Ho van aconseguir perquè no sabien que era impossible

viernes, 27 de abril de 2012

A la carga en Banyoles

Primer triatlón de la temporada en el que competiré. Llega el turno del B de Banyoles de éste domingo. Una prueba que recuerdo de una manera especial. Fue mi segundo triatlón. De un sprint pasé directamente a un B y siempre lo recordaré por agónico, por haberlo preparado a consciencia y haberlo pasado extremadamente mal debido a una gripe intestinal curada a medias que estuvo pasándome factura durante toda la carrera. Pero llegué a meta, y el año pasado también, en esa ocasión bastante mejor, mejorando 45 minutos mi marca anterior.

Ahora me acerco a la cita con bastantes dudas. Pocos metros de agua, tan solo un entreno en aguas abiertas y sobretodo una lesión de cintilla que acabo de superar, aunque sigo cuarentena, y que me hará que estos sean los primeros 20 kilómetros seguidos que intente correr desde mediados de febrero. Por si fuera poco, esta semana he tenido malestar en el estómago lo que no me ha permitido llevar una dieta adecuada a las exigencias, esperemos que entre hoy y mañana pueda recuperarme del todo.


Pese a todo  esto, tengo la sensación que sobre las dos ruedasestoy bastante mejor que hace un año, por lo que me aprovecharé de la circunstancia para compensar la desventaja de los otros segmentos y los contratiempos con los que llego a Banyoles. 

Creo que no necesitaré suerte, sinó cabeza y que los dolores me respeten. Estoy preparado.

miércoles, 25 de abril de 2012

Libro: De qué hablo cuando hablo de correr

“Y es que escribir honestamente sobre el hecho de correr es también (en cierta medida) escribir honestamente sobre mí.” - Haruki Murakami.

El gran novelista Haruki Murakami tiene grandes y recomendables novelas, "Tokio Blues" y "IQ84" por recomendar un par de su obra. Como muchos populares Murakami un día tomo la determinación de empezar a correr. "De qué hablo cuando hablo de correr" es una de miles de historias con los motivos que le llevarón a persistir en ello y no abandonar el hábito. Apagó su último cigarrillo y empezó a deborar kilómetros. Hace unos meses yo escogí la edición catalana para leer y quedé satisfecho. Narra sus progresos, sus inquietudes, sus retos, su vida, sus entrenamientos, sus debilidades, sus objetivos, sus decepciones y un sinfín de cosas con las que aquellos a los que nos gusta correr por placer nos podemos sentir identificados. Un libro entretenido y no demasiado extenso, ideal para leer unas páginas antes de dormir en esas noches en las que se programa el despertador a una hora intempestiva por el simple placer de levantarse y perseguir el horizonte zancada tras zancada.

lunes, 23 de abril de 2012

Vuelta al redil

El pasado 12 de febrero corrí la Mitja de Gavà y la cintilla se empezó a resentir. Iba trampeando con reposo, fisio y tiradas de no más de 40 minutos, siempre con pequeñas moléstias. El pasado 16 de marzo volví a intentarlo con 15 km y la volví a fastidiar. Desde entonces mucho más prudente poniendo empeño en la recuperación, cabeza y paciencia. Buenas dosis de pedales, más de 1000 km y bastantes horas de rodillo para matar la ansiedad de carecer de la sensación del espíritu libre que solo me da el correr. Rodajes de 20 minutos, estiramientos, otros 20... alguna serie... nunca superando los 10 km en total. En todo este tiempo he acumulado unos míseros 90 km de carrera pero conseguí que las moléstias fueran menguando hasta parecer más una cosa psicológica que real. 

El miércoles pasado volví a pasar por manos del fisio y tras mucho dolor mientras toqueteaba mi tensor izquierdo de la fascia lata me dio el visto bueno para empezar a quitarme el miedo y a incrementar la carga. Decidí dejar pasar el fin de semana para acabar de quitarme las moléstias del masaje.

Esta tarde, sin haberlo previsto, de súbito, delante del ordenador haciendo tiempo para ir a la piscina a nadar se ha disparado un resorte. Me he levantado de la silla, me he enfundado en mis mallas cortas, zapatillas, camiseta y garmin en la muñeca. He enfilado el camino habitual, desde mi casa hasta la playa de Gavà. En mi cabeza un reto psicológico, superar los 10 km seguidos por primera primera vez desde hace más de un mes. Y pese a que no he dejado de ir pendiente de la rodilla, he corrido buscando de nuevo mi redil.

Sentir como el viento tiraba mi pelo hacia atrás, cómo los pelos del flequillo sudados se pegaban a la frente y cómo llenaba mis pulmones entre inspiraciones entrecortadas. Como miraba hacia delante marcando un punto tras otro para ir dejándolos atrás. Y sentir las piernas como empujaban y los cuadriceps temblar cuando los pies impactaban en el suelo. Qué bonita sensación reencontrada la de volver a casa sin dolor, con ganas de seguir devorando kilómetros y contener las ganas. Hoy ha sido un buen día. No he ganado la guerra pero esta batalla me ha subido la moral.

lunes, 16 de abril de 2012

Semana 26: Astros alineados

Pocas semana los astros se alinean para que sea posible poder entrenar 20 horas netas pese a haber descansado totalmente el domingo. Influye mucho que el pasado lunes fue pascua y me casqué una salida de 135 km de bici. No ha sido la única, un par de salidas más de 100 y 155 km han servido para lograr sumar casi 400 km sobre las dos ruedas en los últimos siete dias con muy buenas sensaciones y poco cansancio acumulado. 

Seguimos también de alegría con la carrera y la recuperación de lesión en la cintilla. Pude trotar un poco por el cesped e incluso correr 8 series de 400 en pista entre 3:35 y 3:45 el km. No apareció ni el dolor ni la molestia para nada, aunque fue poca cosa. En cuanto pase otra vez más por el fisio empezaré a incrementar la carga y realizar alguna tirada de más de 10 km. Sigo prudente.

Una sesión de agua, otra vez de vuelta a buscar las sensaciones después de perderlas en dos semanas de sequía. La natación, en mi caso, necesita una continuidad que no consigo establecer... Seguiré intentándolo.

Relajación, estiramientos. He empezado un intento, no sé si con vistas al éxito, para intentar aumentar mi flexibilidad que viene a ser como la de un muñeco de arcilla. Otro añadido más en la prevención de lesiones. Dos sesiones de yoga para principiantes con posturas básicas con el mismo estilo que un Robocop oxidado. Paciencia y perseverancia.

martes, 3 de abril de 2012

Desayunos potentes, mi lista de ingredientes

Conforme más deportistas conozco y más me puedo empapar de sus consejos, sobretodo cuando topo con algún crack o leo por blogs, foros, revistas, etc. más cuenta me doy que no hay una fórmula perfecta en cuanto a nutrición se refiere. Hay tantos métodos como personas. Incluso esos mismos métodos hay ocasiones en las que, por las millones de circunstancias que sean, no son efectivos. La experiencia y el saber interpretar las sensaciones y los resultados van haciendo que cada uno vayamos adaptando nuestra alimentación en un intento de extraer de ésta el máximo partido para nuestro rendimiento en todos los sentidos.

Ya hablé en su día de la gran ayuda que me supuso la lectura, que aún sigo recomendando, de El equilibrio a través de la alimentación de Olga Cuevas. Gracias a lo aprendido en ese libro he obtenido una buena base, aplicando la lógica y el sentido común para planificar mi dieta y escoger mis alimentos.

El desayuno es una de las comidas que más feliz me hacen. Me llena de optimismo, de energía, me hacen empezar el día con ganas y alegría. Me encanta quitarle 10 o 15 minutos al sueño para prepararlo con tiempo, escuchando la radio o leyendo las noticias, cómodo, relajado, sin prisas y haciendo puzzles mentales para organizar la jornada laboral, los recados y obligaciones familiares, el estudio, el ocio y los entrenos.

Ese es el primer paso para que el desayuno me siente bien pero lo más importante són los alimentos. Dispongo de una buena lista de opciones que suelo variar y combinar según se encuentre mi despensa o me apetezca. Pero antes de nada sigo unos principios básicos:

1. Nada refinado, todo integral.
2. Evitar el azucar blanco y los edulcorantes industriales. Mejor la miel o el azucar moreno.
3. Evito lácteos, o como mínimo la leche. No repetiré aquello tan manido de que somos el único mamífero que en edad adulta bla bla bla... Zanjo el debate. No consumir leche de vaca me va bien y mis niveles de calcio son óptimos.

Para comer:
  • Pan multicereales o integral: puedes hacer tostadas.
  • Galletas integrales.
  • Copos de avena: Nunca faltan.
  • Muesli: mejor sin azúcares.
  • Arroz integral: si me sobra de algún plato.
  • Compota casera: Sustituto de la mermelada industrial, fácil de cocinar, sin más dulce que el de la propia fruta y se puede hacer en conserva.
  • Polen: Lo disuelvo en la bebida.
  • Miel: para endulzar si es necesario.
  • Frutas de temporada.
  • Fiambre de pavo.
  • Frutos secos.
  • Queso o yogur: ocasionalmente porque son lácteos. 
Para beber:
  • Té verde
  • Leche vegetal: mejor de avena o arroz. También de soja que es más barata, pero no tan buena y al ser legumbre produce gases, aunque contiene mucho calcio.
  • Zumo de naranja: La naranja, como el resto de cítricos o frutas tropicales, es una fruta refrescante, por lo tanto no tiene demasiado sentido común tomarla en invierno. Las fresas son frutos de invierno con más vitamina C que la naranja.
  • Cola Cao: Como opción ocasional. Ya sé que tiene azúcar pero es mi debilidad y es lícito ceder a la tentación de vez en cuando, ¿No?
Lo mejor de todo es poder tener manga ancha en la combinación de estos ingredientes. Está muy bien seguir unas costumbres saludables y equilibradoras pero ni que decir tiene que igual de sano es una cosa como, de vez en cuando, todo lo contrario. Meterse un homenaje de azúcar o bolleria industrial o un desayuno al estilo continental no es ni mucho menos prohibitivo e incluso puede que nos ayude a romper la monotonía y hacer más llevadero el proceso. Sed sensatos y coherentes con esto, no os engañéis.

Pero lo mejor de todo es....... La pizza que sobra de la cena. ¿Me equivoco?

domingo, 1 de abril de 2012

Semana 24: Solo bici, dando el fua

Las molestias en la cintilla iliotibial en la carrera me han venido genial para meterle caña a las bielas y completar una semana donde mis posaderas han estado prostradas en el sillín de la flaca durante unas 15 horas, incluyendo rodillo y desplazamientos al trabajo para completar 300 km. No ha habido otra cosa en cuanto a entrenos más que esa pequeña alegría que me produjo el trote cochinero de 10 km en el cesped y que me hizo presagiar una buena progresión en la recuperación de la lesión.

Aproveché la semana para acabar de hacer los últimos ajustes biomecánicos a mi bicicleta. Me he agenciado una potencia algo más corta y hemos modificado la posición de las calas. También hemos incluido unas plantillas, que me sobraban de la carrera a pie y ahora las piernas trabajan como pistones perfectamente calibrados que aprovechan al máximo toda la fuerza que puedo hacer con ellas. La bici ahora va como un guante, o al menos esa son las sensaciones respecto a como eran meses atrás.

Buenos entrenos, sobretodo en los 140 km de la salida del sábado donde llegué bastante entero y con cartuchos en la recámara por quemar. Ha llegado la hora de dar el fua sobre las dos ruedas.

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hot Sonakshi Sinha, Car Price in India