Ho van aconseguir perquè no sabien que era impossible

sábado, 24 de diciembre de 2011

Balance de la temporada 2010/11

Es un poco tarde para publicar esta entrada. Normalmente las temporadas no empiezan ni acaban con el año nuevo, aunque quede poco para esa fecha. El motivo ha sido que la he alargado unas semanas más de lo previsto debido a el último objetivo que marqué en rojo en el calendario de 2011, el II Maratón de Castellón. Por eso, en lo que se refiere a triatlón ya voy por la semana 10 de entrenamientos.

Como cada año desde que abrí el blog, me gusta dedicar una entrada específica a hacer balance de lo que ha sido la temporada a nivel de competiciones, objetivos y retos superados. Muchos deportistas solemos tener la sensación de poder hacer siempre un poco más, nunca es suficiente. Y eso a veces provoca malestar. ¿Cuántas veces uno se recrimina no haber salido a entrenar?

Este tipo de entradas precisamente son mi particular remedio. Me sirven para mirar hacia atrás, para ver otro horizonte desde otro ángulo, no el que tengo delante, sinó el que voy dejando a mi espalda al nadar, pedalear y correr. Es una autoterapia que pone freno a la autoexigencia injustificada. A la vez también me sirve para saber dónde están las nuevas fronteras, los nuevos límites a superar los siguientes meses y empezarlos con ilusión y buenas intenciones.

Una temporada, otra más, donde no ha habido ninguna lesión. Y que siga así. Donde los volúmenes de entrenamiento han aumentado, aunque no demasiado respecto a la anterior. Me he puesto el dorsal en 20 ocasiones, he acabado todas las pruebas menos una y en otra he corrido de piratilla. He superado el objetivo principal de la temporada, que era acabar un Ironman. También he batido mis mmp en Maratón, Medio Maratón y 10K. He debutado en duatlón de carretera y me he cascado unos pocos. También he hecho mi primer trail de montaña y he superado rècords kilométricos sobre la bicicleta. No se puede decir que haya ido mal del todo. Aquí un resumen de las pruebas para el que le pueda interesar.

El 2010 acabó con una carrera, con la San Silvestre de Zaragoza y empezó con otra, la XXVIII Mitja Marató de Sitges donde sin demasiado esfuerzo y sin intención acabé con un tiempo mejor que el de la anterior edición. Después vino el debut en un duatlón de carretera, a lo F1 en Duatló del Circuit de Catalunya y dias mas tarde en el I Duatló de Calafell. Llegaba la primera mmp del año, fue en el medio maratón de mi pueblo, la XVI Mitja Marató de Gavà.

Seguimos con los duatlones, en un formato nuevo para mi, y muy bonito y divertido, el Campeonato de Catalunya de Duatlón por equipos de El Prat. Acabé indignadísimo en la primera prueba y única prueba hasta el momento en la que me he retirado por el despropósito organizativo que supuso el XX Duatló Ciutat de Reus y me saqué la dolorosa espina en el estupendo XXI Duatló de Banyoles, también campeonato de Catalunya. Y por último, para terminar con los duatlones, fui hasta el X Duatló de Vic, donde aún recuerdo lo durete del circuito de bicicleta.


Llegaba la primavera y con ella los triatlones. El primero, el VIII Triatló B de Banyoles, donde un año antes debuté en la distancia y lo pasé físicamente mal, pero esta vez la cosa fue muchísimo mejor mejorando mi tiempo en casi 45 minutos. En la Terra de Remences superé mi récord personal de más km montado sobre una bicicleta y en el Half Challenge Barcelona-Maresme me costó lo mio llegar a la meta tras un segmento a pie muy mejorable. También me estrenaba en un pseudoacuatlón debido a la lluvia que obligó suspender el tramo ciclista del XI Triatló de Mataró y donde pagué el ser un pésimo nadador. En Sabiñánigo volvía a superar otro récord, el que supuso poder acabar contento la XXI Quebrantahuesos, última prueba antes del emocionante y principal objetivo de la temporada, acabar mi primer Ironman. Así lo hice en Zurich el pasado julio.

El miniparón y descanso estival sirvió para reducir drásticamente los entrenos, sobretodo los de la bicicleta, que prácticamente se vieron limitados a las competiciones, los tres últimos triatlones de la temporada, el XXVI Triatló Olímpic de Catalunya donde se tuvo que lamentar la muerte del compañero Alain Marot. Repetía pero accidentadamente y a trompicones en el III Triatló de Calafell y para acabar volví al origen, medio resfriado y tocadillo, al XXII Triatló de Vilanova, ciudad donde debuté en un tri en el año 2009, y dónde esta vez pagué no haber llevado el neopreno en el maletero.

Acabados los tris era hora de correr y solo correr. Por el camino calleron la VII Marató del Mediterrani y mi primera experiencia competitiva en trail, la XVII Marxa del Garraf que se celebra en mi pueblo. Quedaba una nueva mmp en 10.000 por caer, la que hice en la ondulada III Cursa Popular de Sant Vicenç de Calders para llegar confiado y con fuerza y superar otra en más de 14 minutos, en el II Maratón de Castellón.

Con esto y un bizcocho ahora, mirando todo lo que he conseguido, ya solo me queda sentarme delante del ordenador con un calendario en la mano y empezar a planificar la que va a ser la siguiente temporada y próximos retos. Iguales o mejor que los que acabo de dejar atrás.

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hot Sonakshi Sinha, Car Price in India