Ho van aconseguir perquè no sabien que era impossible

lunes, 31 de mayo de 2010

Crónica: X Triatló Ciutat de Mataró

Este ha sido mi tercer triatlón. El segundo en la distancia sprint. He acabado contento, pues he mejorado respecto a mi única referencia, el sprint de Vilanova del año pasado. He visto el progreso en las disciplinas y el margen de mejora que aún me queda, lo cual me hace mantener la ilusión y estar ansioso por hacer el siguiente. Ahí va la crónica.

Agua: Sigo siendo un buque mercante en cuanto a lentitud. Aunque he ido mucho mejor que en Vilanova, con cuatro minutazos menos que en el anterior sprint. Ya no voy nadando tranquilamente en solitario con los cuatro rezagados, sinó que voy en el grupo de los de atrás, sufriendo los golpes y manotazos, pero como mínimo siguiendo algunos pies. Si mejorase tres o cuatro minutillos más en este tramo sería total. Poco a poco.
Bicicleta: He salido del agua sin el típico globo y mareo habitual. Al ver gente a mi alrededor saltar a la arena conmigo me he motivado. He llegado a boxes y había bastantes más bicis de las que acostumbro a ver. Aunque hay que mejorar, ha sido una transición algo más rápida que otras veces. Para mi nivel, rapidísimo este tramo. Ha sido genial porque he conseguido coger grupo. En mi anterior sprint no pude, y eso se nota mucho. Aún hay margen de mejora en esta disciplina, sin duda, pero teniendo en cuenta que mi media ha subido de 22 km por hora en mi último sprint a 33,50 en un perfil casi de las mismas características la cosa está como para tirar cohetes.

Carrera: De la bici he llegado cansadete pero entero. No he perdido el tiempo. Cambio de zapatillas y a correr. Lo mejor de todo es que la cintilla se ha comportado. No me ha dolido para nada, ni antes, ni durante, ni después. Me había tomado un antiinflamatorio por la mañana. que por lo visto dio resultado. En cuanto al ritmo, oscilando entre el 4:30 y 4:40 pero teniendo en cuenta lo poco que he corrido últimamente ya me conformo, aunque en este tramo, la próxima vez, intentaré ganar algún minutejo, porque es posible.

Ahora la marca a batir es 1:15 h. Una marca muy discreta de momento. Pero lo bonito en este deporte es ir progresando poco a poco, ver lo necesario de los entrenos, vivenciar el progreso y, sobretodo, saber que uno aún es capaz de hacerlo mejor.

Felicitaciones al equipo femenino del Gavà Triatló, que ha superado en participación al masculino en este sprint. ¡Este año van a por todas!

miércoles, 26 de mayo de 2010

Remedios para la cintilla y Triatló de Mataró

El lunes fui al fisio para ver si me aliviaba algo el dolor de la cintilla iliotibial. Algo ha debido hacer, pero la verdad es que no demasiado. Por suerte no es un dolor incapacitante, aunque sí que me obliga a bajar el ritmo mientras corro y no puedo con las tiradas largas. En tres semanas tengo el B de Balaguer y supongo que hasta entonces tendré que volver a pasar por el especialista.

Hoy con la de carretera de ida y vuelta
desde Gavà a Avinyonet y transición de 6 kilómetros. Molesta al correr. Pero es curioso, porque contra más deprisa voy menos daño hace, igual que el año pasado, con la otra pierna.

Hielo para bajar la inflamación, plantillas nuevas para el próximo lunes, unas
Asics GEL-DS Trainer 15 a punto de llegar de Wiggle y sustituir la carrera por más bicicleta y natación. Espero que sea suficiente...

Este domingo compito en el sprint de Mataró. És el segundo triatlón de la temporada después del
B de Banyoles, aunque con lo de la lesión no llego con los ánimos al 100%. Veremos a ver que tal va con el último segmento. Correré con las rápidas de competición, las Spira Stinger.

martes, 25 de mayo de 2010

Semana 28: De tránsito

La semana 28 ha sido muy floja, aunque productiva en otros sentidos. Tan solo 3 medias sesiones. Un trail running regenerador que me sirvió para darme cuenta de que la cintilla me empezaba a doler. Unas series en pista inacabadas que me acabaron de certificar lo anterior y 1500 metros nadados en el mar.

Por lo demás he aprovechado para hacerme el chequeo médico anual. Cómo mínimo he mejorado un poquito respecto del año pasado, sobretodo en capacidad aeróbica.

El fin de semana en el dique seco. Era la fiesta grande del Triatlón en Gavà y nos tocaba organizar. El sábado con el triatlón infantil. Fue fantástico y realmente emocionante verles competir. Y el domingo los mayores batiendo el récord de participación.

La nota triste ha sido la muerte del triatleta Quim Raich mientras participaba en la prueba. Una persona joven, fuerte y curtida en múltiples disciplinas. De las situaciones más duras que hemos de vivir en el deporte. Desde aquí, mi más sincero pésame a familia y amigos.

viernes, 21 de mayo de 2010

Hay que saber parar

Ayer, en la pista de atletismo, tocaban 8 series de 1000 m. Después del calentamiento y de hacer la primera a 3:50, tuve que parar. No por dolor, sino por molestia. La cintilla iliotibial me está avisando, pero esta vez, es en una pierna distinta a la del año pasado. Antes de que el dolor pase a ser incapacitante se ha de saber parar y contenerse.

De momento no me procupa nada, ya que he entrenado bien la carrera a pie. Pero es necesaria una visita al fisioterapeuta para masajear la fascia lata. La renovación de plantillas está en proceso y unas zapatillas nuevas tampoco irían nada mal; las que tengo tienen más de 1000 km en las suelas.... Espero no tener que hablar mucho más de la lesión
.

martes, 18 de mayo de 2010

Semana 27: Sigo sumando. La cintilla...

Una semana con volúmenes decentes, acumulando 9 horitas, la mitad de las cuales en el fin de semana. Dos sesiones de run y otra de series en pista, una de rodillo, otra de natación en la piscina y una salida buena con la bicicleta. Volumenes de 30 km de carrera, 1500 de agua y 71 de carretera.

Uy uy uy la cintilla...

En la carrera a pie la cintilla me está dando el toque, avisándome que quizás he de cambiarme las plantillas desgastadas y acercarme al fisio, así que estos días procuraré pedir citas. De momento no me asusta, pero no me atrevo a darle demasiada caña por lo que pueda pasar. Ya pasé un calvario el año pasado con esta lesión y no quiero que ahora me destroce la temporada y eche por tierra todos los entrenos.

Y es cierto, en términos económicos vale más prevenir que curar. Las plantillas para evitar la pronación tienen un precio de uns 120-150 euros, y a eso hay que sumar la visita al podólogo, unas zapatillas para sustituir a las que ya tienen la suela desgastada, y el fisioterapeuta para masajear las fascia lata... Ese es el precio del proceso de la recuperación/prevención del sindrome de la cintilla iliotibial si se quiere seguir entrenando.

domingo, 16 de mayo de 2010

Rutita Go Up

Hoy domingo, en compañía de Albert, Lucas y Paco, nos hemos cascado una ruta Go Up de 70 km con 1200 de desnivel. Salida que se suma al trail running de ayer por la tarde donde también me marqué en solitario 300 metros positivos durante 12 km, en algo más de una horita por el Parc del Garraf.

Por fin ha salido el sol de verdad. Primera puesta de corto oficial para broncear brazos y piernas. Ida y vuelta desde Gavà a Sitges a plato por las costas para calentar. Ascenso rompepiernas a la Morella, después de Remences el cuerpo me pedía más caña. Cuando he visto el pulsómetro a 207 pulsaciones me he asustado y todo. De vuelta llaneando por Castelldefels y Gavà para acabar con la subida al vertedero de Garraf y vuelta a casa con tembleque en las piernas para poner el broche a un fin de semana, de los de calidad, en el cuerpo.

jueves, 13 de mayo de 2010

Crónica: Terra de Remences 2010

Tomarse las cosas al más puro estilo dominguero también mola. Pasárselo bien, no sufrir en exceso, acabar cansado pero no roto... Así ha sido para mi la Terra de Remences 2010, y aquí la cuento.


Unos cuantos compañeros del Gavà Triatló pasamos la noche en una casa de colonias en La Vall d'En Bas, para evitar el madrugón del día siguiente, ya que a las 8 de la mañana daban la salida de la marcha.

Así que nos pusimos a la cola de la larguísima caravana de ciclistas apostados tras la linea de salida y empezamos a pedalear, a un ritmo suave y cómodo, sin apretar para nada, que la cosa acababa de empezar. Comienza la subida al primero de los puertos, el de Capsacosta y también empiezan a caer las primeras gotas de lluvia. A un ritmo no superior a mi 70% voy subiendo poco a poco, charlando, disfrutando del momento y nada cansado. Y cuando menos me lo espero, ya estoy arriba, en el avituallamiento. Un vaso de fanta, un par de trozos de naranja, otro de plátano y la lluvia avisa que va a ser seria. Me pongo el chubasquero.


En el descenso hacia Ripoll la lluvia cae fuerte. Aprieta de lo lindo. Empiezo a calarme todo. Paso frio. Las manos se me congelan. Los pies también. La crema solar que me había puesto en la cara por si salía el sol se mete en un ojo y escuece. Voy tuerto durante unos kilómetros. "Enric, hay que cambiar el chip, a todo el mundo le jode igual la lluvia". Entonces repito sin parar un mantra en mi cabeza "Qué de puta madre me lo estoy pasando". Y da resultado. Sigo sufriendo pero solo físicamente. De hecho me estoy pasando genial en el descenso bajo el chaparrón.

En todo momento acompañado por el espartano Molero, en eso que llegamos a un rotonda y por despiste nuestro e ineptitud del voluntario allí apostado pasamos de largo la salida y nos metemos en medio de Ripoll. Cuando no vemos a nadie ni delante ni detrás, desandamos el camino con 6 km extra en las patas. De nuevo en la senda correcta, por suerte ya sin lluvia, volvemos a adelantar a la misma gente que antes.


En la subida a Canes sale el sol. Es fantástico. Sigo sin arriesgar, sin apretar, sin cansarme, no más del 75%. Aún así, fresco como una rosa, adelantamos a bastantes ciclistas. Y cuando coronamos, en el avituallamiento, llega la bacanal. Fuet, longaniza, pan con tomate, coca cola, fruta... nos relamemos. Y para alante, un poco más de carretera arriba y a bajar. Buah! Como disfruto en el descenso. Voy a tope. Llevo más pulsaciones que durante la subida. Largas rectas, curvas abiertas, buena visibilidad, asfalto seco, pocos coches, y la prohición expresa a mi burra de ir a menos de 50 km por hora. Lanzo un grito a lo Jerónimo. Fue realmente un descenso orgásmico.

Al llegar abajo ya queda poco para acabar la ruta corta. Pero queremos hacer la larga. A pocos kilómetros de llegar a St. Esteve de Bas empieza a soplar mucho viento. Hay que pedalear para no ir hacia atras. Eolo hace sonar un órgano cuando pasa a través de los rádios. Se hace duro. El cansancio se empieza a acusar y David y yo decidimos que subiremos Bracons y daremos la vuelta para meta.


Después de reponer fuerzas a pie de puerto empieza el ascenso. Durísmo. Aquí era imposible bajar el ritmo para no cansarse. Había que ir al máximo para simplemente aguantarse sobre la bicicleta. Pero a molinillo y tirando de compact voy hacia arriba. Hubo un momento en el que casi desfallezco. Veo el garmin que marca el 95%. Aprieto dientes. Y al fin corono. "¿Donde estaban aquellas rampas tan duras? XD"

Arriba comemos algo y nos vamos, todo bajada ya, hacia la meta. Recogemos el mallot de recuerdo, reponemos fuerzas con un plato de pasta y para casa. Ha sido un muy buen entreno. Un domingo muy provechoso. Una organización genial. Unos avituallamientos impresionantes. El próximo año, si puedo, repito. Pero esta vez, la ruta larga no se me escapa.

lunes, 10 de mayo de 2010

Semana 26: Retorno a las viejas sensaciones

Después del KO técnico, del bajón de forma que he ido arrastrando en el último mes y la carrerilla de entrenos que inicié hace unos días, ésta semana me he vuelto a reencontrar con las buenas sensaciónes. Esa producción en masa de endorfinas que la actividad física genera en mi cuerpo. El sufrimiento gratificante. Pulmones que ensanchan el pecho para llevar oxígeno a los músculos a punto del colapso, sudor resbalando por la nuca y la frente y satisfacción total después de una buena ducha y una siesta reparadora.

Todo esto genera ganas de volver a competir con ilusión y ponerme a prueba, pero con cabeza, no a lo loco, siguiendo los entrenos e intentando frenar el impulso que puede que haga que me pase de la ralla. Esto de los entrenos suele ser un sube y baja emocional, dónde algunas veces uno está eufórico por los resultados para pasar al pesimismo por unos días en el dique seco.

La semana 26 ha acabado con casi 12 horas de actividad. Calidad en la carrera a pie con un fartlek campo a través y series en pista. Desde mediados de abril había acumulado tan solo una sesión de natación en el mar, y estos últimos 7 días unos 5000 metros de agua, eso sí, en la piscina debido al mal tiempo. Y en bicicleta una sesión de spinning y el plato fuerte, 120 kilómetros en la Terra de Remences 2010 donde disfruté muchísimo y que pronto acompañaré de su correspondiente crónica.

jueves, 6 de mayo de 2010

Al mal tiempo entrenos salvados y Remences

Pues como decía en el resumen de los entrenos de la semana pasada parece que ya voy volviendo coger el ritmo y recuperándo los volúmenes habituales. El fin de semana pasado entrené buenas sesiones y la lluvia y el mal tiempo de estos últimos días no me ha impedido hacer spinning, natación y ayer, justo al parar de llover hice compañía a los caracoles, acabados de salir del cascarón, una horita para correr un fartlek sobre el terreno húmedo; entreno de calidad para agendas apretadas.

Terra de Remences


He llevado la bici al mecánico para que le hagan una puesta a punto. Este domingo 9 de mayo corro la temida marcha cicloturista Terra de Remences. Y hasta hace poco me lo estaba tomando con demasiada tranquilidad.


No me lo planteo como un reto, iré a pasármelo bien y a intentar no sufrir innecesariamente. De hecho el corte está en llevar una media inferior a 18km/h, así que supongo que no tendré excesivos problemas. Pero el hecho es que nunca he pedaleado durante tanto tiempo y las posaderas se están preparando para pasarlo bien.


A medida que se acerca el día uno ya se va poniendo nervioso al pensar en los 175 km sin absolutamente nada de terreno llano y en el que tendremos que escalar 3 puertos de primera y 1 de segunda. Para que os hagáis una idea:

lunes, 3 de mayo de 2010

Semana 24: Intento para coger el ritmo de nuevo

Desde el Stage de Calella apenas había encadenado sesiones de entreno. Ni volumen ni calidad. La apatía, las obligaciones con el trabajo y la universidad sumado a la falta de tiempo, la enfermedad y la recuperación del B de Banyoles... todo esto me ha ido minando la moral, deportivamente hablando, durante estas tres últimas semanas y harto del hastío he empezado a ponerle freno volviendo a coger el ritmo, sacando tiempo de dónde no lo hay, llevando adecuadamente la planificación de los entrenos e intentando ser positivo en lo mental.

Hemos pasado un miniveranillo que invita salir a la calle y, aunque he tenido que estar tres días fuera por motivos de trabajo, he acabado la semana 24 con 8 horitas. Una salida de 105 km de bicicleta, 35 km de running (tirada larga de 25 km) y catando el mar por primera vez ésta temporada nadando un par de kilómetros. Las buenas sensaciones después de este miniparón han empezado a volver, y con ellas la ilusión, que en realidad la tenía en standby.

En esta semana que entra dan lluvias, a ver como se puede combinar la cosa para acabarla con la Terra de Remences.

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hot Sonakshi Sinha, Car Price in India