Ho van aconseguir perquè no sabien que era impossible

viernes, 28 de enero de 2011

Raining and running

Pese a que hoy me he comido 15 minutos de los 90 de running que tocaban en el entreno de hoy, ha sido un día de los bonitos, de los que la fuerza de voluntad gana a las inclemencias meteorológicas. Guantes, mallas largas de las de invierno y sudadera reflectante. Salgo a la calle y veo que llueve. Vuelvo a subir las escaleras pero no para quedarme, sino para recoger el chubasquero de la percha. De vuelta decido cambiar la ruta planeada y me quedo por los alrededores por si la cosa empieza a apretar no me pille demasiado lejos. La lluvia repiquetea en mi chubasquero, empieza a empapar mi cabello. Los coches no se percatan de mi presencia en los pasos de peatones. Me cruzo con pocas personas con las puntas de sus zapatos empapadas, la única parte del cuerpo que sus paraguas no cubren. Chapoteo en los charcos. Doy vueltas al parque y los pinos lloran sobre mi cuerpo a mi paso. El agua que resbala por mi cara desemboca en la comisura de mis labios y sirve de efimero avituallamiento. Disfruto de cada zancada solo conmigo mismo. Y pienso. Y mientras corro en una urbanización solitaria la noche ya es negra. Subo un pequeño montículo y en el horizonte, Barcelona, difuminando el brillo de las estrellas y deborando la luz de la Luna con el haz de sus focos y farolas. Acabo mi entreno, empapado y satisfecho. Ropa a la lavadora. Ducha de agua caliente y a seguir disfrutando del fin de semana.

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hot Sonakshi Sinha, Car Price in India