritmos que aumentaban mi confianza, no tanto por la velocidad como por la comodidad con la que lo corría. Ritmos entre 4:10 y 4:30 durante 14 km y con bastante margen para apretar. Satisfecho y con esperanza, aunque esta parte del entreno, la de las semanas de carga, en realidad sea la más sencilla. Los siguientes peldaños son mucho más difíciles de subir, seguro.

sábado, 15 de septiembre de 2012

Proceso de aclimatación

Cuando uno se cambia de casa cuesta un tiempo empezar a establecer de nuevo una rutina habitual de entrenos. Cuando se muda de casa a una ciudad próxima aún cuesta un poco más. Cuando se muda a 400 km donde se ha de iniciar todo un proceso de descubrimiento de lugares para entrenar e ir tejiendo una red social de personas con la que compartir algunas de las sesiones la cosa aún se complica un poco más. Yo estoy en ese último caso, aunque en una fase bastante avanzada. Las cifras semanales han empezado a asentarse y el ritmo de entrenos ya se parece bastante al que tenía en Gavà.

Para nadar no ha habido problema, hay una piscina a escasos 100 metros de casa, aunque los abonos son algo más caros que lo que pagaba en Gavà. Para correr tampoco he tenido dificultades, cerca de casa pasa el Canal Imperial y paralelo a él hay caminos y caminos de tierra que no me acabaré. Estos caminos tienen un inconveniente, que es que no tienen luz una vez cae la noche y a medida que los días se vayan acortando habrá que ir explorando alternativas.

El ciclismo es lo más complicado, pues para correr casi cualquier sitio vale y se puede hacer solo, para nadar tan solo una piscina. Pero para la bicicleta hay que saber por qué carreteras circular, qué rutas seguir y lo más importante, no perderse. Empezar ese proceso en solitario es difícil y da pereza. Encontré un grupo de cicloturistas del CC Aragonés y por el momento los fines de semana voy saliendo con ellos y explorando los alrededores.

Por lo demás las diferencias principales son el persistente Cierzo que no solo molesta sobre la bici. Luchar contra él corriendo también tiene miga. Hecho de menos la falta de macizos y sierras con concentración de puertos y desniveles más pronunciados que los de aquí, que son más sostenidos y están más desperdigados aunque por otro lado las carreteras son más tranquilas y solitarias en cuanto a tránsito pero también con el asfalto más estropeado. Pero sin duda lo que más se encuentra a faltar en los entrenos es la proximidad del mar... Sigue la aclimatación, a ver con qué me sorprendo.

jueves, 6 de septiembre de 2012

Va a ser duro

Acabo de empezar con mi preparación para el objetivo final de año, el de intentar ser capaz de ser sub 3 en maratón. Las primeras sensaciones y reflexiones es que el proceso creo que va a ser muy duro. Es más, también va a serlo mejorar mi mejor marca de 3:10:06 del año pasado. Tengo un plan de entreno específico que no sigo a rajatabla, sinó que lo modifico en función de cómo esté ese día y que combino con el entreno de agua y ciclismo también, no creo que sea incompatible. Pero lo más importante es que no me salto ninguna sesión ni bajo el nivel de exigencia.

Hasta el momento solo ha habido tiradas cortas, de no más de 75', todas ellas como he dicho para ir acostumbrando el cuerpo a los ritmos, el corazón, la respiración, los músculos y sobretodo la mente. Todas las sesiones han oscilado los 4:45 de ritmo contando el calentamiento y la parte suave final suave. Las partes centrales, con cambios de ritmo y series largas, me han servido para poner el título a esta entrada. 

En esta primera toma de contacto/test iniciales rodar durante 30' a 4:10 - 4:15 se me ha hecho muy durete, aunque poco a poco vaya pillando el tono, solo pensar que hipotéticamente tendría que aguantar ese ritmo durante 3 horas... más que decepcionarme me hace ilusionarme para como mínimo intentarlo. He tenido épocas runneras mejores y sé que aún hay margen de mejora. Ante la escasez de entrenos de todo este verano nada mejor que la constancia para desentumecer el cuerpo. Ojalá me respeten las lesiones.

lunes, 3 de septiembre de 2012

A ver si arranco

Tras el Extrememan de Salou del pasado junio la cosa en cuanto en entrenos ha sido irregular y escasa, sobretodo esto último. Lo único que ha conseguido subirme un poco la moral ha sido el poder haber hecho la suficiente actividad física como para no aumentar de peso.

En el agua nada. No he  nadado nada. El agua solo para beber, para la ducha, en la piscina recreativa y en la playa tomando el sol. A eso se suma que muchas piscinas climatizadas cierran en verano, lo cual solo beneficia el tener más excusas. En ciclismo 10 salidas en 3 meses y 850 km y de carrera 150 km en total...

Aunque en realidad no toda la culpa la tiene la pereza, ya explique que buena parte la han tenido, acabar los estudios de máster, mudarme de Barcelona a Zaragoza y, aparte de dejar toda mi vida a 350 km de mi actual casa, también dejar mi trabajo y abrir Moda y Pedal, una tienda online de ropa para el ciclismo urbano.

Todo esto ya ha ido asentándose. Los recados, prioridades y el cámbio de hábitos van tornando los ritmos de vida cada vez más rutinarios. A eso se suma la motivación extra que da el tener un nuevo objetivo marcado para bajar de 3 horas en maratón, entrenos de run que voy a seguir combinando con los de triatlón.

Todo esto empezó a pasar el viernes. Me sacudí el polvo a conciencia y fua correr descalzo unos 45 minutos. Al dia siguiente hice 60' con zapatillas normales a 4:35 y ayer domingo hice mi primera salida en bicicleta por Zaragoza, 100 km en 3:30 horas sufriendo el cierzo y con una grupeta que acabo de conocer.

Si nada lo impide, ahora que todo el mundo ha vuelto ya al trabajo y abierto las piscinas (aunque yo he seguido trabajando todo el verano) empezaré también a mover los brazos y a volver a aprender que era aquello de nadar.

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hot Sonakshi Sinha, Car Price in India