Ho van aconseguir perquè no sabien que era impossible

domingo, 7 de marzo de 2010

Crónica: Marató de Barcelona 2010

Ya está. Ya he acabado mi primer maratón. Un punto de inflexión en mi corta, humilde y modesta carrera deportiva. Realmente ha sido muy emocionante para mi. Una emoción de las del nudo en la garganta tanto a la salida como en la recta de llegada a la meta. Pensamientos que me hacen mirar atrás y pensar en todas las horas de entreno, en aquel 2009 cuando empezé a entrenar y mi objetivo prioritario era poder completar una carrera de 10 km. Sin duda, me siento satisfecho conmigo mismo pero mucho más ilusionado aún con lo que está por venir. No he hecho más que comenzar. Ahí va mi crónica.

El despertador suena a las 06:15. Un cuarto de hora más tarde ya estaba almorzando y después me pongo el uniforme y el chandal. Hoy he sacado del fondo del armario mi antigua equipación del Club Atletismo Gavà de cuando era lanzador de javalina junior... "mucho más running", he pensado. Camino hacia Barcelona. He conseguido aparcar bien. En el guardarropa me encuentro con Óscar, el presi (2:48:52, impresionante). Nos deseamos suerte y cada uno vamos a nuestro cajón de salida.

Nervios a flor de piel y mis dudas pre-debut aún en mi cabeza. Disparan, y 12.000 almas empiezan a correr. Mi intención, ir a ritmo de 4:55 - 5:00 el kilómetro centrado en mi ilusión de debutar con un sub 3:30hs. Los primeros 10 km se me pasan muy rápido en 48 minutos. Empiezo a hidratarme cada 1 o 2 kilómetros a pequeños sorbos de unos bidones que llevaba en el cinturón con unos geles diluídos.

Estoy disfrutando como un bellaco, me encanta el circuito pero mucho más el ambiente y además, de momento no estaba sufriendo. Las pulsaciones van a 170 de media. Cuando llevaba 1:30 h. corriendo he pensado "Voy geníal" y otra voz me dice " pues espérate amigo, que quedan 2 horas". Uno a uno, poco a poco, voy comiéndome kilómetros, el 16 a 4:50, 17 a 4:48, 18 a 4:44... la cosa va bien y de paso voy cogiendo segundos por lo que pueda pasar.

Por el kilómetro 20 me cruzo al otro lado de la carretera al paso por la alfombrilla que marcaba la media maraton a Rubén, que hace de liebre de 3:15 y a Jordi Segade, que creo que se ha unido a mitad del recorrido. Creo que por allí también andaba David Sans, pero no lo he visto. Ellos tampoco me han visto a mi. Normal, hoy iba de camuflaje. En el mismo punto, pero de vuelta, he visto a Rosa (enhorabona pel debut) y Amaia, les he dado un grito y nos hemos saludado. Se les veía enterísimas y a muy buen ritmo.

En los avituallamientos no cojo nada salvo esponjas para quitarme el sudor y refrescarme. Ya tenía suficiente con mis bidones y unas gominolas con gel que me regalarón cuando fui a buscar el dorsal. Muy cómodas para comer. No se te queda la lengua como un gatete como se me ha quedado con la barrita que he comido más adelante. Por el 20 pico, en el lado opuesto de la Diagonal, veo corriendo en solitario al incansable Emili, 3:12:24, otro marcote. Le pego otro grito para hacerle notar mi presencia.

Iba a empezar a encarar lo que en el argot llaman "el muro" del kilómetro 30. He empezado a sentir un vacio en el estómago que he solucionado comiendo medio plátano. Tenía la liebre de 3:30, que había salido dos minutos antes que yo, a tiro de piedra y poco a poco le iba dando alcance. Aún estaba muy entero pero, pese a todo, el cuerpo empezaba a notar el cansancio aunque he mantenido el ritmo por debajo de 5 hasta el 34, dónde ya no he vuelto a marcar ningún parcial inferior y la liebre se me ha ido escapando.

En el 35 he pensado "ahora ya ha empezado lo bueno, 7 interminables km". Pese a ir mucho más lento el corazón iba igual de acelerado. Ya solo quedaba aguantar como un valiente. Tenía las piernas como las de Pinocho pero al dejar atrás el Parc de la Ciutadella, pasando bajo el Arco del Triumfo, que subidón de gente animando a ambos lados del recorrido, dejando un estrecho pasillo de paso para los corredores, algunos incluso leyendo mi nombre en el dorsal me animaban. Ha sido genial y he vuelto a marcar 5 en ese kilómetro. La gran aglomeración de público ha seguido por Ronda Sant Pere, Portal de l'Àngel... me ha encantado pasar por delante de la catedral, del Palau de la Generalitat, Las Ramblas, Colón... ha sido genial que dejen este tramo para el final. Despúes el Paralelo. Temía esa subidita, ya familiar, no es dura, pero no me gusta. No recordaba que el trazado torcía por Ronda St. Pau y giraba por Sepúlveda. Ha sido un alivio.

Se empezaba a ver al fondo Plaça Espanya. "Ya lo tengo" miro el reloj, hago un cálculo y estimo que voy a entrar rondando las 3:30 hs. Unos últimos 200 metros encarando la recta de María Cristina. Nudo en la garganta de nuevo. Pienso "no te vayas a poner a llorar que se vayan a pensar que lo estoy pasando mal" Y llegada con los brazos en alto a meta en 3:30:42. Ha sido hasta el momento la mejor experiencia deportiva de mi vida, y por supuesto no será la única. Ahora, como siempre digo, lo único que queda es ir a más.

Felicito a todos los maratonianos del Gavà Triatló que hoy han corrido, a los que han mejorado marca, los que no y sobretodo a los debutantes: Oscar, Hendrick, Rubén, Emili, David, Lourdes, Rosa, Amaia, Toni, Joan, Xavi y Jose... creo que no me dejo a nadie.

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hot Sonakshi Sinha, Car Price in India