Ho van aconseguir perquè no sabien que era impossible

lunes, 30 de enero de 2012

¿Amoldarse a la bicicleta o bicicleta amoldada?

De las tres disciplinas del triatlón, el ciclismo es la que conlleva una mayor inversión en términos de material y complementos. Es por eso precisamente en la que debemos insistir más en que ese material se ajuste a nosotros y cumpla la función para la que fueron diseñadas.

De modelos de bicicletas hay miles, pero de modelos de ciclistas tantos como ciclistas. Podemos comprarnos una bicicleta de nuestra talla y con nuestras medidas y que resulte que esta no se acabe de ajustar como  un guante a nuestro cuerpo. La pregunta es sencilla, ¿Nos tenemos que amoldar nosotros a ella o tenemos que conseguir que ella se amolde a nosotros? Con un estudio biomecánico se pueden hacer esos pequeños ajustes, básicamente incidiendo sobre los tres puntos de apoyo. El sillín, el volante y los pedales. Milímetros de más o de menos que en un movimiento de pedaleo, cíclico y constante pueden llevar, al cabo de miles de km., a lesiones o problemas. 

Nunca he sentido dolores incapacitantes ni preocupantes en mis entrenos ciclistas pero sí que sentía curiosidad por hacerme un estudio de bike-fitting para saber cómo era. Aproveché la oportunidad que tuve de ir al centro de Podopie en Viladecans. La experiencia ha sido positiva y ahora estoy en la fase en que mi cuerpo se acostumbre a los nuevos ajustes. Las primeras sensaciones han sido bastante buenas.

En mi opinión es algo que todos los ciclistas, desde los habituales a los compulsivos deberían conocer, principalmente para entender algunos principios lógicos del movimiento sobre la bicicleta. También he de decir que en mi opinión los precios de estos estudios son demasiado caros. En realidad simplemente se trata de observar el comportamiento de nuestro cuerpo sobre la bicicleta y aplicar la lógica para entender como funciona todo y poder hacer los ajustes uno mismo exceptuando el uso de algún aparato medidor que en un principio no estaría a nuestro alcance y sí en estos centros.

sábado, 28 de enero de 2012

Testeando...

Llega el momento para hacer los primeros tests de la temporada. Normalmente cada año hay dos citas con los tests de carrera y agua. El primero sirve para comparar mis niveles con los del año anterior por las mismas fechas. Pero más importante es que el resultado determina los ritmos de las series para la fase de entrenamientos con más volumen, que viene ahora. El segundo es, al igual que el primero, para ver la evolución de los entrenamientos y hacer los pequeños ajustes necesarios.

En el agua pocas novedades, buque mercante en movimiento, aunque conseguir bajar de 1:30 min en el 100 ya me deja contento y bajar de 8 minutos en el 400 aún más, pues hace dos años, en este último no bajaba de 10:00, claro, que acababa de empezar en el triatlón. Aún estoy en la fase inicial de asimilación de una mejor técnica, así que en realidad simplemente los quiero utilizar para constrastarlos con los resultados y frutos que mis clases de natación empezarán a darme.

En carrera también bastante satisfecho. He corrido un test de Cooper. Aunque no me noto mucho mejor que en mis mejores semanas del 2011, he mejorado 75 metros desde la última vez, un total de 3275 en 12 minutos, justo mi mejor marca. Tengo confianza en seguir arañando metros en el apogeo de la temporada, cuando empiece a adquirir los picos de forma en las tres disciplinas.

Vamos para delante.

domingo, 22 de enero de 2012

Mejorando al máximo la técnica de natación

Los que más o menos siguen el blog, o si no os lo digo yo, saben que mi capacidad nataroria es lo que más me limita en triatlón. Desde que empecé en esto, allá por el 2009, cada nueva temporada me propongo mejorar esta disciplina. El hecho es que siempre empiezo con ganas pero me acabo desinchando a medida que pasan los meses. Me desilusiono al ver como hay progreso, pero no el suficiente. Lo máximo que había conseguido mejorar era apenas unos segundos en el test de 100 m. atribuible seguramente al aumento de la capacidad muscular. También he mejorado en conseguir nadar durante más tiempo igual de rápido pero cansándome menos. Eso es todo. Y al verme prácticamente estancado al final siempre lo dejo.

Esta temporada no va a ser así y por eso al fin decidí invertir en unas clases de natación. Estaba indeciso si hacerlo o no porque las vacas flacas le hacen a uno apretarse el cinturón más de la cuenta, pero la verdad es que me ha merecido la pena y he preferido recortar gastos por otros lados. 

Creia que nadar mejor de lo que NO lo hacía era difícil pero ahora veo que no  es imposible. Hace poco que he acabado un pequeño curso de cinco clases de natación con TFSwim, tutorizado por Tere Fullana. Los efectos son inmediatos. En mi primera clase de 1h conseguí reducir 7 brazadas en un largo de 50 metros. Lo mejor es que después se pueden practicar esos ejercicios por tu cuenta y seguir desaprendiendo todos los vicios pasados y aprender a nadar, que básicamente era lo que a mi me hacía falta, aprender a nadar. El proceso de asimilación es muy largo. Cuesta acostumbrar de nuevo los músculos.

Al finalizar las 5 sesiones he mejorado hasta 16 brazadas en cada largo de 50 metros. Aún queda muchísimo por hacer y lo peor de todo es acostumbrarse al nuevo estilo, porque voy bastante más lento que antes en distancias largas, aunque el potencial y el margen de mejora es mayor. Pero cansa muchísimo y si antes me hacía sin problema cualquier distancia ahora cuesta mucho más. Se trata de conseguir que todos los movimientos se conviertan de nuevo en mecánicos y que la musculatura se acostumbre y poco a poco, hasta que consiga fatigarme cada vez menos. Es el proceso más largo, pero como mínimo las bases y la teoria ya está mucho más asentadas. La diferencia entre el primer y el segundo video es evidente, aunque aun con mucho margen de mejora...


jueves, 19 de enero de 2012

Crònica: XXIX Mitja Marató de Sitges

Tercer año consecutivo que participo en esta carrera. El primero de todos hice mmp con un crono muy similar al que he hecho en esta edición y la del año pasado. Este año la cosa la he puesto más seria y he aprovechado la ocasión para hacer un buen entreno aeróbico de calidad. Primero me acerqué desde Gavà hasta Sitges en bicicleta por las cuestas de Garraf con unos compañeros de club. Cambiamos de equipación, dejamos la bici en el guardarropa y tiempo justo para ir a la salida. Ahí va la crónica:

Con las piernas calentitas empiezo junto a David y Manolo muy lentos. Nos reímos comentando que nunca hemos empezado tan lentos una carrera. Sin querer empezamos a dividir la media en tres partes. Una primera entre 5:00 y 4:45 que dura hasta el kilómetro 5, donde empieza la típica subida que antes estaba en el kilómetro 10. Este año, al haber también carrera de 10k, han vuelto a cambiar el recorrido y se hacían dos vueltas al mismo circuito.

Bajando de la subida principal empezamos a aumentar el ritmo y ya bajamos a 4:30 y vamos así desde el 6 hasta el 13. Nuestra progresión nos ayuda a avanzar muchos puestos y cruzarnos con bastantes conocidos. Vamos muy contentos, un ritmo muy cómodo para sudar. El tiempo acompaña y la carrera, sin los competidores de los 10k, permite ir a un ritmo más uniforme, sin los sprints en zig-zag para ir adelantando a gente.

Durante el paso por en medio del pueblo se agradece el ánimo del público. Buena decisión y buen trazado, quizá un poco estrecho en algunos puntos y peligroso en un par de ellos debido a unos pequeños salientes de piedra en la zona peatonal. A la velocidad a la que íbamos todo esto no nos suponía demasiada dificultad.

En la última parte ya nos aceleramos hasta alcanzar el ritmo medio de 4:15 que íbamos a llevar desde el 14 hasta la meta, acabando con un punto de velocidad y muy contentos, entrando a la meta cogidos de la mano, como los buenos en 1:36 hs. Por cierto, se echó de menos algo de avituallamiento sólido, si no fuera por un gel y una barrita que llevaba en el bolsillo, la cosa no hubiera sido tan cómoda.

La vuelta, otra vez en bicicleta nos la volvemos a tomar con calma pero con un puntito de chispa a tramos. Los recientes 21 km se notan en algunos tramos de subida, y las mochilas se hacen pesadas a la espalda.  Hoy nos hemos ganado la ducha. Buen broche a la semana.

lunes, 16 de enero de 2012

Semana 13, ahora empiezo

Aunque es la semana 13 desde que inició oficialmente la temporada de entreno de triatlón, creo que es la primera con unos volúmenes que empiezan a estar acordes con los objetivos de la temporada. A todo el mundo nos gusta contar cuando entrenamos bien, cuando competimos mejor. Y que poco se cuenta a veces  cuando no se hace ni una cosa ni otra. En mi caso tengo que decir, que desde que acabé el maratón de Castellón, a mediados de diciembre pasado y hasta esta semana apenas he llegado a 16 horas de entreno... una miseria que ya comenté que se había cebado en mi. 

Esta semana la cosa ya se ha puesto seria y ya la he acabado como mandan mis cánones ritualísticos. Ha habido carrera, ciclismo, natación, trabajo de la fuerza y competición dominical. En total 14 horas para 47 km de carrera, 110 km de bici y 4000 metros de natación. Lo mejor fue el domingo donde primero fui de Gavà a Sitges en bicicleta, corrimos la media maratón y vuelta pedaleando de nuevo. Buenas sensaciones y satisfacción.

jueves, 12 de enero de 2012

Ocho trucos para motivarse en el deporte

Mucho se habla y se escribe sobre la motivación deportiva. Hace un tiempo, navegando por uno de tantos blogs de deportistas de todo tipo que suelo visitar descubrí éste artículo de La Vanguardia sobre la motivación que me pareció interesante, sobretodo por las ideas que expone al final sobre cómo llegar lejos en el deporte. Por supuesto, cada uno es cómo es y lo que a uno le va bien a otros no les sirve de nada y viceversa. También es verdad que todos tenemos nuestros trucos exclusivos e infalibles, pero es curioso como yo mismo, y seguro que alguno de vosotros también, hemos aplicado alguna de esas técnicas y tácticas de motivación en el fragor de la competición. Aquí os dejo esos ocho pequeños trucos. Decidme si como mínimo no habéis utilizado uno de ellos.

1.  Echarse una mano imaginaria El triatleta Scott Tinley, dos veces ganador del Ironman de Hawái, cuando participaba en carreras de natación de resistencia acostumbraba a imaginarse que tenía algo acoplado a su cabeza que tiraba de él. También Frank Shorter, atleta norteamericano que ganó la maratón en los Juegos Olímpicos de Munich del año 1972, imaginaba que llevaba una cuerda alrededor de la cintura que tiraba de él continuamente o que sus piernas eran como ruedas de bicicletas para así conseguir un ritmo constante.

2. Fabricarse victorias parciales Algunos deportistas que han de cubrir largas distancias, se motivan con pequeñas metas parciales que les acercan al objetivo final. “Por ejemplo, si se trata de completar 50 kilómetros corriendo, una buena táctica psicológica es subdividir la distancia total en cinco tramos de diez kilómetros y concentrarse en cada uno de ellos en cosas distintas (en el primer tramo en la técnica, en el segundo en la respiración, etcétera)”, explica Patricia Ramírez.

3. Visualizar mentalmente la victoria. Según ha explicado en alguna ocasión Jorge Valdano, soñar sobre cómo transcurrirá el partido y prever las posibles contingencias, ayuda a estar más preparado el día de la verdad. Esa misma estrategia puede aplicarse a cualquier competición o prueba y soñar, por ejemplo, con la carrera perfecta y de qué forma se reaccionará cuando surja el cansancio, se tenga una rampa, etcétera.

4. Recitar un mantra A juicio de Zoraida Rodríguez y Patricia Ramírez, ambas psicólogas deportivas, suele dar bastante buen resultado prepararse una frase con la que exorcizar los malos pensamientos que inevitablemente aparecen en las pruebas que implican un gran desgaste físico y psicológico. Algunos ejemplos de frases motivadoras para momentos complicados son: “¡Un poco más!”, “¡Tira!”, “¡Voy a darlo todo!”, “¡Es mi momento!”, “¡Basta de dolor!”, “¡Yo puedo!”.

5. Parar de golpe el pesimismo Para evitar que el cerebro boicotee el gran esfuerzo físico que se lleva a cabo, algunos atletas norteamericanos se colocan una goma elástica en la muñeca, tiran de ella y sueltan, mientras dicen “¡basta!”. En este caso, la clave es tener tolerancia cero (por explicarlo con un argot muy de allí...) con los pensamientos negativos.

6. Darse premios Se trata de una táctica muy habitual. Consiste en concederse un pequeño premio después de lograr algo, por ejemplo, dejar atrás el kilómetro doce o llegar hasta el gran pino que se observa al fondo. Ese algo puede ser un pequeño mordisco a una barrita energética, un sorbo de agua o ponerse una canción especial en el MP3 con la que celebrar lo conseguido hasta ese momento.

Disociarse Más que separarse en dos mitades, esta técnica consiste en evadirse y transportar a la mente hasta un lugar distinto al que se está para que se distraiga de la tarea que la ocupa y pueda recrearse en algo placentero. Pensar en los seres queridos suele dar buen resultado.

Conectar cuerpo y mente Convencer al cuerpo de que es posible conseguir un objetivo es la estrategia más eficaz que existe. En caso contrario, el peaje suele ser elevado: según explican los psicólogos deportivos, las personas que deciden abandonar a mitad del recorrido son mucho más proclives a hacerlo en el futuro, en tanto el cerebro se acostumbra a reclamar esa posibilidad.

lunes, 9 de enero de 2012

Los kilos de más

Al contrario que el año pasado, este me he relajado muy mucho en la época navideña. He jalado como un tocinaco y me he estado tocando la barriga también bastante. No voy a decir que no haya hecho nada, pero sudaba lo mínimo para producir las endorfinas necesarias para mantener el bienestar psicológico en estado de bienestar basal. Hoy, como casi todas las mañanas me he pesado y he aumentado mi peso en más de tres quilos. Se perderán rápido, eso sí, pero sorprende los poquísimos días que se tardan para ganarlos y las semanas que cuesta perderlos. Mantenerlos es más fácil.

Antes de empezar los duatlones de carretera me gustaría estar más fino que ahora y que antes también. Toca recargar un poco las pilas y volver a los volúmenes normales de entrenamiento. En éste último mes no he hecho demasiada bondad con mis planes iniciales y el lastre extra que arrastro ahora lo noto mucho. Pero lo que más noto es la falta de chispa porque a la que uno deja de darle al cuerpo la caña a la que está acostumbrado este se relaja mucho. Estos son los altibajos del rendimiento deportivo, y que no nos los quiten, que sinó se hace muy aburrido entrenar y marcarse miniretos. Por lo pronto el primero es perder 4000 gramos en las próximas semanas. Menos mal que sé como hacerlo.

sábado, 7 de enero de 2012

Crónica: Cursa dels Nassos - San Silvestre Barcelona 2011

Poco que comentar de la última carrera del año, una semana he tardado en publicar la crónica, así que imaginad. Una carrera que me encanta correr, da igual dónde, pero el último día del año, allá donde esté, hay que cumplir con el ritual. Después ya vendrá el desfase pero la ducha y las ingestas calóricas hay que ganrárselas por la tarde.

Me quedé sin dorsal para esta carrera pero conseguí el de un compañero de club que al final no pudo correr. De todas formas la hubiera corrido de pirata... Dan el pistoletazo y miles de personas al unísono, algunos a darlo todo y otros como yo, a correr para pasar la tarde.

Pero los pocos entrenos que he hecho en estas navidades han pasado factura y pese a intentar ir a un ritmo que me permitiese entrar en meta en menos de 45 minutos (iba acompañando a un compi con ese objetivo) la cosa no fue tan cómoda. Parece mentira lo que es el momento, la carrera, el entreno, los días previos o la alimentación pero incluso avanzar a un ritmo más lento que el de mi último maratón era bastante cansado.  Suerte que era una carrera corta y en un momento ya había pasado, eso sí, en 46 minutillos clavados.

Sigo sin entender a esa gente que recorta todo lo que puede en las esquinas, se sube por la cera. En realidad me la suda, quiero decir que me da igual si ellos son felices llegando a meta superando su mmp en 10 segundos si pese a ello han tenido que recortar unos cuantos metros. Yo me refiero a la manera de cruzarse delante de la gente como si fueran ardillas en medio de una autopista. A veces se viven situaciones desagradables. Que ellos hagan sus trapis y sean felices con ello, pero que no nos fastidien la seguridad a los demás.

miércoles, 4 de enero de 2012

Entrenar con el rodillo en invierno

¿Verdad que os da palete salir con la bicicleta y el frio gélido de buena mañana? Quedarse mirando por la ventana el mal tiempo y pensar qué demonios se me ha perdido con la bicicleta ahí fuera. Y se decide abortar la salida. Además, en ésta época uno parece una cebolla con la cantidad de capas con las que hay que ir, eso sin contar lo carísimo que es el material de invierno, el calor que se pasa en las subidas y el frio de las bajadas. Fosas nasales congeladas, mocos, dedos de pies y manos petrificados, gafas empañadas, dias cortos...

Muchos optan entonces por pagarse un gimnasio para ir a hacer spinning. Otros por quedarse en casa y cascarse sesiones de rodillo. Pero el problema del rodillo es que es muy aburrido. Mucho. Almenos para mi. Tanto que prefiero frio a rodillo casi siempre.

Hay que saber entonces encontrar sistemas para combatir esa desgana. Conseguir un sistema de entrenamiento eficaz y a la vez quedarse en casa, calentito y con la duchita propia a escasos pasos.

Hace un tiempo descubrí una página, se llama Best Cycling, dónde hay grabadas muchas sesiones de spinning. ¿Qué hago entonces? Un híbrido entre rodillo y spinning. Claro que no es lo mismo pero las sudadas que me meto son contundentes. Además, puedo encadenar varias clases a mi antojo. Y me sirven para no dejar de lado el entreno de ciclismo y preparar los duatlones de carretera que estos meses proliferan.

Para ver los videos hay que pagar una suscripción, pero la más barata de 5 euros ya permite la descarga de material que se puede ir almacenando y utilizando sobre la marcha. Merece la pena.

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hot Sonakshi Sinha, Car Price in India