Ho van aconseguir perquè no sabien que era impossible

domingo, 16 de enero de 2011

Opinión sobre el Garmin Forerunner 310XT

500 horas de uso después de estrenar el Garmin Forerunner 310XT me gustaría hacer un pequeño resumen de lo que ha supuesto esta herramienta para mis entrenos y competiciones, sus puntos fuertes, débiles y sus pequeños fallos, trucos y dar mi opinión.

Empezaré por lo positivo. Me decidí por este gadget porque tiene una batería muy duradera, unas 20 horas si está funcionando. Además es sumergible y resiste bajo el agua. No me gustó el hecho de que fuera demasiado grande comparado con otros modelos multideportes de Garmin pero es algo a lo que me acostumbré rápido y además una pantalla así también permite ver los datos claramente.

Para mi se ha convertido en una herramienta indispensable en mi actividad física. No es que siempre que lo lleve puesto vaya obsesionado en mirarlo, a veces ni me acuerdo. Lo que más valoro es poder conservar y guardar datos. Poder comparar entrenos entre distintos intervalos de tiempo, controlar ritmos, analizar parciales, llevar un control mucho más exhaustivo del volumen, los quilómetros, las intensidades. Y gracias a todo esto poder planificar objetivos, comparar nuestro rendimiento con entrenamientos similares y todos los etc. que los números, datos y estadísticas permitan.

Al ser sumergible, pensé que iría bien para nadar en aguas abiertas. Falso. Poder se puede, pero el GPS capta la señal a ráfagas, no debajo del agua, más bien mide el movimiento circular del brazo que el de desplazamiento del cuerpo. Una solución es llevarlo debajo del gorro de natación, pero no es demasiado cómodo ni funcional cuando si se hace una transición de triatlón del nado al ciclismo. 

El contador de pulsaciones también resiste bien al agua, aunque prefiero no tentar mucho a la suerte, ya que de hecho es bastante inútil, tampoco capta la señal ni mide bien. Otro fallo que ha tenido mi cinta pulsómetro es que a veces se vuelve loca y da un nivel de pulsaciones desorbitados y sin sentido. Aún no sé bien a que se debe, pero la verdad es que a veces da rabia ver que el Garmin te marca el 125% de intensidad mientras estás calentando.

Otro factor negativo es que a veces tarda demasiado en captar la señal de GPS. Bajo techo casi nunca, y a cielo descubierto es preferible esperar con él un rato encendido antes de darle al boton de Start.

El tema de la precisión creo que es una cosa bastante común en todos estos tipos de aparatos. No suele medir perfecto jamás. En una pista de atletismo, corriendo por la cuerda suele dar unos 3-5 metros añadidos por vuelta. Además, le sientan fatal los cambios de sentido y las curvas pronunciadas. Cuando resulta más preciso es en las lineas rectas.

Una de las cosas que peor llevo es el limbo en el que se pierden algunas actividades. Imaginaos que queréis pasar la carrera de vuestra vida, grabada en vuestro Garmin al ordenador. Pues puede ocurrir que alguna vez haya desaparecido y no se logre cargar, que se marche al limbo dónde están esos sms que alguna vez hemos enviado y nunca llegaron. Por suerte esto es poco común, pero cuando pasa fastidia bastante. Se pueden introducir los datos manualmente, pero pierdes muchos matices como el recorrido, ritmos, pulsaciones... Para evitar esto, yo recomiendo intentar actualizar el firmware del aparato cada vez que sea posible.

Pese a todo, y sabiendo todo esto, lo voy a seguir usando y sacándole todo el jugo posible. Ignoro si habrá algun gadget que me aporte lo mismo que esté, pues no puedo opinar sobre otras marcas y otros modelos, pero, una vez se le pilla el truco al Forerunner 310xt y se conocen e intentan minimizar sus pequeñas deficiencias, se convierte en una herramienta casi imprescindible.

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hot Sonakshi Sinha, Car Price in India